Así son los diez pueblos menos habitados de Málaga

Así son los diez pueblos menos habitados de Málaga

En la provincia de Málaga hay municipios con menos vecinos que un bloque de viviendas de algunos barrios de la capital. Según el censo de 2018, hay casi una decena de municipios que cuentan con menos de 300 habitantes empadronados

Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

En la provincia de Málaga hay municipios con menos vecinos que un bloque de viviendas de algunos barrios de la capital. Según el censo de 2018, hay casi una decena de municipios que cuentan con menos de 300 habitantes empadronados.

Por este orden, los menos poblados son Atajate (169 habitantes), Salares (174), Benadalid (225), Júzcar (225), Cartajima (247), Faraján (248), Alpandeire (252), Parauta (253) y Pujerra (294). No es casualidad que estos pueblos se encuentren en zonas montañosas, con accesos complejos por carretera y alejados de las distintas ciudades que hay en la provincia. Curiosamente, hay algunos de estos pueblos que son limítrofes entre sí y conforman la zona más despoblada de toda la provincia. Se trata de los pueblos de Parauta, Pujerra, Alpandeire, Faraján, Cartajima, Júzcar y Atajate, que ni siquiera juntos llegan a los dos mil habitantes, pero suman más de doscientos kilómetros cuadrados de superfice.

Salvo Salares, que se encuentra en el interior de la Axarquía, el resto de esta lista se encuentra en la Serranía de Ronda y, más concretamente, en el Valle del Genal y en el Valle del Guadiaro. Paradójicamente, esta subcomarca malagueña es una de las que ofrece más atractivos para el turismo de interior, gracias sus paisajes, a su patrimonio y a sus singulares costumbres, entre las que suele estar la gastronomía.

En cada uno de ellos hay mucho que ver: desde un valioso alminar a un cuidado castillo o incluso un sorprendente parque temático diseñado para los más pequeños.

376 habitantes Jimera de Líbar
Vista panorámica de Jimera de Líbar.
Vista panorámica de Jimera de Líbar.

Este municipio del Valle del Guadiaro ha visto descender su población en casi un centenar de habitantes en tan sólo una década. Sin embargo, es una localidad llena de alicientes para visitar e incluso para vivir. Además de ser el lugar por donde pasan importantes itinerario de senderismo, como dos de las etapas de la Gran Senda de Málaga o la Ruta de Fray Leopoldo, su territorio es atravesado por el río Guadiaro, que deja una bonita ribera a su paso. Situado entre Benaoján y Cortes de la Frontera, este pueblo está rodeado por dos de los parques naturales más importantes de Andalucía, el de Grazalema y el de los Alcornocales. La iglesia de Nuestra Señora del Rosario, las calles empinadas de su casco antiguo o el núcleo de la Estación de Jimera, por donde pasa el tren que une a Ronda con Algecira, son algunos de los atractivos de esta villa malagueña.

Cómo llegar

294 habitantes Pujerra
Vista panorámica de Pujerra.
Vista panorámica de Pujerra.

Esta localidad del Alto Genal es uno de los pueblos que más castaños tiene de la provincia de Málaga. No en vano, junto al turismo rural la recogida de la castaña es uno de sus principales motores económicos. Para comprobarlo basta acercarse en otoño, cuando se cosecha este fruto seco o después, cuando las hojas caducas del árbol lo convierten en un auténtico espectáculo cromático conocido ahora como el Bosque de Cobre. El pueblo cuenta incluso con un Museo de la Castaña, donde es posible conocer mejor este cultivo. Los miradores que se han habilitado en el propio casco urbano y sus rutas de senderismo son otros alicientes para visitar este pueblo, que, según una leyenda, fue la cuna del rey Wamba, conocido por ser el último monarca visigodo. Allí se puede ver un busto donde se cuenta esta singular creencia. La iglesia del Espíritu Santo y la ermita de San Antonio son otros lugares destacados de este pueblo.

Cómo llegar

253 habitantes Parauta
Vista panorámica de Parauta.
Vista panorámica de Parauta.

