Diez consejos básicos para iniciarte en el senderismo

Diez consejos básicos para iniciarte en el senderismo

Habrá que tener en cuenta una serie de consejos básicos para que la práctica no se convierta nunca en una pesadilla o incluso un grave peligro

Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

El otoño es la estación más idónea para iniciarse en la práctica del senderismo en la provincia de Málaga. Con temperaturas mucho más templadas que en verano, a partir de la segunda quincena de octubre son muchos los que cogen su mochila y realizan algunos de los itinerarios que hay en territorio malagueño.

Hay mucho donde elegir -preferentemente, que estén homologados por la Federación Andaluza de Montañismo-, pero básicamente se pueden diferenciar entre senderos locales (SL), pequeños recorridos (PR) y grandes recorridos (GR).

Estos últimos se dividen en etapas. Entre ellos, está, por ejemplo, la Gran Senda de Málaga, que desde su inauguración ha conseguido atraer a muchos aficionados, ya que cuenta con programas gratuitos en los que se pueden realizar algunas de sus rutas con guías que interpretan el territorio. Pero hay mucho más. El Camino Mozárabe, la Gran Senda de la Serranía de Ronda (GR-141) o incluso un tramo importante del Sendero Europoe Peloponeso-Tarifa (GR-7 E4).

La oferta de senderos homologados es mucho más amplia (PR y SL) y cuenta con una gran variedad de dificultades. Desde las más fáciles, que son relativamente cortas y prácticamente llanas, hasta las más complejas, donde hay que afrontar mucho desnivel o realizar recorridos de mucha longitud.

Prácticamente hay para todos los públicos, ya que no siempre hay que tener unas condiciones físicas extraordinarias para hacer senderismo. Eso sí, quienes deseen iniciarse habrán de tener en cuenta, una serie de consejos básicos para que la práctica de esta actividad saludable no se convierta nunca en una pesadilla o incluso un grave peligro. Éstos son algunos de ellos.

Calzado adecuado

A veces hay que empezar por los pies. Es el caso de la práctica del senderismo y del montañismo, donde es fundamental el calzado a utilizar. En función de la actividad que se vaya a realizar, habrá que tener en cuenta muchas variables, como el agarre, la protección del pie y del tobillo, la transpirabilidad y la impermebilidad o la comodidad. Hoy en día existen muchas tiendas especializadas que podrán asesorar en función del tipo de rutas que más se vayan a realizar. Hay que tener que un mal calzado puede arruinar un día de senderismo. Habrá que tener en cuenta, por ejemplo, que no se debe estrenar el calzado el mismo día de la ruta, ya que pueden aparecer rozaduras y otras molestias. En este sentido, tampoco es asunto baladí el calcetín, que variará en función de las temperaturas, el calzado y la época del año.

Vestimenta

Si el calzado es importante, no lo es menos el resto de la indumentaria. Desde los pies a la cabeza habrá que buscar prendas que se adapten a la ruta a realizar y a las condiciones climatológicas. Así, además de un pantalón de trekking, que ofrezca comodidad, habrá que tener en cuenta el uso de camisetas transpirables, forros polares, cortavientos, gorros, guantes, bragas de cuello, etc... En caso de subir a cotas elevadas y ante la previsión de temperaturas bajas, conviene ir equipado por si acaso.

Mochila

No se puede realizar una ruta de senderismo sin la pertinente mochila, donde habrá que llevar desde la ropa que se pueda utilizar hasta el alimento y la bebida para avituallarse durante el camino. Hay muchos tipos de mochilas en función del tamaño. En principio, habrá que tener en cuenta las necesidades de cada senderista para elegir sus dimensiones. En cualquier caso, habrá que buscar mochilas que permitan realizar con comodidad una ruta de senderismo. Así, hay factores muy importantes a la hora de elegir una, como que tenga tirantes regulables y ajustables, sistemas de ventilación para la espalda, funda impermeable, distintos compartimentos y éstos sean de fácil acceso, etc...

