El discreto paso de Pepe Luis Vázquez por Málaga

Pepe Luis en la Maestranza de Caballería de Sevilla. /
Pepe Luis en la Maestranza de Caballería de Sevilla.
Historias de la Malagueta (VI)

El diestro sevillano, una de las grandes figuras de los años cuarenta del pasado siglo, no tuvo grandes triunfos en La Malagueta

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Hace pocas semanas se presentó en Málaga la magnífica biografía escrita por los críticos taurinos Antonio Lorca y Carlos Crivell, 'Pepe Luis Vázquez, torero de culto', sobre la figura del diestro nacido en el sevillano barrio de San Bernardo y figura de la tauromaquia en los años cuarenta del pasado siglo. Un toreo que tuvo un discreto paso por La Malagueta en las seis tardes en las que hizo el paseíllo como matador y en su única actuación como novillero con caballos.

La primera aparición en Málaga del considerado como 'Sócrates de San Bernardo' fue en 1939 en un festejo mixto en el que el novillero Vázquez alternó con su compañero de escalafón Pepe Ignacio Sánchez Mejías y los matadores de toros Marcial Lalanda y Pepe Bienvenida.

Su presentación como matador de toros en el coso del Paseo de Reding tuvo lugar la tarde del domingo 9 de febrero de 1941 en un cartel junto a Gitanillo de Triana y Paco Casado ante reses de José Enrique Calderón. En ese festejo cortó una oreja del quinto de la tarde. «No lo toreó bien con el capote y sí con la muleta, en la que sobresalieron unos molinetes, de pecho, sacando la muleta por la espalda y otros a pies juntillas, que entusiasmó al público. El chaval, con la muleta, es gente. El bicho le ayudó mucho y él hizo honor al astado. Para mí, la faena con ser buena tuvo la falta de no ser ligada, pues recorrió diferentes terrenos y esto quita méritos a lo hecho», relató el crítico Alamares en su crónica en 'SUR'.

Ese mismo año, el diestro sevillano toreó en la feria de agosto, concretamente el día 10, ante toros de Villamarta -una ganadería clásica en aquellas fechas en La Malagueta durante las corridas de la feria junto a la de Pablo Romero- en un cartel con Marcial Lalanda y Manolete. «Pepe Luis Vázquez es francamente admirable. Artista de la escuela sevillana, lleva en sí el gracejo y las cualidades propias del torero alegre, bullidor y fácil. Lo demostró en quites, ajustándose de verdad. Su fuerte dominio y habilidad lo tiene en la muleta. Dígalo si no la faena tan preciosa, torera y alegre, sólo en los medios, que le hizo a su primer enemigo. No pudo lucirse en la total lidia porque al darle la primera estocada a su enemigo, el toro se amorcilló con la media por lo que tuvo que intentar el descabello, desluciéndose su actuación. Su segundo, manso y aplomado, no le dio margen para lucimiento alguno y se limitó a despacharlo con brevedad. Torero fácil, sabe utilizar este recurso, que muchas veces evita el fracaso», resumió Alamares en su crónica.

Hubo que esperar seis años para volver a ver a Pepe Luis Vázquez en Málaga. Fue en 1947, donde hizo el paseíllo dos tardes durante la feria de agosto. El día 9 alternó con Luis Miguel Dominguín -que fue el triunfador del festejo- y Rovira para estoquear un encierro de Juan Pedro Domecq. Dos días después, el 11 de agosto, el sevillano volvió a compartir cartel con Luis Miguel Dominguín y El Choni ante toros de Pablo Romero. Vázquez, que lució un traje color azabache que solía ponerse para lidiar las llamadas corrida duras, recibió palmas en el cuarto de la tarde y fue pitado en el primero de su lote.

Al año siguiente, 1948, Pepe Luis Vázquez participó en la corrida benéfica organizada por la propietaria de La Malagueta, la Diputación Provincial, a beneficio del Hospital Civil y donde alternó con Rafael Llorente y Paquito Muñoz, que se presentaba en la plaza como matador de toros. Los toros fueron de Manolo González, el cuarto fue devuelto a los corrales por manso y sustituido por uno de Juan Gallardo, mientras que el sexto fue condenado a banderillas de fuego, según recogen las crónicas de la época. En este festejo, Vázquez cortó una oreja al primero de su lote y en su segundo, al que hizo una faena «cerca y valiente», según recoge el 'ABC', fue ovacionado.

La última vez que los aficionados malagueños pudieron ver al 'Sócrates de San Bernardo' en La Malagueta fue el 13 de agosto de 1949 ante una corrida de Pablo Romero compartiendo cartel con Álvaro Domecq a caballo y los matadores Manolo González y Domingo Ortega. A tenor de las crónicas, Pepe Luis Vázquez no estuvo entonado aquella tarde. «Los críticos suelen identificar, y mezclar el duende y el embrujo de Sevilla, con el toreo de Pepe Luis. Sin embargo, no siempre Pepe Luis nos hace recordar ante el toro bravo la gracia de su tierra: el duende y el embrujo son cosas fantásticas, pero el toro es también cosa de miedo», escribió Pedro Barranco en su sección 'Medias verónicas' en las páginas de 'SUR'.

Pepe Luis Vázquez, nacido en Sevilla el 21 de diciembre de 1921 y fallecido en la misma ciudad el 13 de mayo de 2013, tomó la alternativa en la Real Maestranza de Caballería de la capital hispalense el 15 de agosto de 1940 y en esta primera etapa estuvo en activo hasta 1953, en que se retiró. Volvió a los ruedos en 1959 tras la exclusiva que le ofreció el empresario Livinio Stuyck para torear 20 corridas de toros -finalmente fueron 19 porque la de Albacete se suspendió por la lluvia-. De esa segunda etapa destaca su actuación en Madrid en un cartel junto a Julio Aparicio y Antonio Bienvenida, en lo que se llamó la corrida del salario del miedo, y donde los tres salieron a hombros. En Sevilla, su última corrida fue en 1952.

Vázquez, padre y hermano de toreros, fue «un profundo conocedor del toro de lidia y aunque se ha resaltado su pinturería, su garbo y su duende, se ha incidido poco en que era un torero muy inteligente y gran conocedor del toro. A estas cualidades sumaba otras como que era un torero bastante puro en las suerte y en las distancias y tenía una gracia innata», según destaca el crítico Carlos Crivell.

Otros reportajes similares

Cogida mortal de Manuel Baéz 'Litri' en Málaga

El rey Saud de Arabia, en los toros en Málaga

Un novillo en el tendido

Un festejo a plaza partida en La Malagueta

La alternativa de Paco Mendes, una tarde memorable

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos