La oposición exige que no haya marcha atrás en la retirada de honores a Utrera Molina

Utrera Molina, un año antes de morir, en su casa de Nerja./SUR
Utrera Molina, un año antes de morir, en su casa de Nerja. / SUR

Llevarán la iniciativa a pleno con el PP,o sin él, yle afean a De la Torre que no sepa distinguir entre «su pasado franquista y su presente demócrata»

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Las palabras del alcalde Francisco de la Torre al decir a esta sección anteayer que la medalla de la Ciudad se le otorgó al exministro franquista José Utrera Molina por su «cariño a Málaga» así como que iba a renegociar con la oposición el acuerdo al que habían llegado por unanimidad todos los partidos, incluido el PP, en la comisión de la Memoria Histórica para desposeerle de los honores en un pleno, ha caído como un jarro de agua fría a la oposición en general, y sobre todo a la de izquierdas. PSOE, Málaga Ahora, Ciudadanos e IU-Málaga para la Gente hacían valer ayer que la comisión la preside la edil popular de Cultura, Gema del Corral, y que fue ella quien llevó el asunto sobre la denuncia de la Asociación Memorialista Ranz Orosas (AMRO) porque Málaga le mantenía los honores al exministro malagueño fallecido y que todos votaron a favor de aprobar en el pleno una moción con esta finalidad en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. En general, no daban crédito a que el alcalde no fuese a acatar lo que se había acordado en una comisión del Ayuntamiento. La oposición fundamenta esta valoración en la «intención de De la Torre de romper el acuerdo», ya que él mismo decía anteayer que los honores se extinguían con la muerte de la persona (según un informe de la Secretaría General), punto que rebatían tanto el edil socialista Sergio Brenes como la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo y la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, quienes coincidían en explicar que no tenía entonces sentido dar la medalla de la Ciudad a personas que ya han fallecido como las que se concedieron al otrora alcalde socialista Pedro Aparicio, a Enrique Van Dulken o la que está ahora en trámite para Gregorio Sánchez, Chiquito de la Calzada.

Antecedentes

Brenes decía estar dolido y estupefacto por la actitud del alcalde y porque éste «usaba las mismas palabras propagandísticas que utilizaba Franco, el amor a España, en este caso el cariño a Málaga» del exministro del Movimiento para no querer que la Corporación les desposea de la medalla de la Ciudad. Por la mañana, el edil socialista subía el siguiente mensaje a Twitter:«Sr. alcalde, quitar la medalla de Málaga a Utrera Molina fue una propuesta de su partido...Y permítame recordarle el ‘gran amor’ de Franco y el fascismo a España nos dejó 500.000 muertos, 500.000 exiliados y una dictadura de 40 años».

Brenes coincidía con Torralbo y Ramos en que era una pena que el regidor no supiera distinguir «entre su pasado franquista y su presente demócrata». «De la Torre le dio una medalla a Utrera Molina siendo presidente de la Diputación franquista y ahora no quiere quitarle otra siendo un alcalde demócrata», explicaba Torralbo, quien añadía que puede llegar a entender que en lo personal el alcalde tuviese relación con él, pero que no debe mezclarlo con sus deberes como regidor de cumplir la ley.

Ramos afirmó, por su parte, que Utrera Molina participó en un régimen que masacró a miles de malagueños, «hay más de 3.000 muertos en San Rafael y que el alcalde no puede asistir a homenajes a los republicanos y después no cumplir con la Ley de la Memoria Histórica, es muy incoherente».

Contestan a su hijo

De la carta de uno de sus hijos, Luis Felipe Utrera-Molina Gómez, que se publicó ayer en SUR, hubieran preferido no hablar entendiendo que defiende a su padre, pero están en total desacuerdo con dos párrafos espinosos. Cuando sienten que les dice a ellos de forma indirecta, que «no podrán empañar su recuerdo (el de su progenitor) con la mugrienta grasa de su resentimiento». Ramos explica que quiere decirle que mugrientas y hambrientas eran las víctimas de la represión franquista, que apoyaba su padre como ministro del régimen.

Respecto al párrafo en el que su hijo Luis Felipe Utrera-Molina afirma que se reserva «el legítimo derecho a enviarles a algunos de los miembros de esa corporación una pluma de gallina para mostrarles de esa forma mi desprecio por su falta de gallardía y por su mezquindad», Brenes le sugiere que mejor envíe flores a todos los que están enterrados en el Cementerio de San Rafael. «No queremos entrar a contestarle a su hijo, pero él debía haberse medido», subrayaba Torralbo, quien añadía que en lo de mugriento no se siente aludida y que entiende que «se lo dirigirá al equipo de gobierno del PP, y especialmente al alcalde, del que habla en toda la carta».

IU adelantaba ayer que llevará al próximo pleno una moción para desposeerle de los honores al exministro, con o sin el PP, un punto que la oposición apoya. Por su parte, el PSOE aprovechará, tal y como explicó el martes en la comisión de la Memoria Histórica, para aportar una iniciativa que declare a Málaga libre de acciones contra la memoria histórica, y por tanto, de actos de exaltación del franquismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos