Los dueños de la torre de La Equitativa cambian el proyecto de viviendas y barajan otro hotel

El edificio de La Equitativa cuenta con protección arquitectónica de grado 1. /Francis Silva. Archivo
El edificio de La Equitativa cuenta con protección arquitectónica de grado 1. / Francis Silva. Archivo

La ejecución de esta iniciativa se sumaría al establecimiento de cinco estrellas que ya está en tramitación para el resto del edificio

JESÚS HINOJOSA y PILAR MARTÍNEZMálaga

La emblemática torre del edificio de la Equitativa cambia su rumbo. Los propietarios del inmueble descartan el proyecto de construir apartamentos de lujo en alquiler de larga duración para apostar por convertir este símbolo de la ciudad en un hotel, según ha podido saber este periódico de fuentes consultadas. La ejecución de esta iniciativa se sumaría al establecimiento hotelero de cinco estrellas, que ya está en trámite para el resto del edificio. De esta forma, el conjunto del inmueble albergaría en su base un establecimiento de máxima categoría y en la torre, un hotel de cuatro estrellas. Según estas mismas fuentes, el proyecto se está gestando en estas semanas para iniciar próximamente la correspondiente tramitación ante el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía.

Esta actuación está promovida por la sociedad Ingomar, empresa vinculada al grupo Piscis, que, según fuentes municipales, ha desistido de la tramitación que inició ante la Gerencia de Urbanismo para recabar la licencia de obras para la reforma de la torre con viviendas.

Ingomar estaría en estos momentos en conversaciones con cadenas hoteleras para definir el proyecto de alojamiento que podría llevarse a cabo en la torre en función de sus características arquitectónicas. Cabe recordar que se trata de un edificio de una elevada altura y con protección arquitectónica de grado I, cuestiones que pueden condicionar el cumplimiento de determinados parámetros que puedan exigirse para un establecimiento de esta índole.

Para la apuesta por convertir la torre en un hotel ha sido clave el acuerdo alcanzado por la sociedad propietaria con la única inquilina que todavía permanecía en el inmueble, después de que se desalojara el local de pelucas Paco's. Ingomar ya compró en junio del año pasado tanto ese local como una de las viviendas que estaban en manos de la propiedad del conocido establecimiento de accesorios de peluquería.

Pendiente de Turismo

El otro proyecto hotelero para el resto de La Equitativa, que ocuparía la base de planta baja más seis que enmarca la torre, está promovido por la sociedad Alameda Retail, tras la que se encuentra el grupo inversor Key International, con sede en Miami, una de las ramas de la familia madrileña Ardid-Villoslada, saga empresarial ligada desde hace décadas al negocio promotor. Tras recabar el visto bueno de la Consejería de Cultura, esta actuación está pendiente del dictamen de Turismo que, como informó este periódico (ver aquí SUR 18/1/2019), puso reparos respecto a la adecuación de la reforma planteada a las características que se exigen para un cinco estrellas. Sus promotores han aportado recientemente una nueva documentación para subsanar las indicaciones que se realizaron en el informe negativo inicial de Turismo, y están a la espera de una respuesta positiva para poder recabar la licencia de obras en el Ayuntamiento.

Los nuevos promotores del hotel de Moneo quieren iniciar las obras cuanto antes

Al mismo tiempo que se suceden los trámites para que el edificio de La Equitativa sea dedicado al completo a un uso hotelero, está a punto de arrancar otra destacada actuación urbanística con el mismo destino. Se trata de la operación para regenerar la zona de Hoyo de Esparteros con un hotel de 138 habitaciones y cuatro estrellas que lleva la firma del afamado arquitecto Rafael Moneo. Esta intervención ha estado lastrada en los últimos años por las dificultades económicas de su hasta ahora promotora, la unión temporal de empresas Braser II, para cumplir con las obligaciones económicas contraídas con el Ayuntamiento, en especial respecto al pago de los casi cinco millones de euros contemplados en el convenio asociado a la actuación, que finalmente han sumado unos 6,5 millones, incluidos intereses.

Interés por avanzar rápido

La entrada de la cadena catalana H10 Hotels en el proyecto ha sido clave para reactivarlo y su interés por llevarlo a cabo en un corto plazo de tiempo se demuestra en la rapidez con la que se han sucedido en los últimos días los pasos pendientes, incluido el pago de la deuda, hasta alcanzar la expedición de la licencia de obras que ya está en poder de la nueva sociedad promotora, Doncella Inversiones.

Según fuentes consultadas, la intención de H10 es iniciar los trabajos previos a la construcción del hotel cuanto antes. En ese sentido, la cadena baraja llevar a cabo el derribo del edificio que albergó la pensión La Mundial y las construcciones que quedan en el eje de la calle Pasillo de Atocha –que desaparecerá como tal para dar paso al nuevo proyecto– antes de que finalice este mes, si fuera posible.

Según lo contemplado en el proyecto de reurbanización de esta zona, las demoliciones y movimientos de tierra están valorados en unos 150.000 euros. En esta fase, la acción de mayor calado será el derribo de La Mundial, cuya conservación han venido defendiendo en los últimos años los grupos políticos de izquierda y movimientos ciudadanos que en los últimos días han reiterado en las redes sociales su rechazo a esta intervención. Tras el derribo de los edificios existentes, se llevarán a cabo sondeos arqueológicos también supervisados por la Junta.