PP y C's avalan el acuerdo con la UCAM pese al discurso homófobo de su presidente

José Luis Mendoza, Francisco de la Torre y Alejandro Blanco, en la firma del protocolo. /Salvador Salas
José Luis Mendoza, Francisco de la Torre y Alejandro Blanco, en la firma del protocolo. / Salvador Salas

«Hay que separar las opiniones de una persona que tiene un papel en la universidad con lo que ésta hace como centro de enseñanza», dice el alcalde

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

El alcalde la Málaga, Francisco de la Torre, y su socio de investidura, el líder municipal de Ciudadanos, Juan Cassá, trataron de mediar ayer en la polémica suscitada en los últimos días tras la firma de un protocolo de intenciones entre el Ayuntamiento, la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y el Comité Olímpico Español (COE) para que la universidad privada se implante en la capital en un futuro a pesar del discurso «homófobo» –denuncia la oposición– del presidente de la institución académica, José Luis Mendoza, presente el pasado miércoles en la firma del acuerdo a tres bandas.

Tanto De la Torre como Cassá insistieron en la necesidad de «separar con mucha claridad lo que pueden ser las opiniones personales de una persona muy respetable y que puede tener un papel en la UCAM con lo que la UCAMhace como centro de enseñanza». Así lo manifestó de forma literal el regidor, cuya reflexión fue compartida por el líder de Ciudadanos en la Casona: «Yo milito en un partido liberal que cree en la libertad de las personas, por eso estoy en total desacuerdo (con las declaraciones de Mendoza). Eso no quiere decir que la opinión de una persona que está en la organización tenga que ser la de toda la organización». «Además –añadía Cassá–, creo que se han hecho unas magníficas gestiones».

Con este posicionamiento a favor del protocolo de intenciones firmado el miércoles entre el propio De la Torre, Mendoza el presidente del COE, Alejandro Blanco, ambos líderes municipales quisieron mantener el debate dentro de un cauce puramente académico y dejar de lado las polémicas declaraciones que en más de una ocasión ha planteado el presidente de la UCAM en público. Así ocurrió, por ejemplo, en el año 2015 con motivo de la inauguración del curso académico de la universidad privada, cuando Mendoza recordó que «el mal llamado matrimonio homosexual es una abominación a los ojos de Dios», o más recientemente durante una conferencia, cuando consideró que los gays eran «enfermos». No es la primera vez que las declaraciones del presidente de la UCAM llegan envueltas en polémica, de hecho llegó a enfrentarse a una querella interpuesta por el colectivo de defensa de los homosexuales No Te Prives a raíz de las declaraciones de 2015 e incluso la propia universidad privada tuvo que emitir un comunicado matizando las palabras de su máximo representante.

«La UCAM no es bienvenida a nuestra ciudad por su discurso xenófobo», dice el portavoz socialista, Daniel Pérez

En su estrategia por desvincular el discurso de Mendoza del trabajo que realiza la institución que representa, De la Torre recordó que la Universidad Católica de Murcia cuenta con 20.000 estudiantes «y presencia de alumnos de unos 60 países; además cuenta con ocho grados en inglés, y hay pocas universidades en España, tanto públicas como privadas, que oferten eso». Esas ventajas que destacó el regidor deben estar –insistió– «al margen de otras cuestiones, ya que estoy convencido de que la UCAM no toca en sus planteamientos cuestiones que son puramente personales». Y añadió: «Con todo respeto a los que puedan mostrar preocupación lo que quiero es tranquilizarles, porque Málaga seguirá siendo una ciudad abierta y respetuosa con los derechos de todos».

Las aclaraciones del alcalde, sin embargo, siguen sin convencer a los partidos de la oposición de izquierdas, que ayer volvían a mostrar su desacuerdo en un doble sentido: de un lado por el perfil «homófobo» de su presidente y de otro por la cesión de un terreno público para una actividad privada como la de la UCAM. Así lo defendía el líder municipal de los socialistas, Daniel Pérez, quien se mostró «totalmente en contra de que se faciliten 40.000 metros de equipamientos públicos a una universidad privada». «Además –añadió– la UCAM no es bienvenida a nuestra ciudad por su discurso xenófobo (...). No cerramos la puerta a abrir acciones a este respecto».

En la misma línea, la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, anunció que seguirán «detrás de la historia» y se refirió además al «agravio» con otras centros educativos de la capital como EADE, «que ha pedido su homologación como universidad privada y que tiene derecho a competir en igualdad de condiciones». Por su parte, el portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, manifestó que «no estamos en contra de una universidad privada, pero sí a que se le regale suelo público».

Más