La UMA revisará sus estatutos para suavizar el uso excesivo del lenguaje inclusivo

Un momento del claustro de ayer, que presidió García Galindo en ausencia del rector./Ñito Salas
Un momento del claustro de ayer, que presidió García Galindo en ausencia del rector. / Ñito Salas

El equipo de gobierno «toma nota» de la sugerencia del Consejo Consultivo y decidirá la próxima semana cómo abordar las modificaciones

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

«En los casos de vacante, ausencia o enfermedad del/la Decano/a o Director/a, sustituirá a éste/a un/a vicedecano/a o subdirector/a, nombrado/a por el/la Decano/a o Director/a al comienzo de su mandato ...». Es uno de los artículos de los nuevos estatutos de la Universidad de Málaga, pendientes de aprobación, cuya redacción ha sido motivo de una «sugerencia» por parte del Consejo Consultivo de la Junta por el uso desmedido del denominado lenguaje inclusivo, tal como adelantó SUR en su edición de ayer.

Noticia relacionada

Tras esta llamada de atención por parte de este órgano consultivo de la Junta, cuyos dictámenes son preceptivos y previos a la aprobación de normas legales, la Universidad de Málaga revisará el texto que se envió a la Consejería de Conocimiento y Universidad. Este órgano consultivo de la Junta emitió un informe sobre el proyecto de estatutos que, si bien no encuentra ninguna objeción jurídica, sí advierte que, en línea de lo señalado por la Real Academia, es incorrecto repetir la misma palabra en su versión masculina y femenina, algo que hace el texto aprobado en el claustro el pasado mes de febrero de manera reiterada.

«Sugerencia, no imposición»

El vicerrector de Política Institucional, Juan Antonio García Galindo, que ayer sustituyó al rector en la presidencia del claustro por enfermedad de José Ángel Narváez, informó de esta resolución del Consejo Consultivo, pues el texto ahora cuestionado en su aspecto lingüístico fue aprobado por este mismo órgano colegiado en su reunión del pasado mes de febrero. García Galindo aseguró que la UMA «subsanará» en lo posible la redacción de los estatutos en línea con los señalado por el Consejo Consultivo, aunque se trata, apuntó, «de una sugerencia». Al mismo tiempo, justificó que la redacción de los nuevos estatutos trata de ajustarse a lo que marca la ley de promoción del uso de un lenguaje no sexista, de 2007.

En esta misma línea, la delegada del rector para la Igualdad y Acción Social, Isabel Jiménez, afirmó que «no podemos renunciar al uso de un lenguaje inclusivo», y que lo señalado por el Consejo Consultivo es «una sugerencia, no una imposición». Desde el equipo de gobierno se valoró que los nuevos estatutos, según este mismo dictamen, cumplen los requisitos legales, y se mostraron un tanto sorprendidos de que los letrados entren en cuestiones de orden lingüístico. Isabel Jiménez advierte no obstante que «no vamos a renunciar al lenguaje inclusivo, estamos obligados por ley», aunque también se mostró dispuesta a mejorar la redacción en todo lo que sea posible.

Juan Antonio García Galindo explicó que esta próxima semana el consejo de dirección de la UMA analizará cómo abordar las modificaciones necesarias. Los estatutos fueron elaborados por la junta de portavoces, a la que podrían encargar una nueva redacción que suavice el excesivo uso del lenguaje inclusivo. Lo que no sería necesario es que pasaran de nuevo por el claustro, pues se trata de cambios meramente formales. El objetivo, en todo caso, es que no se retrase la aprobación de los nuevos estatutos, que pueden verse afectados por los cambios en el Gobierno andaluz. Entre otras cuestiones importantes, este nuevo texto limita a dos los mandatos consecutivos del rector y otros cargos electos, contando como primer mandato el que ejercieran en el momento de entrar en vigor los estatutos. Narváez tomó posesión como rector en enero de 2016.

La arquitecta Kazuyo Sejima y el ecólogo Christian Wiencke, nuevos honoris causa

La Universidad de Málaga incorporará a su nómina de doctores honoris causa a dos destacadas personalidades internacionales, de ámbitos científicos tan dispares como la arquitectura y la ecología. A propuesta de la ETSIde Arquitectura, el claustro aprobó el nombramiento de Kazuyo Sejima, conocida como 'arquitecta de la sencillez'. Carlos Jiménez Rosa, el director de la escuela, destacó «su reconocida aportación a la investigación en esta disciplina, siendo un referente mundial tanto para estudiantes como para profesores». Con multitud de premios, entre otros el Pritzker en 2010, Kazuyo Sejima será la primera profesional del mundo de la arquitectura que recibirá el título de doctora honoris causa de la Universidad de Málaga.

El segundo honoris causa aprobado ayer es para el botánico marino Christian Wiencke, que ocupó hasta su jubilación (2013) el puesto de profesor de Botánica Marina en la Universidad de Bremen (Alemania). En la defensa de la propuesta, el decano de Ciencias, Antonio Flores, quien participó con Wiencke en las campañas BENTART-94 y BENTART-95 en la Antártida, contactos que dieron paso a una fructífera colaboración con la UMA, como prueba el hecho de que varios jóvenes investigadores de Málaga obtuvieron financiación para becas y tesis y, como consecuencia de aquel proyecto, se iniciaron nuevas líneas de investigación que aún continúan vigentes.

Para la votación de estos nuevos doctores honoris causa, la UMA ha experimentado por primera vez el voto electrónico, un sistema que los propios estatutos pendientes de aprobar quiere extender a otro tipo de consultas.

 

Fotos

Vídeos