Los salarios, el feminismo y las pensiones, coprotagonistas del Primero de Mayo

Un momento de la manifestación de Málaga./Francis Silva
Un momento de la manifestación de Málaga. / Francis Silva

Varios miles de malagueños participan en la manifestación del Día del Trabajo, convocada por CC OO y UGT y apoyada por partidos y colectivos de izquierda

Nuria Triguero
NURIA TRIGUEROMálaga

Tras cuatro décadas de democracia, la manifestación del Día del Trabajo se ha convertido en una tradición consolidada, y eso inevitablemente conlleva adquirir cierto aire institucional y perder garra. Los sindicatos, conscientes de ello, confiaban este año en aprovechar el viento de cola de las movilizaciones de pensionistas y mujeres para darle fuerza a esta histórica cita. Por eso ayer no dudaron en ceder protagonismo en sus pancartas y consignas a las reivindicaciones feministas y de los jubilados. Bajo el lema 'Es tiempo de ganar', varios miles de malagueños –12.000 según los convocantes, 4.000 según la Subdelegación del Gobierno– se echaron ayer a la calle para exigir «mejor empleo, igualdad, mayores salarios y pensiones dignas».

La marcha, convocada por CC OO y UGT y apoyada por partidos y colectivos de izquierda, empezó a las 11,30 de la mañana en la Alameda de Colón y finalizó en la plaza de la Constitución pasadas las 13,00. Discurrió sin incidentes y en un ambiente festivo. Colectivos de trabajadores afectados por conflictos laborales como los de Metro Málaga o los bomberos de la capital aprovecharon la cita para recordar sus reivindicaciones.

Más

«Toca recuperar derechos». Esta era la consigna. Los sindicatos reivindican que es hora de que el crecimiento económico y de recaudación tributaria se refleje en los bolsillos de la clase trabajadora y de los pensionistas. El secretario general de CC OO de Málaga, Fernando Muñoz Cubillo, denunció las «mentiras» del Gobierno del PP con las pensiones. «Doce veces ha mentido el Gobierno de Mariano Rajoy, doce veces decía que no había dinero, que el sistema no era sostenible», afirmó, recordando que Cristóbal Montoro también mentía «cuando decía que estábamos engañando a los pensionistas» porque «se ha demostrado que hay dinero para las pensiones». «También miente la ministra de Empleo, Fátima Báñez, cuando dice que más empleo son mejores pensiones. En Málaga más empleo no son mejores pensiones ni son mejores cotizaciones», añadió. También mandó un recado a los empresarios: «Tienen que dejarse de pedir rebajas fiscales», afirmó, conminándoles a sentarse a negociar con los sindicatos la subida de los salarios. De no hacerlo, advirtió, no descartan «una huelga general».

El secretario general de UGT Málaga, Ramón Sánchez, incidió en que Málaga sigue «azotada por el paro», pese a lo cual no tiene «ningún apoyo por parte del Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado, que la dejó casi sin inversiones». Por ello, exigió al Ejecutivo que «apueste» por el desarrollo económico de la provincia, «lo que redundará en el empleo». De igual modo, sobre la subida de las pensiones prevista en los Presupuestos, criticó que sea una revalorización puntual y reclamó que se «deroguen las dos reformas de las pensiones».

Este año se notó una presencia especialmente potente en la manifestación de militantes de los partidos de izquierda, especialmente de PSOE y Podemos. El consejero de Empleo de la Junta, Javier Carnero, centró su mensaje en la necesidad de derogar la reforma laboral, que si fue «injusta en su momento, ahora se hace insostenible: es un verdadero tapón para el crecimiento económico de España». Por su parte, el delegado del gobierno andaluz en Málaga y secretario provincial del PSOE, José Luis Ruiz Espejo, reivindicó el derecho de los jubilados a unas «pensiones dignas» y afirmó que un sistema público de pensiones «con garantías y con sostenibilidad en el futuro no se consigue con parches o con acuerdos políticos de última hora».

Los miembros de IU aportaron el toque ácido repartiendo títulos de máster falsos

IU suplió su menor presencia numérica en la marcha con imaginación y humor: sus representantes repartieron títulos falsos de másteres para recordar el escándalo de Cristina Cifuentes. Así, el portavoz de Málaga para la Gente en el Ayuntamiento, Eduardo Zorrilla, se puso una careta de Francisco de la Torre y exhibió un diploma en el que se leía: 'Máster en pirómano-construyetorres'. Otros miembros de su partido representaban a Susana Díaz, 'Máster en recortes en la sanidad y la educación pública' y a Cristóbal Montoro, 'Máster en Robin Hood a la inversa'.

Entre los lemas referidos a la precariedad laboral, los sueldos, las pensiones o la reforma laboral se colaron también consignas en contra de la sentencia de 'La Manada'. De hecho, las primeras palabras del secretario provincial de UGT en el mítin de cierre de la manifestación fueron para la víctima de la violación de Pamplona. «No es no. Te creemos, hermana», proclamó. Por su parte, CCOO tiñó sus banderas de violeta como símbolo de la lucha feminista, más presente que nunca en este Primero de Mayo.