El inmigrante fallecido en la prisión de Archidona fue llevado a su celda tras una revuelta en la que se autolesionó

El inmigrante fallecido en la prisión de Archidona fue llevado a su celda tras una revuelta en la que se autolesionó

FERNANDO TORRES y JUAN CANOMálaga

En torno a las dos de la tarde del jueves 28 de diciembre, varios internos de la prisión de Archidona –que está haciendo las veces de Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE)–, protagonizaron una revuelta en la que actuó la Unidad de Intervención Policial (UIP, conocidos anteriormente como antidisturbios). Según fuentes cercanas al suceso, varias personas comenzaron a autolesionarse a la hora del almuerzo, empleando cubiertos de plástico, «con el fin de ser trasladados a dependencias hospitalarias externas», una práctica al parecer habitual y que se ha producido varias veces en el mes y medio que los más de 500 inmigrantes llevan en la prisión.

Noticias relacionadas

Según las mismas fuentes consultadas, la UIPintervino para evitar que las heridas llegaran a más, aislar a los afectados, llevarlos a enfermería y después a sus respectivas celdas. Así, según este relato, fue después de ser atendido por las lesiones autoinfligidas, que no revistieron gravedad, cuando se dio traslado a Mohamed Budalbala a su celda individual.

Las mismas fuentes relataron a este periódico que los profesionales –tanto sanitarios como policiales– que trataron con el fallecido a lo largo del mes y medio que permaneció en prisión no tuvieron sospecha de sus tendencias suicidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos