OSP se marca como objetivo consolidar la descentralización de la gestión con más personal

Rafael Piña y Manuel Osorio, ayer, en la Tenencia. /Josele-Lanza
Rafael Piña y Manuel Osorio, ayer, en la Tenencia. / Josele-Lanza

La Tenencia de Alcaldía de San Pedro cierra 2018 con un 80% del presupuesto ejecutado y con la vista puesta en los primeros pasos del nuevo Ejecutivo andaluz

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Un balance satisfactorio marcado por un incremento de las subvenciones a colectivos sociales y deportivos, por la ejecución de obras de envergadura que han cambiado la imagen de diferentes puntos del núcleo poblacional y, sobre todo, por una estructura «firme» de gestión con nueve áreas descentralizadas de Marbella que ha permitido agilizar trámites y acercar la administración al vecino de San Pedro. Rafael Piña y Manuel Osorio, ediles de OSP, repasan la gestión desde la Tenencia en el último año y, de paso, desde que en 2015 comenzaron a cogobernar, primero con el tripartito y desde 2017, de la mano del PP. «2015 fue un año de transición, de ponernos en marcha. Después se fueron estructurando las nuevas competencias asumidas tanto con la posibilidad de tomar decisiones como con un presupuesto propio. En el último año, sobre todo, hemos avanzado más en esa descentralización que debe ser el modelo a seguir en el resto de distritos», apuntaba el teniente de alcalde, para quien, no obstante, aún quedan asuntos por los que pelear de cara a la campaña electoral y al nuevo gobierno salido de las urnas a partir del 26 de mayo: consolidar esa nueva estructura de competencias descentralizadas con más personal. El que había cuando llegaron, apunta, ha ido mermando por jubilaciones. Han salvado los muebles, reconoce, gracias a las empresas externas contratadas para servicios como el mantenimiento de zonas verdes.

«Hemos querido llegar a más pero no hemos podido precisamente por esa falta de personal. No es una excusa, sino una realidad», lamenta Piña. Pese a todo, los ediles sacan pecho ante una ejecución presupuestaria en 2018 que se ha quedado en el 80%. «Si no hemos podido ejecutar más ha sido por las trabas y retrasos derivados de la nueva ley de contratación pública», explicó el concejal de Hacienda, Manuel Osorio.

En un largo repaso por cada una de las áreas de gobierno, los ediles señalaron como principales logros las mejoras en el arbolado y en la limpieza con la adquisición de nueva maquinaria, contar con una agenda cultural y de ocio propia que ha disparado la ejecución del presupuesto del año pasado en el área de Cultura hasta el 107%, las subvenciones a las Ampas para garantizar las actividades extraescolares al alumnado, obras de mejora en los centros, el incremento de las subvenciones a colectivos sociales (de los 252.000 euros que había en 2015 a los 462.000 previstos para 2019) y deportivos, o las acciones para mejorar el comercio y la actividad turística en la zona. Y todo ello, apuntaron los ediles, bajo el paraguas de una «participación real de todos los colectivos mediante las propuestas efectuadas en las mesas sectoriales de distrito», algo en lo que -apuntó Osorio- «hemos sido pioneros». A todo ello se unen las grandes obras como la que se sigue ejecutando en la Plaza de la Iglesia, en la calle Pizarro, en Marqués del Duero y en los barrios, o como la efectuada en la zona del palmeral. «Ahora, cuando se ha visto que no se ha perdido ni una palmera, sería el momento de que todos aquellos que nos acusaron de eliminarlas salieran a pedir perdón», recalcó Piña.

Licencias de obra

Las competencias asumidas en Urbanismo se han traducido, según los datos aportados, en la apertura de 1.807 expedientes. Y un dato llamativo: se han aprobado licencias de obra mayor que suman más de 63 millones de euros.

Se consiguió la Q de calidad para las playas pero no llegaron las esperadas obras de los espigones comprometidas por Fomento «por culpa de la alegación presentada por IU para que se estudie la presencia de una lapa en la zona».

En el ámbito deportivo, el teniente de alcalde fue claro al reconocer la situación de carestía de instalaciones que presenta a día de hoy San Pedro, una situación, dijo, «lastrada además por la anulación del PGOU de 2010». «Somos conscientes de la carencia de infraestructuras que sufre nuestro pueblo, donde el número de instalaciones deportivas no ha crecido en las últimas décadas a la misma velocidad que la afición por la práctica deportiva. Por ello hemos trabajado en proyectos de mejora en el Estadio Municipal, la remodelación integral del pabellón Elena Benítez o la adecuación de la pista exterior». En el horizonte está el proyecto que baraja el equipo de gobierno de contar con parte de la Finca La Caridad, recuperada por la ciudad, para la ampliación del Estado Municipal y la creación de una pista de atletismo.

No pasaron por alto los concejales de OSP que desde la Junta de Andalucía se haya iniciado en este año pasado las obras del nuevo centro de salud, «una obra por la que esta humilde formación peleó». Se sigue esperando lo propio para el nuevo instituto, en redacción de proyecto. En este punto, el concejal Manuel Osorio lanzó un mensaje al PP. «Vienen buenos tiempos», dijo. «Ahora el PP y la alcaldesa deben demostrar que habrá buenas intenciones y que las infraestructuras comprometidas llegarán y deberían empezar por el nuevo instituto de San Pedro».

Más

 

Fotos

Vídeos