Al igual que Pujerra e Igualeja, éste es otro de los grandes productores de castaña de la provincia de Málaga. Así lo delata buena parte de su paisaje, que contrasta con otro más abrupto y de escaso vegetación y otro que está incluido dentro del parque natural de la Sierra de las Nieves. En este último, se encuentra uno de los árboles más vetustos y singulares de la provincia de Málaga, el conocido como Pinsapo de las Escalereta, que fue uno de los primeros en ser declarados Monumento Natural de Andalucía. Junto al propio casco urbano hay otro árbol de impresionantes dimensiones, la conocida como Encina del Vallecillo. Para llegar hasta ella se puede rodear el casco urbano o bien atravesarlo, para lo cual habrá que pasar por un antiquísimo arco en la entrada de calle Altillo. Eso sí, su principal monumento es la iglesia de la Inmaculada, situada en el centro de la villa. Este pueblo del Valle del Genal también llama la atención por contar con uno de los alojamientos más singulares de la provincia, Casas de Parauta, en el que es posible hospedarse como en un hotel, aunque en este caso las habitaciones son casas que están dispersas por su casco urbano.

Cómo llegar

252 habitantes Alpandeire
Vista panorámica de Alpandeire.
Vista panorámica de Alpandeire.

Este pueblo de la Serranía de Ronda es uno de los que paradójicamente tiene uno de los templos de mayor tamaño de toda la comarca. Se trata de la iglesia de San Antonio de Padua, que cuenta con dos torres y es conocido hoy con el sobre nombre de la 'catedral de la Serranía'. Pero más allá de esta enorme parroquia, este pueblo es conocido muy especialmente porque allí nació Fray Leopoldo, uno de los beatos más famosos del país. Así se puede comprobar en cualquier visita al pueblo, lleno de alusiones a este personaje histórico. Además de distintas esculturas, allí se puede visitar la que fue su casa natal. Desde allí, además, la Ruta de Fray Leopoldo, que une a este pueblo con el de Jimera de Líbar. En su término municipal, pero muy alejado del casco urbano, se encuentra el Dolmen de Encinas Borrachas. El pueblo cuenta con varias opciones para alojarse, como distintas casas rurales y el cuidado hotel La Casa Grande, que cuenta también con uno de los restaurantes más importantes de la zona. A este establecimiento hay que añadir otro que en los últimos años ha conseguido atraer a cientos de visitantes hasta el pueblo, la Cueva de la Higuera, una original propuesta con lista de espera.

Cómo llegar

248 habitantes Faraján
Vista panorámica de Faraján.
Vista panorámica de Faraján.

«Un cisne blanco en estanque de verde esperanza». Con esas palabras definió en su día Ernest Hemingway a este pueblo del Alto Genal. Esta localidad, que cuenta en su entorno con interesantes rutas de senderismo, está rodeado de una espesa arboleda que hace destacar aún más el blanco de sus casas. Su casco urbano gira en torno a la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, que es su construcción más notable. A muy pocos metros de allí, bajando por una de sus calles, se llega hasta las conocidas como Chorreras de Balastar, unos saltos de agua espectaculares que desembocan río abajo con el Genal. En ocasiones, estas cascadas pueden aparecer secas porque se están usando momentáneamente sus aguas para el regadío de las huertas del entorno. Además de las Chorrreras, merece la pena detener la mirada en Balastar, que antaño fue una alquería árabe. Desde sus fértiles huertas, se tiene una vista privilegiada de los pueblos de Benalauría y Benadalid.

Cómo llegar

247 habitantes Cartajima
Vista panorámica de Cartajima
Vista panorámica de Cartajima

Este pueblo es el más elevado de toda la Serranía de Ronda y el tercero de la provincia de Málaga. Esa ubicación lo hace disfrutar de espectaculares vistas de su entorno, en el que hay un bonito contraste entre sus castaños y el paraje calizo de Los Riscos, que comparte con su vecino Júzcar. Este enclave geológico es uno de los karsts más interesantes de Andalucía, aunque hoy buena parte de él no es visitable al estar en una parcela privada. Entre sus edificios más notables, está su iglesia, la parroquia de Nuestra Señora del Rosario. A pesar de tener tan pocos habitantes, en su casco urbano hay varias casas rurales y un hotel (Los Castaños), además de algunos establecimientos de restauración muy conocidos en la zona, como son el Mirador del Genal y el Horno Frasquita.

Cómo llegar

225 habitantes Júzcar
Vista panorámica de Júzcar.
Vista panorámica de Júzcar.

