La oposición exige a Ciudadanos que explique en qué consiste la ruptura en el Ayuntamiento de Málaga

Imagen de archivo de/
Imagen de archivo de

«No se entiende a qué están jugando», lamenta el portavoz socialista, mientras que Málaga Ahora exige medidas «más contundentes»

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

La ruptura del pacto de investidura entre Ciudadanos y el Partido Popular en el Ayuntamiento de Málaga generaba una reacción en cadena por parte de los grupos de la oposición. El primero en manifestarse era el portavoz socialista, Daniel Pérez, que no por esperada –la ruptura– dejaba de cargar con contundencia contra los dos protagonistas del divorcio: «Por un lado sale el PP diciendo que no da por roto el pacto de investidura y por otro Ciudadanos diciendo que sí rompe», lamentaba el candidato a la alcaldía por el PSOE. Pérez despachaba con un «no sé a qué están jugando» la actitud tanto del alcalde, Francisco de la Torre, como del portavoz de la formación naranja, Juan Cassá.

«¿Qué significa esta ruptura?», se preguntaba el socialista para acto seguido pedir «luz y taquígrafos» sobre los efectos que tendrá en la gobernabilidad de la ciudad «y que esto no quede en un paripé». A su juicio, «sólo hay una cosa clara: que la sombra de la corrupción y la anarquía están en el Ayuntamiento por las presuntas irregularidades cometidas en el seno de Urbanismo».

En la misma línea de Pérez sobre la necesidad de «explicar qué es lo que va a pasar ahora» se mostraba la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, quien recurría al símil para explicar este fin de las relaciones entre los socios de investidura: «Es lo mismo que si dos se separan y se ponen a dormir en camas separadas pero nadie se entera», destacaba la representante de izquierdas. Torralbo abundó en las críticas hacia Ciudadanos, a cuyos responsables reclama «medidas más contundentes» que vayan más allá de la ruptura formal del pacto porque de lo contrario «esto sólo será papel mojado». Dirigía también sus dardos al propio alcalde de Málaga, que a su juicio «demuestra que ni la ética ni las buenas prácticas entran en su agenda, lo que le convierte en cómplice de Cardador, Porras y Pomares, como ya manifestamos en la comisión de investigación».

Por su parte, el portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, dudaba también del efecto que tendrá esta ruptura entre los socios de investidura. Es más, la definía como algo «simbólico y sin trascendencia» a tres meses de las elecciones municipales; por eso reclamaba a los responsables municipales de Cs que demuestren ese fin del pacto «apoyando la moción» que presentarán los grupos de la oposición de izquierdas en un pleno extraordinario y en la que se exige (de nuevo) la destitución de Pomares, Porras y Cardador.

Sobre este escenario de dudas en torno a los efectos reales del fin del acuerdo entre PP y Cs se manifestaba también el edil no adscrito Juanjo Espinosa (Podemos), quien se preguntaba «cómo se va a materializar» esa ruptura. A su juicio, y al menos desde el punto de vista práctico, «esto quedará en agua de borrajas».

Caso Villas del Arenal