Un individuo repinta de blanco parte de la zona azul de La Unión

Al parecer, el repintado se ha realizado sobre las 18.30 horas. / ÑITO SALAS

El Ayuntamiento implanta el SARE en La Unión entre recelos vecinales

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Ahora sí, la zona azul empieza a señalizarse en el entorno de La Unión. Tras las protestas de una treintena de vecinos que obligaron a suspender el martes el pintado de los 290 estacionamientos que pasarán a ser de SARE, los operarios volvieron a intentarlo ayer bien temprano, a las 6.30 horas. Y lo hicieron acompañados por varias unidades de la Policía Local y de la grúa, que iba procediendo a desplazar (sin sancionar) a otros puntos lose vehículos que permanecían estacionados en la calle Andarax y Amarguillo pese a las cartelas de aviso que llevan varios días instaladas. Además, se colocaron vallas dos metros de altura para evitar que algún vecino contrario al SARE pudiera entorpecer los trabajos, como ocurrió el martes. Ya por la tarde, un individuo repintó de blanco el tramo de la calle Andarax en señal de protesta. La Policía Local acudió para tratar de identificarlo y evitar que este incidente fuera a más.

Los residentes, a los que el tique les costaría un euro a la semana, se levantaron con los trabajos ya en marcha. Algunos protestaban desde sus ventanas y otros, a pie de calle. «Es una vergüenza», gritaban mientras recordaban al alcalde, Francisco de la Torre, que el pasado mes de octubre dio marcha atrás a la implantación de la zona azul por la falta de consenso vecinal. «Hay gente que ha presentado dos mil firmas, pero en ningún barrio se va a poner la zona azul sin que lo pidan los vecinos. Y si aquí no lo quieren, no se pone», dijo entonces.

Reacciones y contexto

A día de hoy, el panorama es similar. Por un lado, representantes de los comercios cuentan desde hace tres años con 2.200 firmas de vecinos y negocios solicitando la implantación de la zona azul, mientras la asociación de vecinos La Cooperación afirma haber recogido en los últimos días más de un millar en contra. Además, este colectivo ha convocado una manifestación para el próximo día 20.

Con silbatos, un par de cacerolas y una pancarta dirigida al regidor, una treintena de residentes mostraron su rechazo invitando al resto de vecinos a sumarse y siempre bajo la atenta mirada de los policías locales. Mientras tanto, los empleados encargados de señalizar las plazas seguían haciendo su trabajo sin problemas. Durante la jornada de ayer se completó la señalización en las calles Andarax, Amarguillo, Alfambra y, ya por la tarde, Antonio Martelo. Para hoy está previsto hacer lo propio en las calles Alagán y los tramos de La Unión y Camino de San Rafael, mientras la instalación de los parquímetros se acometerá la próxima semana.

Pese a las críticas de parte de los vecinos y de grupos de la oposición como PSOE y Adelante Málaga, el equipo de gobierno mantiene que la zona azul se implantará en pruebas, comenzando a funcionar a partir del 1 de octubre en las calles Camino de San Rafael, Andarax, Amarguillo, La Unión, Alfambra, Alagán y Antonio Martelo. «Vamos a probar y si en ocho meses o un año no da los resultados que sí está dando en otras zonas de la ciudad se retirará», insistía el concejal de Movilidad, José del Río.

Los trabajos a primera hora de la mañana. / Francis Silva