«Todas las causas están prescritas, no hay ninguna duda»

Antonio Fernández, durante la entrevista ayer en Marbella / Josele-Lanza -

Antonio Fernández, abogado y hermano de Carlos Fernández

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Antonio Fernández, hermano y abogado de Carlos Fernández, atiende a este periódico en Marbella después de una jornada intensa de trámites. Asegura que la detención del exconcejal el pasado viernes en Argentina forma parte de la estrategia diseñada para conseguir su personación en las causas pendientes y regularizar de esa manera la situación iniciada con la huida en junio de 2006.

-¿Cuáles son los casos por los que se pide la prescripción además de Malaya, Saqueo 2 y el de la Unión Deportiva San Pedro?

-Puede haber en más juzgados. El problema es que yo no tenía acceso para saber en qué juzgados había causas de Carlos. Con este proceso de extradición todos los juzgados en los que hay una orden de busca y captura de Carlos se tienen que pronunciar. El rastreo para mí era inútil. Ahora se está haciendo.

-¿Se han pronunciado ya?

-Tienen un plazo de tiempo. Desconozco si ya lo han hecho. Lo que sé es que ahora eso es prioritario en todos los juzgados. Eso quiere decir que lo que yo llevo pidiendo sin que me hagan ni caso, ahora se están poniendo las pilas. Tienen que revisarlo y pronunciarse.

-El juez argentino tiene 30 días para pronunciarse.

-Tiene un plazo de tiempo, pero tam-bién depende de la agilidad con la que los juzgados le transmitan la información. Y también con la claridad con la que lo hagan.

-¿Usted tiene alguna reserva en el sentido de que desde España se ralentice el envío de información?

-Sería absurdo. La Justicia no debería entrar en ese juego. La Justicia tiene unos plazos para enviar la información y tiene que hacerlo de la manera más ágil y concisa posible. A mí no me cabe la menor duda de que la justicia ahora va a operar perfectamente y que van a trasladar toda la información. No es posible que no lo hagan. Todos los documentos tienen que llegar.

Noticias relacionadas

-La policía argentina dice que Carlos Fernández fue detenido, usted asegura que se entregó. ¿Puede aclarar las circunstancias en que se produjo la detención?

-Lo aclaro. El día 20 de abril yo recibo un auto del juzgado del ‘caso Malaya’. Un escrito hostil en el sentido de que no le permite la personación a la procuradora. Yo llevo la dirección técnica de la defensa y la personación la pide la procuradora. Esa procuradora tiene unos poderes generales para pleitos que le han sido entregados con una venia que ha solicitado. Poderes totalmente legales, con un fedatario público.

«Forzar el proceso de extradición era la única manera de saber qué causas tiene pendientes» entrega

«Carlos había dado señales, sabía que iba a ser detenido pero no sabía cuándo iba a suceder» detención

-¿Lo que usted tiene es la venia que la da el anterior abogado?

-Yo como letrado tengo la venia del letrado que tenía firmados los poderes. La procuradora es la que tiene la capacidad de personarse en la causa para que tengamos conocimiento. Con esa comunicación que recibo del juzgado del ‘caso Malaya’ yo entiendo que no vamos a ir a ningún sitio, porque nos niega la personación. En un segundo recurso que presento me responde que no corresponde seguir hablando del tema, que o viene Carlos aquí o no se va a aceptar la personación. Eso me lleva a mí a presentar un recurso de queja ante la Audiencia. Y la Audiencia se pronuncia un día antes de que Carlos comience el procedimiento en Argentina. Es una notificación que yo ya estaba esperando. Aunque la Audiencia le da un tirón de orejas al Juzgado de Marbella en el sentido de que el caso de la prescripción hay que mirarlo, ratifica que se me niegue la personación. Pero estamos en las mismas, porque al no poder personarme no puedo tener conocimiento, no puedo saber qué dicen las partes y no puedo ejercer una defensa si se me negara la prescripción. Por lo tanto no cabría hacer nada. Esto es algo que yo el 20 de abril ya lo tenía claro. Por eso hablé con Carlos y le dije que esto pasa por forzar un mecanismo que hay, que es la extradición. Forzando la extradición podemos saber todas las causas que tiene, podemos tener acceso al expediente y podemos hacer una defensa en caso de que tengamos que exponer nuestros criterios de prescripción.

-¿No alberga dudas en cuanto a la prescripción?

-Esta defensa afirma rotundamente que las causas están prescritas. Pero independientemente de que estén o no estén y de que la otra parte proponga que no, ahora nosotros podemos ejercer la defensa.

