La falta de señalización, las vallas y las obras de la Alameda, principales quejas del nuevo recorrido de la Semana Santa

Protestas del público por las vallas en el recorrido. /Salvador Salas
Protestas del público por las vallas en el recorrido. / Salvador Salas

Los abonados de las nuevas zonas tuvieron problemas para encontrar sus sillas y el resto del público se quejó de la dificultad para acceder a los espacios libres

ANTONIO M. ROMERO , JESÚS HINOJOSA y ÁNGEL ESCALERAMálaga

La puesta en marcha de un cambio de tal envergadura como el que ha supuesto el nuevo recorrido oficial implica desajustes que deberán ir resolviéndose. Un elemento añadido, e imponderable a las modificación del itinerario común de todas las cofradías, es el de las obras que se desarrollan en la Alameda, tanto las del metro en la zona norte, como la de peatonalización en la parte sur. Un cóctel que originó inconvenientes tanto a los abonados como al público sin silla.

Ambos se quejaron de cuestiones como la falta de señalización, por un lado, para acceder a las sillas y tribunas (había lugares donde las pegatinas no estaban colocadas) y, por otro, sobre los lugares de paso para poder moverse de un lugar a otro. Asimismo, hubo protestas por la ubicación de vallas que alejan la visión de las cofradías al público no abonado y que le impiden moverse con fluidez.

Así fue el estreno

Cuando la Pollinica y Humildad y Paciencia estaban camino del recorrido oficial, los operarios trabajaban a destajo para ultimar los detalles. Así, en la propia tribuna oficial todavía no estaban situadas las sillas para la autoridades y se estaba cubriendo con una lona negra el interior del techo del palco principal. Paralelamente, en la zona de Molina Lario había maquinaria moviendo las tribunas para su colocación, soldadores terminando su trabajo y acomodadores poniendo las sillas y numerándolas, aunque no en su totalidad.

El público pudo discurrir por el lateral sur de la Alameda Principal, pero con las incomodidades y riesgos que supone esa zona todavía en obras por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo. Bordillos sin terminar, separadores 'new jersey' repartidos por toda la zona, maquinaria, vallas... En algunos de los troncos de los ficus centenarios se colocaron carteles para advertir del riesgo: «¡Peligro! Caída a distinto nivel».

Cuando las primeras cofradías estaban camino del recorrido oficial, los operarios aún ultimaban detalles

Desde el Cuerpo de Bomberos, un portavoz explicó que varios efectivos tuvieron que desplazarse a una de las tribunas situados en la esquina de la Alameda Principal y la plaza de la Marina para apuntalarla tras un aviso de la Policía Local ante la posibilidad de que pudiera revestir algún tipo de peligro.

Por su parte, el alcalde, Francisco de la Torre, en declaraciones a 101 TV, resaltó que el Domingo de Ramos «ha salido francamente bien» en cuanto a los horarios programados para las procesiones y remarcó que «expertos en seguridad» asesoraron a la Agrupación de Cofradías a la hora de diseñar el nuevo recorrido oficial. No obstante, el regidor admitió que «ha faltado tiempo tal vez» para explicar a la ciudadanía el funcionamiento del nuevo itinerario común de las procesiones. «Hay cuestiones puntuales, pero la ciudad ha sabido adaptarse a ello», apostilló.