Magrudis, empresa responsable del brote de listerioris, no tiene patrimonio para afrontar las indemnizaciones

El gerente de Magrudis cierra la puerte de la sede de la empresa en Sevilla tras pasar su abogado/EFE
El gerente de Magrudis cierra la puerte de la sede de la empresa en Sevilla tras pasar su abogado / EFE

La patronal de las empresas cárnicas asegura que se trata de un caso aislado que afecta a una sola empresa y defiende los controles de calidad

JOSÉ LUIS PIEDRA

La empresa responsable del brote de listeriosis, Magrudis no tiene patrimonio para afrontar la eventuales indemnizaciones que puedan plantear los afectados por consumir carne contaminada fabricada por esta firma, según informa la organización Facua-Consumidores en Acción, que asegura que esta empresa no tiene ningún inmueble a su nombre para responder a estas reclamaciones y tampoco quien aparece en el Registro Mercantil como su socio único y administrador, Sandro José Marín Rodríguez, al que señalan como testaferro de quien sería el verdadero propietario del fabricante de La Mechá, su padre, que se ha presentado públicamente como «gerente» de la firma, José Antonio Marín Ponce.

Según Facua, Marín Ponce también carece de propiedades inmobiliarias, al igual que ocurre con su esposa, que fue administradora de una de esas empresas y también forma parte de Magrudis. Cuatro anteriores sociedades de Marín Ponce cerraron acumulando deudas.

La organización de consumidores ha realizado las comprobaciones en los Registros de la Propiedad, en los cuales no consta ni una sola vivienda, garaje, local o nave industrial en toda España a nombre del padre, la madre o el hijo, como tampoco de la empresa. Aunque desconoce aún su papel en Magrudis, Facua ha confirmado que la mujer de Marín Ponce participa en la sociedad tras revisar el acta de la inspección de la nave de la fábrica y que fue ella la persona que estuvo presente en dicha inspección identificándose como empleada.

Facua sostiene sobre el supuesto seguro de responsabilidad civil que aseguran tener, de existir, sólo cubriría una ínfima parte de las indemnizaciones porque su cuantía se limitaría a 300.000 euros.

Caso aislado

Por otra parte, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) ha defendido que la contaminación por listeria de la carne mechada de 'La Mechá', que ha producido un brote de listeriosis en varios puntos de España, es «un caso aislado que afecta a una sola empresa», por lo que los consumidores «no deben perder la confianza en el sistema de control ni dejar de consumir productos cárnicos».

«El brote de listeria es un caso aislado y bajo el control de las autoridades sanitarias. Las empresas cárnicas elaboran sus productos con estrictos procedimientos de análisis y control de riesgos, bajo la supervisión de las autoridades. Se trata de un hecho puntual que afecta a una sola empresa, frente a un historial de seguridad y buen hacer del conjunto del sector», resaltó la ANICE.

En este sentido, la industria cárnica en España pide a los consumidores que «estén tranquilos» y que «tengan confianza» en el sistema de control de alimentos de la Unión Europea, que «es el más avanzado del mundo», así como «en el buen hacer de las empresas».

Como posible fuente de la contaminación de la citada carne mechada, la patronal especula que «al ser la licteria una bacteria distribuida en el ambiente, tierra y agua, heces, alimentos, animales y personas sanas, se puede haber contaminado el alimento desde cualquiera de esas fuentes«.

«El hecho de que el alimento afectado sea un producto tratado térmicamente, lo que destruiría a la listeria, hace pensar en una contaminación externa», sostiene la industria, recordando que «la carne bien cocinada, superando los 70 grados, no supone riesgo de contaminación, al poder destruir la bacteria a esas temperaturas».