La policía argentina vigiló a Carlos Fernández desde una semana antes de la detención

Fernández abandona la comisaría escoltado por un policía./SUR
Fernández abandona la comisaría escoltado por un policía. / SUR

Las tareas de inteligencia en torno a la vivienda del exconcejal de Marbella en la provincia de San Juan se iniciaron el jueves 7 de septiembre

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La vivienda del exconcejal de Marbella Carlos Fernández en la localidad argentina de Rivadavia, donde residía con su familia, estuvo vigilada por la Policía Federal Argentina desde una semana antes de que se produjera su detención. Así lo ha sabido este periódico de fuentes del Ministerio de Seguridad de Argentina, que han precisado que las labores de inteligencia comenzaron el pasado jueves 7 de septiembre. La detención del exedil, prófugo de la justicia española desde junio de 2006, tuvo lugar en la madrugada del jueves 14 al viernes 15 a las dos de la madrugada, hora argentina.

Esta circunstancia consta en el expediente abierto por la Policía Federal para realizar la detención. Las fuentes explicaron que no se realizaron escuchas telefónicas y que las labores de inteligencia se centraron en vigilar la vivienda y los lugares que Fernández frecuentaba.

Acompañado

La policía argentina considera que existe la posibilidad de que el exedil prófugo se percatara de la vigilancia y por ello estaba acompañado de uno de los dos abogados que lo asisten en Rivadavia, una localidad del conurbano de la ciudad de San Juan, capital de la provincia del mismo nombre situada a 1.100 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

Noticias relacionadas

El pasado viernes, el Ministerio de Seguridad emitió un comunicado que refería a una «exhaustiva investigación criminal» que incluyó seguimientos y tareas de campo. La ministra, Patricia Bullrich, dijo que el arresto fue posible «gracias al trabajo conjunto entre la Argentina y España».

Fuentes del entorno del concejal, que mantienen la versión de que Fernández se entregó de manera voluntaria, reconocen que la detención, como figura en el parte informativo de la División Crimen Organizado y Trata de Persona de la Policía Federal Argentina, se produjo en el domicilio del exedil y en horas de la madrugada, pero que en ese momento ya se había puesto en marcha el protocolo para entregarse voluntariamente.

Según estas fuentes, la voluntad de realizar la entrega se transmitió a autoridades judiciales. Esta decisión, según las fuentes, fue producto de la estrategia adoptada por su defensa para conseguir una declaración de oficio de la prescripción de los delitos que se le imputan y obedece a la negativa del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella de permitir la personación de la defensa de Fernández, ejercida en España por su hermano Antonio, decisión que fue comunicada en un auto del pasado 20 de abril.

Carlos Fernández está instalado desde hace años en la provincia de San Juan, donde ha formado una familia y es padre de dos hijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos