Una perforadora más potente abandona una obra en la M-40 de Madrid para ayudar en Totalán

La tuneladora, en la zona. /Ñito Salas
La tuneladora, en la zona. / Ñito Salas

«La subiremos aunque sea a hombros», han dicho los miembros del operativo de rescate ante las dificultades para que la maquinaria, de 75 toneladas, ascendiera por la carretera, empinada y con curvas. Finalmente, ha llegado

ALVARO FRÍAS , JUAN CANO y FERNANDO TORRESMálaga

Una perforada se une a las labores de rescate del pequeño Julen. Pesa 75 toneladas y mide 70 metros y ha dejado una obra de Ferrovial en la M-40 de Madrid para trasladarse sin demora hasta Totalán.

La subida hasta la zona donde se está realizando los trabajos no ha sido fácil, dada la envergadura de la maquinaria, la pendiente de la carretera y las curvas. «La subiremos aunque sea a hombros», aseguraban los miembros del operativo de rescate. Finalmente, a un ritmo muy lento ha podido acceder a los pies de la sierra donde se encuentra el pozo donde se busca a Julen.

Diferentes momentos del ascenso de la perforadora por la carretera. / F. T.

Los efectivos se afanan en abrir un carril de acceso para que la perforada llegue hasta el lugar exacto en el que, una vez con el terreno totalmente allanado y lista la plataforma, la perforada empiece a acometer el túnel vértical. Se espera que sea esta misma tarde cuando comiencen los trabajos. El sondeo tendrá una profundidad aproximada de unos 50 metros, para superar así el tapón de tierra que hay a 71 metros y que obstruye el pozo en el que se encuentra Julen..

Las buenas expectativas en cuanto a este túnel vertical habían provocado que durante la mañana de ayer se barajase la posibilidad de cavar dos galerías de este tipo de forma simultánea. Sin embargo, el delegado en Málaga del Colegio de Ingenieros de Caminos, Ángel García Vidal, informó por la tarde de que, finalmente, solo se comenzará la excavación de una de ellas para ahorrar tiempo.

Más información

 

Fotos

Vídeos