Fiz: «Es cuestión de tiempo que el de Málaga sea uno de los grandes maratones»

Abel Antón y Martín Fiz, padrinos del Zúrich Maratón de Málaga posan junto a la meta en el Paseo del Parque./MARINA RIVAS
Abel Antón y Martín Fiz, padrinos del Zúrich Maratón de Málaga posan junto a la meta en el Paseo del Parque. / MARINA RIVAS

Los olímpicos y embajadores del Zurich Maraton de Málaga hicieron de libres hasta la mitad del recorrido de esta prueba en crecimiento

MARINA RIVAS

Ya son dos malagueños más o al menos ellos se sienten como tal. Los referentes olímpicos del atletismo español, Abel Antón y Martín Fiz tampoco faltaron este año en su cita anual como embajadores del Zurich Maratón de Málaga, en el que participaron como liebres. Antón lo hizo hasta el kilómetro 23: «Ha sido una experiencia bonita, un gran día para correr y mucha gente animando, en Málaga se van animando a convertir en este en el día del maratón», aseguró. El soriano. «Creo que salvo en la primera edición, he participado en todas las de Málaga y creo que la ciudad va en buen camino, lo está poniendo todo de su mano para lograr que este sea un gran maratón. Es un buen circuito para correr mucho», explicó.

A lo que aprovechó para valorar el salto de calidad que ha dado la prueba costasoleña: «El de Málaga puede coger al maratón de Madrid y Barcelona, para el de Valencia y el de Sevilla todavía queda un poco, pero Málaga puede estar a la altura con el tiempo». Y no fue el único en valorar positivamente el crecimiento de esta competición, en la misma línea siguió su compañero de batallas, Martín Fiz: «Con la cantidad de atletas han hecho buenas marcas, de buenos corredores… Es cuestión de tiempo que Málaga se convierta en uno de los grandes maratones», aseguró.

Martín Fiz sobre su atropello hace unos meses, ya recuperado

Rompió el récord de los 10 kilómetros en el maratón de Valencia de la pasada semana y se quedó a sólo 3 segundos del récord mundial y, en vistas a romper con esa barrera, llegó a Málaga para esta prueba de fuego tras pasar por el peor momento de su vida. «Hoy he llegado hasta la media maratón, estoy volcándome en las carreras más cortas porque tuve un accidente hace cosa de dos meses. Un vehículo se saltó un paso de cebra, me pilló corriendo y me rompió cuatro costillas», explica el vitoriano, con una sonrisa en la cara, corriendo como si no hubiera pasado nada y con la motivación de seguir haciendo historia tras una recuperación de récord.

Además

 

Fotos

Vídeos