«Esto ya supera la labor de rescate y salvamento del niño, es una obra de ingeniería civil»

Excavadoras en el lugar del rescate. Arriba, a la derecha, Ángel García Vidal, responsable de los Ingenieros de Caminos de Málaga./Ñito Salas | SUR
Excavadoras en el lugar del rescate. Arriba, a la derecha, Ángel García Vidal, responsable de los Ingenieros de Caminos de Málaga. / Ñito Salas | SUR

Ángel García Vidal, responsable de los Ingenieros de Caminos de Málaga, está al frente del equipo de técnicos que está construyendo los túneles para sacar al niño del pozo

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Desde el lunes a mediodía, en que la Guardia Civil pidió ayuda al Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos para abordar el rescate, Ángel García Vidal, representante provincial del colectivo profesional, está al frente del equipo de técnicos que está construyendo dos túneles para sacar al niño del pozo. «Esto es un ejercicio voluntario de responsabilidad personal, humanitaria, colegial y profesional, y es gracias a muchos otros compañeros que han acudido a mi llamada desde todas partes», relata a SUR. «Aquí hay una docena de compañeros que han tenido que cambiar sus vidas a nivel personal y empresarial y que han movido contactos en España y en todo el mundo».

Esta mañana se ha empezado a construir una primera galería lateral inclinada, en horizontal y convergente con el lugar donde se cree que está Julen. Estará inclinada a 15 grados y tendrá 90 metros de longitud. Se está haciendo mediante una máquina microtuneladora, perteneciente a una constructora, que ha llegado desde Pulpí (Almería). «Aquí se ha movilizado a media España. Hay gente que dice que aquí no se está haciendo nada y llevamos cuatro días sin dormir un montón de compañeros y con muchas empresas implicadas», asegura, y añade: «Esto ya supera la labor de rescate y salvamento, es una obra de ingeniería civil». La máquina tiene previsto un rendimiento de entre 25 y 30 metros en cada turno de ocho horas, así que estará en el punto donde se cree que se encuentra el menor en un día y medio (36 horas, a contar desde esta mañana).

Segundo tubo

A su vez se va a hacer otro tubo vertical, pegado al que contiene al menor, pero para eso primero hay que entubar y encamisar la primera, que no lo estaba, para evitar desprendimientos. Después, habrá que instalar una plataforma de 30 metros, y posicionar la máquina perforadora, que va a bajar a unos 50 metros, con un diámetro de 1.200 mm. La idea es hacer los dos conductos, pero los técnicos de la Guardia Civil siguen trabajando en la succión de los materiales desprendidos en el interior del pozo muy lentamente (van por los 72 metros de profundidad), para intentar ver al niño, algo que todavía no se ha conseguido. Cuando acabe esa operación empezara la galería vertical, para tener más opciones de éxito. Los ingenieros tienen claro que no van a parar hasta sacar a Julen de allí.

Más información

 

Fotos

Vídeos