Otros utensilios necesarios

Además del calzado, la indumentaria y la mochila, son recomendables los bastones, que son muy útiles para compensar esfuerzos e incluso para mantener la verticalidad en algunas pendientes. Aquí habrá que tener en cuenta factores decisivos, como la empuñadura, que se puedan recoger (telescópicos), su peso, la forma y el material de las puntas, etc... También conviene llevar unas gafas de sol y alguna crema de protección, ya que, incluso en los días de otoño e invierno, en una ruta de senderismo hay mucha exposición solar.

Comida y agua

Conviene llevar alimentos y bebidas para avituallarse durante el camino, independientemente de si se pretende almorzar o no en la ruta. En este sentido, nunca debe faltar el agua. Los refrescos, la cerveza o el vino pueden esperar para otra ocasión, ya que no hay nada que hidrate más que el líquido elemento. El agua se puede llevar en botellas de dos litros o en cantimploras, pero siempre habrá que tener en cuenta la duración de la ruta y las temperaturas para decidir qué cantidad se lleva. En lo que se refiere a la comida, como mínimo, habrá que llevar frutos secos, barritas de cereales, frutas desecadas o incluso frutas frescas. Es decir, alimentos con cierto aporte calórico para compensar el desgaste físico realizado. Los que hagan una ruta que incluye el almuerzo en uno de los descansos, lógicamente, deberán pensar en algo más. Lo más recomendable es ir a lo sencillo: bocadillos ya preparados.

Organización

Una ruta de senderismo no debe ser objeto de improvisación. Es necesario organizar, al menos el día antes, qué itinerario se va a realizar, documentarse sobre las características del terreno, las dificultades que ofrece, la duración estimada y, por supuesto, las previsiones meteorológicas. La lluvia, el viento o las altas y bajas temperaturas ofrecen condiciones que no son idóneas para disfrutar del senderismo y que, en algunos casos, pueden provocar riesgos innecesarios.

Mapas, guías, móviles y GPS

En ruta es imprescindible llevar elementos que sirvan para orientarse y evitar así un extravío. Lo más tradicional es llevar algún mapa y una brújula, aunque en los últimos años han entrado en escena los dispositivos con GPS, entre los que se encuentran los móviles. Estos dispositivos son necesarios en cualquier caso, ya que son fundamentales en casos de pérdidas o lesiones. Para ellos hay aplicaciones muy prácticas, como Wikiloc, que resultan muy útiles, pero siempre hay que tener en cuenta que las rutas que están disponibles en este soporte digital son aportadas por los propios usuarios y no siempre tienen que corresponderse con el recorrido a seguir (hay senderistas que conocen la zona y se pueden salir para tomar fotografías, por ejemplo). Por tanto, habrá que tener en cuenta otras informaciones, como guías impresas o en versión digital. En cualquier caso, el móvil tendrá que ir bien cargado de batería.

Medir las posibilidades

Una ruta de senderismo no es una competición. Es una actividad al aire libre que permite disfrutar de la naturaleza. Por tanto, habrá que plantearse que, en ocasiones, hay que dar marcha atrás por cansancio, por alguna lesión o porque simplemente no se han medido bien las dificultades y las posibilidades de cada uno. En este sentido, siempre habrá que tener en cuenta si la ruta es lineal o circular. En la primera, en cuanto sea necesario, habrá que retroceder. En la segunda, habrá que valorar en el punto del recorrido que se está para tomar la decisión de regresar al punto de partida retrocediendo o avanzando.

Nunca sólo

El senderismo es una actividad que se disfruta en compañía. Hay que evitar hacer estos recorridos en solitario, ya que ante cualquier percance o circunstancia anómala es mejor ir en compañía. Los que se inician en el senderismo deben ir acompañados al menos de alguna persona con experiencia, en especial en rutas de cierta dificultad. Eso sí, siempre existe la posibilidad de unirse o asociarse a algún colectivo que organice rutas de senderismo.

Respeto a la naturaleza

El senderismo es una actividad que sirve para disfrutar del entorno. Por tanto, es lógico que haya que tener el máximo respeto hacia él durante el recorrido. No se ha de molestar a la fauna ni cortar plantas o recolectar sus frutos. Tampoco habrá que dañar o hacer pintadas en rocas, árboles u otros elementos. Lo idóneo es dejar el mínimo rastro posible de la presencia humana. Así, habrá que recoger desde los desperdicios de la comida que se generen hasta los distintos envases. También es primordial que se haga la marcha con todo el sigilo posible. Los gritos no son bienvenidos en enclaves naturales y además ahuyentan a los animales.

Más sobre senderismo

Los seis parajes naturales de Málaga y rutas de senderismo para recorrerlos

17 sitios que hay que visitar para decir que conoces el Valle del Guadalhorce

La Desembocadura del Guadalhorce: qué ver en un paraje único en Europa

Ocho tramos indispensables que ya puedes recorrer por la Senda Litoral del Málaga

11 rutas de senderismo para hacer este otoño en Málaga

Un jardín nacido para enseñar en Álora

Los patronos más curiosos de los pueblos de Málaga

Las leyendas e historias más curiosas sobre el origen de algunos pueblos malagueños

Genalguacil: El pueblo museo

Monumentos y enclaves de interés que puedes visitar junto a la playa en Málaga

Hay vida lejos de la playa: planes diferentes de verano en Málaga

Fiestas muy singulares que no te puedes perder este verano en Málaga

Consejos a tener en cuenta antes de hacer rutas por ríos este verano en Málaga

16 campings para disfrutar este verano en Málaga de una forma diferente

Arcos y puertas con historia que puedes ver en Málaga

Bandoleros que dejaron huella en Málaga

Parques y jardines que no te puedes perder en la provincia de Málaga

Tras los pasos de Torrijos: ruta por los lugares que recorrió el general en Málaga

Once campings para disfrutar de la primavera en Málaga

Lagunas para visitar en el interior de la provincia de Málaga

16 lugares imprescindibles para visitar en la Sierra de las Nieves

Siete escapadas para hacer en pareja por la provincia de Málaga

Rutas de senderismo donde ver almendros en flor en la provincia de Málaga

Ocho cimas de Málaga accesibles a las que puedes subir

Siete escapadas por Málaga que tienes que hacer este 2018

10 restaurantes de la provincia con sabor tradicional para tus comidas de Navidad

12 hoteles para desconectar sin salir de la provincia en Málaga

25 ermitas singulares que tienes que visitar en la provincia de Málaga

Paisajes de otoño de Málaga donde disfrutar haciendo fotos

15 aldeas malagueñas con encanto para desconectar este otoño

Restaurantes que también son museos en Málaga

Los 10 monumentos naturales de Málaga que son visita obligada

15 ventas donde poder comer contundente (y barato) en Málaga

Enclaves malagueños que hay que conocer en otoño

Mezquitas y alminares que todavía se conservan en Málaga

Playas para desconectar en el litoral occidental

25 fiestas temáticas que no te puedes perder este mes de septiembre en Málaga

Miradores de la costa malagueña

16 playas singulares de la costa malagueña

Los castillos y las torres más singulares que vigilan la costa malagueña

13 fiestas temáticas que no te puedes perder en agosto en Málaga

10 campings para disfrutar este verano en Málaga

14 planes para que los niños disfruten este verano en Málaga

11 pozas refrescantes en el interior de Málaga

Senderismo+bocata: las rutas con área recreativa donde disfrutar

Diez rutas refrescantes por ríos malagueños

Seis manantiales saludables en la provincia de Málaga

18 cuevas que te sorprenderán en Málaga

Fuentes con historia en la provincia de Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos