La mujer asesinada por su marido en Estepona recibió más de diez puñaladas

El crimen se produjo en la urbanización Forest Hills. /EFE
El crimen se produjo en la urbanización Forest Hills. / EFE

El marido, de nacionalidad británica, cometió el crimen tras echar de la casa a su hijo de 15 años

JUAN CANO y CHARO MÁRQUEZMálaga

Un vecino llamó a la policía alarmado por los gritos. Sin embargo, la primera patrulla que llegó al lugar se encontró con un extraño silencio quebrado solo por la voz de un adolescente que daba vueltas alrededor de la vivienda, intentando entrar. Su padre, fuera de sí, lo había echado de su casa mientras discutía con su madre y ahora, pese a su insistencia, nadie le abría. Todavía no sabía el desenlace. Gloria se convirtió este pasado sábado en la última víctima mortal de la violencia machista, la segunda en la provincia en lo que va de 2019. Tenía 58 años y era malagueña. Su marido, Geoffrey, de 55 y de origen británico, acabó siendo su verdugo. Al parecer, intentó suicidarse después de matarla.

Sucedió la noche del sábado en un chalé de la calle Reino de España, en la urbanización Forest Hills, en Estepona. La primera llamada entró a las once y media de la noche en la sala del 091. El vecino hablaba de una fuerte discusión en un domicilio. Y la policía movilizó a las patrullas disponibles. Tras hablar con el menor, hijo de la pareja, los agentes echaron la puerta abajo y entraron en la vivienda, donde encontraron un escenario «dantesco». Había sangre por todas partes; tanta, que era difícil saber dónde comenzó la agresión.

Los policías recorrieron la casa y hallaron a la pareja en el dormitorio. Ella yacía inerte sobre la cama, con numerosas heridas de arma blanca que se concentraban principalmente en la espalda y el pecho. Él estaba junto a la víctima, desangrándose. Acababa de cortarse las venas. Los agentes comprobaron las constantes vitales de ambos. Gloria ya había fallecido. Geoffrey estaba vivo, por lo que pidieron inmediatamente una ambulancia que lo evacuó al Hospital Costa del Sol. Recibió el alta médica horas después y ya se encuentra en los calabozos de la comisaría esteponera, donde se instruyen las diligencias del caso.

Violencia machista

Tras confirmarse el deceso, la comisión judicial –juez, secretario judicial y médico forense en funciones de guardia– se desplazó a la vivienda para el levantamiento del cadáver. El primer examen del cuerpo, que se completó ayer con la autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal (IML), desveló que había recibido más de diez puñaladas, aparte de las numerosas heridas defensivas al interponer brazos y manos para intentar evitar la agresión.

Los investigadores de la Brigada de Policía Judicial se centraron en reconstruir las circunstancias del crimen. Según las primeras pesquisas, se habría iniciado una discusión entre el matrimonio en presencia del hijo de ambos, de 15 años. Esos fueron los gritos que escuchó el vecino. En un momento determinado, el padre echó al menor, literalmente, de la casa. El adolescente, temiendo por la integridad física de su madre, trató de entrar, pero no lo consiguió. Cuando llegó la primera patrulla, él los esperaba en la puerta.

Uno de los guantes que utilizó la comisión judicial que se desplazó a la vivienda.
Uno de los guantes que utilizó la comisión judicial que se desplazó a la vivienda. / CHARO MÁRQUEZ

Fuentes cercanas al caso informaron de que el presunto asesino habría empleado dos cuchillos diferentes, con los que habría consumado el ataque, y que fueron hallados e intervenidos por la policía en el escenario del crimen. Los investigadores creen que el hombre persiguió a la mujer por la casa –hay manchas prácticamente en todas las estancias– y que la mató en el dormitorio.

La víctima era natural de Montejaque, de una familia muy querida y conocida en el pueblo, además de marcada por la tragedia: Gloria era la tercera de ocho hermanos, de los cuales, con ella, han fallecido tres. No constan denuncias previas por violencia de género. Solo en el entorno de la pareja algunos hablan del carácter voluble y un tanto «paranoico» del presunto asesino. Tienen otro hijo viviendo en Australia que ayer mismo emprendió el viaje a Málaga tras enterarse de lo ocurrido.

Se trata del segundo crimen relacionado con la violencia de género en la provincia en lo que va de año. El primero tuvo lugar en Fuengirola el pasado 12 de enero. Leonor, de 47 años, fue asesinada a puñaladas a manos de su ex compañero sentimental.