Ciudadanos rompe con el PP en el Ayuntamiento de Málaga tras negarse el alcalde a destituir a Porras y Pomares

Francisco de la Torre y Juan Cassá. / Vídeo Pedro J. Quero / Ñito Salas

El partido naranja da por liquidado el pacto de investidura suscrito en 2015 tras la «negativa» del alcalde a destituir a los ediles imputados en el 'caso Arenal'. «No hay otra salida, lamentablemente», insiste el portavoz de C's, Juan Cassá

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Una vez cumplido el límite de las doce del mediodía de hoy, el grupo municipal de Ciudadanos ha consumado su advertencia de ruptura con el PP y acaba de confirmar que da por liquidado el acuerdo de investidura que ambos partidos suscribieron tras las elecciones municipales de mayo de 2015 para facilitarle la alcaldía a Francisco de la Torre. Así acaban de anunciarlo desde el partido naranja, que vía comunicado ratifica esta decisión una vez terminado el plazo de 48 horas que el pasado viernes por la tarde daba el portavoz de C's, Juan Cassá, al alcalde para que destituyera a sus ediles Teresa Porras y Francisco Pomares, así como al gerente de Urbanismo, José Cardador. Los tres eran citados a declarar en ese momento por el Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga en calidad de investigados por el llamado 'caso Villas del Arenal', abierto a raíz de supuestas injerencias políticas en la tramitación de expedientes urbanísticos, y era entonces cuando Cassá lanzaba ese ultimátum a De la Torre que acaba de expirar, rompiendo así el pacto de investidura entre ambos. En este escenario, el regidor no sólo no ha destituido a sus tres personas de confianza, sino que esta mañana al filo de las once el equipo de gobierno avanzaba en un comunicado para anunciar que Pomares, Porras y Cardador seguirán «en sus actuales responsabilidades».

La respuesta del portavoz de Ciudadanos no se ha hecho esperar: «Queda claro que De la Torre no sólo ha incumplido con Ciudadanos, sino también con el Partido Popular. No hay otra salida, lamentablemente, que romper el acuerdo de investidura», ha destacado Cassá, quien achacaba la responsabilidad de esta ruptura «única y exclusivamente a Francisco de la Torre». De nada han servido los contactos que en las últimas horas -según ha podido confirmar SUR- han mantenido ambos para acercar posturas, ya que el alcalde siempre ha mantenido la defensa de los suyos y de la «presunción de inocencia» mientras que Ciudadanos insistía en que una vez que Pomares, Porras y Cardador pasaran a ser investigados tendrían que ser apartados.

El desencuentro entre Cassá y De la Torre en esta crisis que termina en ruptura ha sido total, sobre todo en lo referente a un documento firmado antes del acuerdo de investidura entre el PP de Málaga y Ciudadanos comprometiéndose ambos a «separar de inmediato de cualquier cargo, público o de partido, a imputados por corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial».

En este orden de cosas, el partido naranja ha seguido insistiendo esta mañana en el hecho de que aquella firma con el presidente del partido en Málaga, Elías Bendodo, (De la Torre no lo firmó) vincula también al alcalde, que sin embargo ha venido defendiendo en los últimos días que ese punto de la discordia se refiere a «corrupción política y a imputación formal y ninguna de las dos cosas se dan en este caso». Esta interpretación por parte de De la Torre también ha tenido su correspondiente reacción entre las filas del partido naranja, en concreto de boca de su portavoz: «Como siempre, De la Torre trata de liar, enmarañar y defenderse enredando. No puede haber ninguna discusión sobre que hay dos acuerdos firmados con el PP que atañen directamente a Málaga y que le obligaban a estas destituciones. La regeneración es una cuestión clave para Ciudadanos y se hacen firmar documentos con cada partido que quiera negociar investiduras con nosotros».

Tras la ruptura formal del acuerdo de investidura entre ambas formaciones, queda por ver cuáles serán los efectos prácticos en lo poco que queda de legislatura, ya que las elecciones municipales se celebrarán en apenas tres meses. Por el momento, Ciudadanos ya avanzaba el pasado viernes que desde la esfera nacional están calibrando los efectos de este divorcio recién consumado que, insisten, «es responsabilidad única de Francisco de la Torre». «Es una pena porque Ciudadanos ha dado sobradas muestras de espíritu constructivo. No en vano hemos sacado adelante en este mandato unos 25 acuerdos de índole presupuestaria y fiscal. El último acuerdo lo promovimos en diciembre y en dos meses han sido incapaces de traer los presupuestos a pleno», concluye Cassá sobre su decisión de romper con De la Torre.

Noticias relacionadas