Con su característico color azul, el casco urbano de Júzcar es uno de los más peculiares de toda Andalucía. En su día, las fachadas de sus casas e incluso de la iglesia y del ayuntamiento se pintaron así para ser el Pueblo Pitufo. Sin embargo, esa fase ya ha sido superada por el pueblo, que apuestan por dar a conocer la villa con otro lema diferente, la Aldea Azul. Gracias a ello, su casco urbano se ha convertido en un auténtico parque temático de aventuras especialmente pensado para los más pequeños. Tirolinas, rocódromos y otras propuestas hacen que los niños se lo pasen genial. Los mayores que quieran disfrutar de experiencias vertiginosas también tienen en su término municipal la opción de hacer barranquismo en la conocida como Sima del Diablo. Estos saltos de agua se encuentran muy cerca de la Antigua Fábrica de Hojalata San Miguel hoy convertida en una prometedora bodega. El pueblo cuenta también con una interesante oferta gastronómica gracias al restaurante La Bodega, en el Hotel Bandolero, donde el cocinero Iván Sastre apuesta por poner en valor los productos locales. Más castiza es la opción del bar Torricheli. Para alojarse, además del mencionado hotel, hay varias casas y apartamentos rurales.

Cómo llegar

225 habitantes Benadalid
Vista panorámica de Benadalid.
Vista panorámica de Benadalid.

Una pequeña, pero cuidada fortaleza medieval que hoy cobija al cementerio da la bienvenida a quienes llegan al casco urbano de Benadalid. Esta coqueta villa situada junto a la carretera paisajística que une a Ronda con Algeciras es una de las perlas del Valle del Genal. Este castillo, construido posiblemente en el siglo XIII, pasó a pertenecer a los Duques de Feria y a la Casa de los Medinaceli. El pueblo, que conserva un cuidado casco antiguo, con fachadas y portadas de los dos últimos siglos, tiene otra visita obligada en la iglesia de San Isidoro. En el entorno aguarda el gran vergel que es el Valle del Genal. Desde el propio pueblo hay excelentes vistas panorámicas a pueblos como Faraján, Cartajima o Pujerra. Así se puede comprobar a un paso del propio casco urbano en el Mirador de los Castañares. A pesar de sus dimensiones, cuenta con algunos establecimientos de restauración recomendables, como La Fonda, en el casco urbano, o la venta La Solana, que se encuentra en la carretera por la que se accede al pueblo desde Ronda. Allí también se ubican algunas casas rurales y el hotel Finca Almejí, como opciones principales para alojarse.

Cómo llegar

174 habitantes Salares
Vista panormámica de Salares.
Vista panormámica de Salares.

Este pequeño pueblo de la Ruta Mudéjar es el único de la Axarquía que se cuela en la lista de los diez menos habitados según el censo de 2018. En el corazón de Salade, al que se accede sólo por un sinuoso laberinto de fachadas encaladas, se encuentra el alminar de la iglesia de Santa Ana, construido entre los siglos XIII y XIV. En uno de los laterales de la parroquia, a modo de patio, se puede ver el solar que ocupó en su día la mezquita sobre la que fue construida. Allí se conserva incluso restos de este templo árabe. Dentro del pueblo, además de pasear por su casco urbano, se pueden ver otros puntos de interés, como la Casa Torreón y el puente medieval Salares, situados ambos a escasos metros del mencionado alminar. Desde el mencionado puente parte una bonita rua de senderismo que se adentra en el parque natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, que es otro de los grandes alicientes para visitar este pueblo axárquico, donde existen algunas opciones para almorzar y para alojarse, como el mesón Los Arcos o la casa rural El Cielo.

Cómo llegar

169 habitantes Atajate
Vista panorámica del pueblo.
Vista panorámica del pueblo.

Desde hace ya varios años este pueblo es oficialmente el menos poblado de la provincia de Málaga, aunque el descenso de población está siendo muy paulatino e incluso ha registrado algunos aumentos en la última década. Hasta hace poco más de una década era obligatorio atravesar su casco urbano si se usaba la carretera Algeciras-Ronda, pero hoy existe una circunvalación que permite eludir este tramo. Eso sí, lo recomendable es hacer una parada para visitar algunos de sus principales atractivos, como son su barrio alto, algunas fachadas tradicionales, la Cruz de Piedra, el Museo Abierto del Mosto (al aire libre) o la iglesia parroquial de San José. Antes de llegar al pueblo (desde Ronda), hay un mirador para tomar una imagen de la villa. Desde ahí se verán sus vertiginosos tajos e incluso se podrá intuir que allí hubo incluso un castillo, que fue demolido por las tropas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia. Además de algunos alojamientos rurales, el pueblo cuenta con una interesante oferta gastronómica, gracias a restaurantes que están tanto dentro del casco urbano como en la carretera por la que se accede a éste. Entre ellos, están la Venta El Paisaje, el restaurante Audalázar o el mesón La Sierra. También hay una parada obligatoria en la panadería Rocío, donde se puede encontrar el famoso queso de almendra, llamado así por su forma.

Cómo llegar

Más reportajes