Diario Sur

Málaga, en jaque por la lluvia

fotogalería

La avenida Pintor Sorolla amaneció de nuevo cubierta de barro y agua, como ya ocurrió en el año 2012. / Fernando González

  • Los 126 litros por metro cuadrado recogidos en sólo dos horas destrozan calles, obligan a desalojar viviendas e inundan varios aparcamientos

El diluvió comenzó hacia las 3.00 de la madrugada, cuando la mayoría de los malagueños dormían o salían de fiesta por el Centro. Gracias a la hora y al día (domingo) las incidencias personales fueron menores, aunque los daños materiales han sido millonarios, con más de 230 incidencias en los servicios de emergencia. La tromba se cebó con el Centro y la zona Este, mientras los vecinos de la capital se sobrecogían con hasta 456 rayos que han tocado la superficie. En total, y según los datos oficiales, el volumen recogido durante el episodio de ayer asciende a los 153 litros por metro cuadrado en el puerto, según el delegado en Andalucía de Aemet, Pablo López Cotín.

Lo peor se vivió entre las 3.00 y las 5.00 de la madrugada, cuando cayeron nada menos que 126 litros por metro cuadrado en sólo dos horas, según los datos de la red Hidrosur, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta. El pluviómetro se encuentra en el Palacio de la Tinta, en La Malagueta. Aemet contabilizó por su parte 80 litros entre las 3.00 y las 4.00 en la zona portuaria, y más de 100 acumulados en esas mismas dos horas. La fuerte tormenta –con intenso aparato eléctrico– se debió al fenómeno conocido como Depresión Aislada en Niveles Altos (Dana) y, como es característico de esta, la distribución de las precipitaciones ha sido muy desigual en la ciudad, hasta el punto de que mientras el Centro y la zona Este se han inundando, en el resto de la urbe y de la provincia casi no se ha notado. El aviso rojo estuvo activo durante la madrugada y, a medida que avanzaba la mañana, pasó a naranja y más tarde a amarillo. A las 16.00 horas dicho aviso se levantó para las precipitaciones y únicamente se mantuvo activo por fenómenos costeros.

A nivel meteorológico, la tormenta también dejó la curiosa estampa de las playas de La Caleta y Pedregalejo con la arena cubierta por una capa gruesa de granizo blanco. Sin salir de este ámbito, el temporal marítimo también hizo estragos en la anchura de los arenales desde La Malagueta hacia la zona Este.

Con estos mimbres, las consecuencias no tardaron en llegar. El desprendimiento de una ladera en la calle Los Flamencos, en la urbanización Cerrado de Calderón, fue una de las imágenes del día. La calzada se hundió a la altura del número 48 y la gran zanja se ‘tragó’ tres vehículos. Uno de ellos circulaba ocupado por dos jóvenes, que sólo sufrieron heridas leves tras caer por un terraplén de unos 20 metros. En la misma zona, los desprendimientos mantuvieron cortados durante toda la mañana dos carriles del túnel de Cerrado de Calderón en la Ronda Este, sentido Almería. A primera hora de la tarde se pudo habilitar el carril central. Sin embargo, el derecho permanecerá cortado hoy por precaución, como confirmó el Centro de Gestión de Tráfico. Todavía sin salir de esta zona, una joven embarazada de tres meses y su amiga tuvieron que ser rescatadas en el paseo de Cerrado de Calderón, donde el vehículo en el que viajaban quedó atrapado por el torrente de agua y otros coches arrastrados.

Otra vez el Balneario

El Balneario de los Baños del Carmen sufrió daños muy graves: «El granizo ha hecho un destrozo terrible, se ha acumulado en los cañizos y ese peso ha hecho que se caigan las estructuras metálicas que lo soportan sobre al terraza», según relataron Gerardo Lumbreras y José Luis Ramos, dos de los socios de la concesionaria. También la carpa exterior se vino abajo. «Los desagües estaban llenos de pedrisco, se han inundado todas las instalaciones y ahora para colmo las olas están entrando; todavía hay granizo acumulado en el suelo», añadieron. El establecimiento cerró ayer per prevé abrir de nuevo hoy.

En el Centro, la peor parte se la llevó el aparcamiento municipal de la plaza de la Marina. El agua lo inundó hasta llegar a los capós de los coches, por lo que se cerró al público. El gerente de Smassa, Raúl López, explicó que el agua entró sobre todo por las dos rampas de acceso de la Alameda Principal. Entre 25 y 30 vehículos fueron afectados.

En la parte baja del Limonar y en el barrio de la Victoria la riada también anegó aparcamientos y bajos. La peor parte se la llevaron la veintena de personas que tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas por riesgos de diferente tipo. Así ha ocurrido con varios vecinos de la ya citada calle Los Flamencos (donde han tenido que dejar sus casas dos personas y otros lo han hecho de manera voluntaria); mientras que en la calle Andaluces, también en Cerrado de Calderón, hubo siete desalojos. En la calle Marcos de Obregón, en Pedregalejo, tuvo que abandonar un inmueble una familia, incluida una mujer con problemas de movilidad; y se desalojó otra casa en La Mosca (donde hay más de diez inundadas). El colegio St. George’s School comunicó que hoy no habrá clases. El Ayuntamiento de Málaga habilitó ayer mismo una oficina para atender a las víctimas. Está situada en el Centro de Servicios Sociales Comunitarios en la calle Dánvila y Collado, en El Palo.

El temporal provocó el cierre del Museo de Málaga, inaugurado hace dos meses y que el pasado miércoles conoció el rey Felipe VI durante su visita la ciudad. Fuentes de la institución confirmaron a SUR que la decisión se debió a «problemas en el suministro eléctrico» derivados de las intensas precipitaciones. También en el Centro Pompidou, en el Muelle Uno, se produjeron daños menores. Sin salir del ámbito cultural, la Catedral de Málaga volvió a sufrir las mismas goteras que en el episodio del pasado 4 de diciembre. La mayor filtración se situó en la nave sur del templo, junto a la puerta de la calle Postigo de los Abades, donde se colocaron una decena de cubos. La Fundación Ciudadana del Carnaval de Málaga también se vio obligada a suspender todos los actos previstos.

Aunque la peor parte se la llevó la capital, las intensas precipitaciones también dejaron decenas de incidencias en puntos de la Costa, como Benalmádena, Torremolinos, Fuengirola y Mijas aunque con un alcance menor. Lo peor en este ámbito es que, a pesar de que persiste la sequía, la tromba se topó con la escasa capacidad del embalse de La Concepción, lo que obligó a la Junta a abrir las compuertas de la presa para desaguar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate