Canal Sur, en el punto de mira

Juan Marín, Susana Díaz, Juanma Moreno y Teresa Rodríguez, en el debate de Canal Sur en la campaña de las elecciones del 2D. /Efe
Juan Marín, Susana Díaz, Juanma Moreno y Teresa Rodríguez, en el debate de Canal Sur en la campaña de las elecciones del 2D. / Efe

La RTVA cumple 30 años y el bipartito PP-Cs se propone desbloquear su renovación para hacer mejoras

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La Televisión de Andalucía –o Canal Sur como la conocemos todos– ha cumplido 30 años este pasado día 27 en el punto de mira político. La celebración de la cadena pública andaluza pasó por ello con más pena que gloria. Solo el presidente de la Junta, Juanma Moreno, hizo mención de ello en su discurso institucional del 28F, día de Andalucía, a la onomástica de tres décadas. La primera retransmisión televisiva se hizo en la víspera del 28F de 1989 para conmemorar la fiesta de Andalucía. El cambio político en la Junta no es la razón principal. Hace cinco años que la gestión de la RTVA está bloqueada por desacuerdo de los grupos políticos para la renovación de sus órganos de mando: el consejo de administración y la dirección general.

El bipartito PP-Cs se propone desbloquear la RTVA lo más rápido posible para mejorar una imagen ahora deteriorada. Para ello, el vicepresidente, Juan Marín (Cs), y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), iniciaron hace dos semanas contactos con los demás grupos parlamentarios, PSOE, Adelante Andalucía y Vox, sin que por ahora haya atisbo de fumata blanca.

La actual ley exige mayoría cualificada del Parlamento tanto para renovar el consejo de administración, caducado desde 2014, como para la elección del director general. El último que ocupó dicho cargo, Pablo Carrasco, dimitió a finales de 2014. Para renovar el consejo de administración se requieren tres quintos del Parlamento (66 de los 109 diputados); y para el director de la RTVA, dos tercios en primera votación (73 diputados) y tres quintos en la segunda. PP, Cs y Vox suman 59 escaños. PSOE y Adelante, 50.

PSOE y PP no lograron ponerse de acuerdo para la renovación hace dos legislaturas cuando dimitió Carrasco y tampoco a la siguiente. Con la entrada de Podemos y Cs en 2015 no interesó a ninguno acordar una nueva distribución de sillones en el consejo de administración (en la actualidad con 15 puestos, tres de ellos vacantes, y con mayoría del PSOE). El Gobierno de Susana Díaz buscó una fórmula provisional, elegir a un subdirector general con el respaldo del consejo de administración. Lo provisional se alargó y ocupa el cargo desde entonces el periodista de la casa Joaquín Durán.

Algunos datos

Balance.
A 31 de diciembre de 2018, la RTVA cerró ese ejercicio con un superávit de 738.000 euros. Su dotación por la Junta es de 160 millones de euros frente a los 251 de hace diez años. Cuesta 16,6 euros al año por habitante
Plantilla.
1.445 trabajadores en la televisión y radio, 250 menos que en 2008
Inauguración.
CSTV inició sus emisiones a las 19.00 horas del 27 de febrero de 1989, con la sintonía 'El capricho español' de Rimsky Korsakoff. Paco Lobatón, Rosa Pilar Abelló y Carlos Herrera condujeron la apertura y la gala inaugural

Podemos y Cs no presionaron demasiado para entrar en el consejo de administración. Con la llegada de Vox al Parlamento cambia el panorama. El partido de Abascal exigió primero el cierre de Canal Sur, aunque luego matizó esta propuesta y de hecho en el acuerdo con el PP para la investidura de Juanma Moreno solo se recoge «reducir gasto» y «neutralidad ideológica» en las informaciones.

Preocupación en la plantilla

El enunciado no tranquiliza a los 1.445 trabajadores de la cadena, temerosos de un expediente de regulación de empleo que deje fuera a la mitad de una plantilla con media de edad superior a los 50 años. Sobre todo después de que el pasado martes el Parlamento rechazó con los votos de PP, Cs y Vox una proposición no de ley del PSOE, apoyada por Adelante, para que el Gobierno se comprometa a mantener la plantilla y medios adscritos a la RTVA. Tanto PP como Cs acusaron al PSOE de intranquilizar a los trabajadores sin motivos y con fines partidistas.

El presidente, Juanma Moreno, manifestó a este periódico que su objetivo es alcanzar un consenso de todos los partidos con la participación de los trabajadores y el sector, pero no descarta otras vías, como por ejemplo poner de acuerdo a Adelante y Vox si el PSOE se descuelga para la mayoría ponderada. Juan Marín se ha mostrado partidario de reformar la ley si no hay consenso e ir a una mayoría absoluta en el Parlamento para los cambios, a lo que se opone de forma taxativa el PSOE, grupo mayoritario, y Adelante.

Moreno: «Esto no es una cuestión ideológica, sino de modelo; todos queremos uno más profesional y con menos costes»

Moreno quiere el consenso de todos, pero no descarta impulsar un acuerdo con Vox y Adelante u otra ley para hacer los cambios necesarios si el PSOE se resiste

Juanma Moreno tampoco ha descartado la opción de la ley o decreto, aunque insiste en agotar todas las vías para el consenso de todos los partidos. Así lo expresó a preguntas de este periódico: «Nosotros lo que queremos es llegar a un acuerdo con todas las fuerzas políticas; pero cambiar (la estructura de CanalSur) se va a cambiar».

El presidente explicó la oferta de su ejecutivo a los partidos que hay sobre la mesa, con cambios en algunos aspectos, como que el consejo de administración «tenga solo un representante por partido y con voto ponderado». Se trata de reproducir con un solo representante la Mesa del Parlamento, donde PP, Cs y Vox suman mayoría absoluta.

Moreno parte del convencimiento de que todos los partidos «tenemos muy claro que el modelo de la RTVA tal como ha venido funcionando hasta ahora no funciona». Achaca al anterior gobierno socialista haber querido «instrumentalizar en su beneficio» la RTVA y «no haber dejado voz a los profesionales». Critica que Canal Sur no tenga «un diseño claro», que se haya perdido «el objetivo de servicio público» y haya «una enorme desmovilización y desmotivación de la mayoría de profesionales».

La propuesta del presidente

Moreno añadió a ello «el enorme coste, 18 millones de euros mensuales, que supone el mantener la RTVA» para justificar los cambios que su gobierno quiere acometer sea con PSOE, o con Vox y Adelante. «Estamos hablando de cosas que no tienen que ver con la ideología. Todo es cuestión de proponérselo. Lo que queremos es agotar hasta la extenuación todas las vías de diálogo y un acuerdo lo más amplio posible. Ya no un acuerdo PP, Cs, PSOE, sino con Adelante Andalucía y Vox, que se puede. Esto no es una cuestión ideológica, sino de qué modelo. Todos coincidimos en que queremos un modelo más profesional y que suponga menos costes para el erario público, que el sector profesional y audiovisual tenga voz y cabida», insistió el presidente de la Junta a este periódico.

Noticias relacionadas