De la Torre: «Poner el SARE a prueba en Cruz de Humilladero es una demostración de espíritu democrático»

Francisco de la Torre, en una imagen reciente. /Migue Fernández. Archivo
Francisco de la Torre, en una imagen reciente. / Migue Fernández. Archivo

El alcalde reitera que se verá si funciona, unos seis meses, y que la ampliación de este sistema es una reclamación de un sector de la barriada desde hace cinco años

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Si el tema del SARE en la Cruz de Humilladero sigue caliente en la calle, en el Ayuntamiento también saltaba a la palestra porque es inevitable no preguntarle al alcalde Francisco de la Torre sobre la oposición vecinal que se ha montado estos días a este sistema, y para el que han necesitado vallas de dos metros de altas y empezar a pintarlas de azul a las 6,30 horas de la mañana para así tener menos quejas y reivindicaciones.

De la Torre, al ser preguntado por este periódico este mediodía, ha asegurado que «poner el SARE a prueba en Cruz de Humilladero es una demostración de espíritu democrático» al tiempo que ha insistido en que es la primera vez que se pone a prueba un sistema de este tipo en un distrito de Málaga, y que dentro de unos meses, medio año, como puntualizó, se verá si sirve o no sirve, como dicen los que están a favor y en contra. «Lo digo de verdad, y es un esfuerzo que hacemos de poner los parquímetros y quitarlos luego si no funciona», añadió.

De hecho, el regidor fue más allá al poner su palabra sobre la mesa, y pedir normalidad, calma, y dar la seguridad de que era a prueba. «Me conocéis, no voy sobre este tema a no mantener el compromiso sobre este tema; no es definitivo, en absoluto, sino sólo ver cómo funciona».

De la Torre dijo que la implantación paulatina del SARE está dentro del programa electoral actual del PP para la ciudad de Málaga, con el que tratan de dar respuesta a las necesidades de la ciudad, así como que había un sector de Cruz de Humilladero, que llevaba cinco años pidiendo su implantación. «Digamos que es una situación muy especial (la de Cruz de Humilladero), con una respuesta de un esfuerzo que hacemos que no es habitual; yo no recuerdo de ninguna ciudad que vaya a poner el SARE a prueba. En Málaga es la primera vez que lo vamos a hacer, precisamente en línea con lo que decimos en el programa electoral».

Volvió a reiterar su compromiso el alcalde dando su «garantía personal, y la del ayuntamiento, de que a prueba no es definitivo. No estamos imponiendo nada, estamos facilitando que la decisión se haga no desde un ámbito de suposiciones, sino de experiencia directa; y de ver si en ese barrio, al igual que en otras zonas, los que estaban en contra luego han visto que es muy satisfactorio», y puso el ejemplo de la Malagueta.

Explicó el regidor que los residentes pagarán 20 céntimos al día, y un euro por aparcar a la semana, que se habían realizado descuentos en el abono mensual del párking subterráneo de Cruz de Humilladero así como que se había facilitado el aparcamiento para las bicicletas. Por último, especificó que el sistema debe ser bueno porque en muchas ciudades españolas y europeas se ha ido implantando y multiplica por cinco, seis y siete el número de rotaciones que se hace en cada sitio, «ya que el número de plazas que existen para aparcar en las calles es limitado».