El Melillero entró a más velocidad por un fallo mecánico

El Sorolla ha llegado a las 8.00 horas de hoy al puerto de Málaga para retomar la línea entre Málaga y Melilla/
El Sorolla ha llegado a las 8.00 horas de hoy al puerto de Málaga para retomar la línea entre Málaga y Melilla

El choque causó un agujero de dos metros en el cantil del muelle uno

IGNACIO LILLOMálaga

Las primeras pesquisas de la Autoridad Portuaria, Capitanía Marítima y la naviera Trasmediterránea sobre el accidente ocurrido ayer ponen de manifiesto que el barco entró a más velocidad de la necesaria para atracar en la dársena del Marqués de Guadiaro del puerto de Málaga. Esta velocidad estaría por encima de los seis nudos, según fuentes expertas consultadas, y se vio producida por un fallo mecánico, ya que, al parecer no desengranaba la marcha avante, que se quedó atrancada, y no se pudo poner la máquina en marcha atrás. Al comprobar la situación, tanto el capitán del Juan J. Sister como el práctico echaron anclas para controlar su velocidad y provocaron un virage para disminuir la velocidad y absorber energía, de manera que finalmente impactó de forma perpendicular contra el muelle uno, aunque ya llegó muy lentamente.

noticias relacionadas

El presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata, ha explicado que el impacto arrolló un velero que estaba amarrado, y que ha quedado fuera de servicio; y tocó a otras dos embarcaciones de forma muy leve. No se produjo ningún daño personal a los pasajeros, unos 50, ni a los 58 tripulantes, que casi no sintieron el golpe.

Junto al velero también resultó dañado el cantil del muelle uno, donde, según los datos aportados por Plata, se ha producido un agujero de 2,7 metros de altura, 1,5 metros de profundidad y 2,5 metros de ancho. "Este elemento amortiguó y terminó de frenar al barco, gracias a eso no hubo problemas mayores".

En cuanto al Juan J. Sister, tiene daños en el bulbo del barco (una pieza situada en el frontal), que una abolladura de poca gravedad. Además, se está investigando por qué falló la máquina. Todos los daños serán cubiertos por las aseguradoras.

Durante toda la mañana se han sucedido las inspecciones con buzos y en el puesto de mando, tanto de la Capitanía Marítima y la Autoridad Portuaria como de la autoridad nacional de seguridad marítima. El barco ha quedado amarrado en el muelle 7, a la espera de instrucciones.