Vuelve a suspenderse el concierto de Little Pepe por «miedo» a más sanciones

Imagen de archivo de un concierto de Little Pepe en Málaga. /SUR
Imagen de archivo de un concierto de Little Pepe en Málaga. / SUR

Tras haberse cancelado el viernes por la venta de alcohol a menores, se había programado de nuevo para esta noche en el Real

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El concierto de Little Pepe en el real ha vuelto a cancelarse. Tras haber sido suspendido el pasado lunes por la venta de alcohol a menores en el interior de la caseta fue reprogramado para este jueves por la noche. Sin embargo, pocas horas antes de que empezase el espectáculo, tanto el artista como los responsables del establecimiento han explicado a SUR que la cita se suspende definitivamente por «miedo a más sanciones».

El cantante malagueño ha compartido un nuevo vídeo en sus redes sociales para avisar a sus seguidores de que no habrá concierto, y ha indicado a SUR que está «enfadado» con la situación que se ha generado. «Es una pena como malagueños que existan estas luchas internas hagan que la gente se quede sin ver con un artista de forma gratuita», han indicado además desde la oficina de contratación de Little Pepe. «La frustración está en que nos hemos quedado con las ganas de actuar para gente que sabíamos que quería ver el concierto».

Por su parte, el responsable de la caseta ha indicado a este periódico que han recibido «presiones» con una posible segunda sanción, que no solo conllevaría las 72 horas de cierre y la multa correspondiente. En este caso, una segunda infracción podría suponer el cierre definitivo del local de cara a futuras ediciones.«Habíamos contratado un gran refuerzo de seguridad para garantizar que no ocurriese nada, por más que lo hemos intentado no ha habido manera».

Según relataron varios testigos a SUR la noche del viernes, miembros del operativo de vigilancia de la Policía Local de Málaga entraron en el establecimiento y localizaron a un menor consumiendo alcohol, por lo que desalojaron la caseta, que se había llenado ante el inminente comienzo del concierto. «Nunca supimos qué cliente era ni nos dieron la oportunidad de saber qué camarero le había servido», remarcan los propietarios de la caseta, que aseguran que no han recibido «ninguna prueba» de los hechos denunciados.

Antes incluso del concierto de Little Pepe, la Policía Local ya había cerrado ocho establecimientos en el Centro y el real por la venta de alcohol a menores. Además, este año se ha detectado un repunte del uso de documentos de identidad falsos por parte de menores para acceder a casetas restringidas a mayores de edad y para consumir alcohol, lo que se considera un delito de falsificación documental.