«Llega un momento en el que hay que regularizar la situación, no se puede estar huyendo toda la vida» normalización

«Estando en Argentina el proceso para que se declare la prescripción tiene que ser rápido» tramitación

-¿Qué causas tiene, además de Malaya, Saqueo II y la condena firme?

-Todos los delitos están prescritos. Todo lo que sea buscar interpretaciones, rebuscar es innecesario. Es forzar la máquina, intentar meter una china en el zapato cuando esto es muy claro.

-¿Usted tiene noticia de que haya alguna causa más?

-Sí. Algunas las tenemos localizadas, otras no. Pero en todo caso son delitos que están prescritos.

-¿No tiene ninguna duda?

-Ninguna duda.

-¿No hubiese sido más prudente por su parte esperar más?

-Es que a este paso esto hubiese durado eternamente porque se pasaban la pelota de uno a otro. Esto no tenía fin. Hemos forzado la situación porque nadie se pronunciaba, y eso suponía una indefensión porque la tutela judicial efectiva no se llevaba a cabo.

-¿Cuál es la situación de la condena en el caso de la UD San Pedro?

-Ha habido una confusión de lo que es la prescripción de la pena con la prescripción del delito. Tienen unos cómputos de prescripción distintos. En este caso de los jugadores, al tratarse de una pena de dos años, firme, cumple a los cinco años. En segundo lugar, Carlos ya cumplió esta pena porque pagó la responsabilidad civil. Por lo tanto ha zanjado. Carlos en ese momento no tenía responsabilidades penales y no hubiese entrado en prisión. Esta era la única condena que tenía.

-¿Cuando usted le propone esto a su hermano él no tiene dudas? Porque implica que pase por la cárcel.

-Es que no queda otra.

-¿Él sabía a lo que se exponía?

-Carlos sabía que en el protocolo de la prescripción hay una detención.

-Y el también sabía que en San Juan (Argentina), su lugar de residencia, se iba a conocer su historia.

-Correcto, pero ya no quedaba otra.

-Podría haber seguido viviendo como hasta ahora.

-Llega un momento en el que hay que hacerlo, hay que regularizar la situación. Y si la situación pasa porque los delitos están prescritos, toda la vida no se puede estar huyendo. Por lo tanto hay que regularizar. Desde abril, cuando yo recibo el primer auto, esto está en marcha. Ya se está dando información de dónde está Carlos y empieza a llegar esa información a determinados sitios.

-¿A dónde?

-A donde tiene que llegar. Pasa a los organismos pertinentes, los cuerpos de seguridad, la policía y se comienza con la detención.

-¿Puede ser más específico? ¿Cómo se entera la policía argentina de que Carlos Fernández está en San Juan?

-Se empieza a dar la información de quién es esta persona.

-¿Quién la da?

-Allí en Argentina. Se traslada una información a determinadas instituciones de dónde está Carlos.

-¿Es Carlos o su entorno quien la da?

-Sí. Se empieza a dar la información de que esta persona está aquí, que corresponde a este perfil, que tiene una orden de busca y captura. Se les pone en la pista y tardan en llegar lo que han tardado.

-¿A quién se informa, a la policía o a la justicia?

-Eso pregúnteselo a Carlos cuando venga.

-Entonces se pone sobre la pista a las autoridades argentinas y la policía practica la detención

-Correcto.

-¿Me puede comentar los pormenores de la detención? El parte policial dice que fue a las 2.05.

-Sí. Creo recordar que eran las dos y pico. ¿Cómo sucedió? Carlos no sabía a qué hora lo iban a detener.

-¿El abogado estaba en la casa?

-El abogado no estaba en casa. Lo llamaron, le dijeron ‘ya están aquí, por favor persónate’. Es el compañero que tenemos allí en Argentina dentro del equipo jurídico.

-¿Lo trasladan en coche patrulla?

-Creo que no era un coche patrulla, sino camuflado. La foto donde aparece Carlos esposado no corresponde a él. Durante su detención no fue esposado. Lo llevan primero a las dependencias policiales y después pasa a disposición judicial. El juez le comunica que hay una orden de extradición y le pregunta si quiere ser extraditado de manera voluntaria. Y Carlos dice que no.

-¿Por qué?

-Porque si dice que sí tendríamos la misma situación que estamos intentando evitar forzando esto. Si dice que sí los trasladarían a España, lo ingresarían en prisión y le dirían ‘ya veremos su caso’, con calma. Estando en Argentina tiene que ser rápido. Si está prescrito, está prescrito; si no lo está, no lo está. Pero vamos a pronunciarnos ya.

Fotos

Vídeos