El Consejo Consultivo censura el uso excesivo del lenguaje inclusivo en los estatutos de la UMA

Sesión del claustro del pasado febrero, cuando se aprobaron los nuevos estatutos./SUR
Sesión del claustro del pasado febrero, cuando se aprobaron los nuevos estatutos. / SUR

Este órgano de la Junta da su visto bueno al texto, pero sugiere una revisión porque la Real Academia considera incorrecto repetir una misma palabra en su versión masculina y femenina

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los estatutos de la Universidad de Málaga, aprobados por el claustro el pasado mes de febrero, han superado el filtro del Consejo Consultivo de Andalucía, cuyo dictamen es preceptivo y previo a la aprobación definitiva por parte de la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad. El proyecto de decreto por el que se aprueban los nuevos estatutos de la UMA ha sido sometido al dictamen del Consejo Consultivo, que ha emitido su informe con fecha 28 de noviembre, en el que se concluye que el procedimiento de elaboración de la norma «ha observado la normativa aplicable» y que se ajusta al ordenamiento jurídico, y en concreto respeta el contenido del derecho estatutario a la educación recogido en el artículo 21 del Estatuto de Autonomía, en particular en el apartado 7 del mismo, que dispone que «las universidades públicas de Andalucía garantizarán, en los términos que establezca la ley, el acceso de todos a las mismas en condiciones de igualdad».

Más...

No obstante, al entrar en el examen del contenido del proyecto de decreto, el Consejo «sugiere que se realice una última revisión de la redacción del texto y que, en ese sentido y a título de ejemplo, se corrija el uso que se hace continuamente de las terminaciones os/as o similares, repitiendo la misma palabra en su versión masculina y femenina, lo que ha sido catalogado como incorrecto por la Real Academia Española de la Lengua».

Respaldo casi unánime

El claustro de la Universidad de Málaga aprobó el pasado 20 de febrero el proyecto de nuevos estatutos, con un respaldo casi unánime, 170 votos a favor, cuatro nulos y tres abstenciones. Se ponía fin a más de un año de trabajo de la comisión encargada de su redacción, con la modificación de cerca de un centenar de artículos respecto al texto actualmente vigente, que data del año 2003. Los nuevos estatutos limitan a dos los mandatos consecutivos del mismo rector, una medida que se extiende a decanos, directores de centros, jefes de departamentos e incluso al presidente o presidenta del consejo de estudiantes, según recoge el artículo 7.8 de los nuevos estatutos.

Otros cambios de relevancia se refieren a la composición del consejo de gobierno. Hasta ahora el rector elegía directamente a 15 de sus 50 miembros, algo que ahora se delega en el claustro. Si antes había 12 decanos y directores de escuela, ahora se asegura un puesto para cada uno de ellos, 17 en total. Y de tres directores de departamentos se pasa a 5, uno por rama de conocimiento. Se incluye también como miembro nato al presidente del consejo de estudiantes. Los alumnos ven reconocido su derecho al paro académico, y también se crean consejos de estudiantes en todos los centros.