Fortes borda el toreo y pincha la puerta grande

Derechazo de rodillas de Fortes al primero de su lote. /Hugo Cortés
Derechazo de rodillas de Fortes al primero de su lote. / Hugo Cortés

Emotiva despedida de Padilla de La Malagueta cortando una oreja. Sainete de Talavante con la espada en una tarde aciaga del extremeño

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Con la miel en los labios. Así se quedó ayer Saúl Jiménez Fortes y la afición de Málaga cuando el fallo con la espada se llevó el anhelado sueño del joven espada malagueño de abrir por primera vez la puerta grande Manolo Segura como matador del toros. Fue en el tercero de la tarde, primero de su lote, donde Fortes bordó el toreo con el capote y la muleta en una actuación presidida por la despaciosidad, la cadencia, el gusto, el empaque y la pureza y donde se vio a un diestro muy centrado, sereno y maduro. Los reiterados fallos con el estoque le impidieron salir a hombros y propiciarle un triunfo que le hubiera permitido abrir otras puertas en su lucha por abrirse camino en este complicado mundo de la tauromaquia.

Eso sí, para el recuerdo quedará esta actuación cumbre. Y todo ello en una tarde, donde La Malagueta rindió una emotiva despedida a Juan José Padilla y que, gracias al palco, que negó con justicia la segunda oreja del cuarto, no se convirtió en un triunfo demasiado generoso. ¿Y del esperado Talavante? Pues estuvo como ausente y además dio un sainete con la espada: quince pinchazos y seis descabellos en sus dos toros, en el segundo de los cuáles se salvó por la campana de que le sonara el tercer aviso.

El malagueño toreó con despaciosidad, cadencia, gusto y pureza con el capote y la muleta

El diestro extremeño se salvó por la campana de que le sonara el tercer aviso en el quinto toro

Lo más artístico de la tarde llevó la firma de Fortes. A su primero 'Portugués' lo recibió con un ramillete de verónicas de buen trazo, unas chicuelinas ajustadas y una media de rodillas. Tras el paso por el caballo del buen toro de Cuvillo, el malagueño dibujó un quite por templadas verónicas que fue excelso. Brindó al público una faena maciza y muy bien estructurada donde hubo temple, mando y mano bajo. La inició con un molinete para después, de rodillas, ligar una tanda de buenos derechazos. El trasteo se basó fundamentalmente por el pitón derecho con varias series extraordinarias, mientras que por el izquierdo el viaje del animal fue más corto aunque logró varios muletazos muy buenos. Cuando tenía la gloria al alcance de la mano, falló con la espada: cuatro pinchazos (en el primero fue cogido sin consecuencias) y un descabello. El premio quedó en una vuelta clamorosa.

Más

El mismo premio conseguido en el último de una entretenida tarde de toros en La Malagueta. Fortes recibió a 'Gavilán' con otro buen ramillete de verónicas abrochadas por una media superior. El malagueño llevó al toro por chicuelinas al paso lentísimas y torerísimas. Fue este un animal que en los primeros tercios manseó buscando las tablas ytuvo movilidad en banderillas. El joven espada de la tierra estuvo firme con él logrando algunas tandas estimables con la virtud de dejarle la muleta puesta en la cara al burel para evitar que saliera huyendo. Finalmente, el 'cuvillo' se emplazó en los terrenos de dentro cerca de toriles, donde Fortes le arrancó algunos muletazos buenos en las distancias cortas. Volvió a estar mal con los aceros ya que dejó dos bajonazos. Málaga le tributó una cerrada ovación y dio una vuelta en reconocimiento a su gran tarde de toros con el único lunar de la espada.

Cuando se rompió el paseíllo, La Malagueta tributó una gran ovación a Juan José Padilla, quien se fue al centro del ruedo a corresponder el cariño del público en su última actuación en Málaga ya que es la temporada de su retirada. El Ciclón de Jerez recibió a su primero con lances voluntariosos a la verónica. Tras ser picado, Talavante dejó un ajustado quite por chicuelinas. Padilla desistió de banderillear a 'Espantado', que blandeó en los primeros tercios. La faena de muleta fue toda a media altura donde logró tandas ligadas por el pitón derecho, el más potable del burel ya que por el izquierdo se le coló cuando intentó el toreo al natural. Fue una faena de entrega cuyo epílogo fueron unas manoletinas. Dejó un pinchazo antes de cobrar una estocada desprendida.

Desplante de Padilla en el cuarto.
Desplante de Padilla en el cuarto. / Hugo Cortés

'Ponderoso' se llamó el último toro lidiado por Padilla en La Malagueta. Lo recibió con dos largas cambiadas en el tercio y ya no hubo más toreo de capote. Sí banderilleó a este y lo hizo con solvencia. Brindó al público una faena que tardó en comenzar porque cuando tenía montada la muleta desde el tendido se le cantó un fandango jaleado por el respetable. Inició el trasteo de rodillas a un buen toro por su prontitud, su bondad y su franca embestida. El jerezano estuvo afanoso y entregado logrando algunos muletazos estimables por ambos pitones y terminó arrimándose y con desplantes. Mató de una estocada trasera y cortó una oreja con petición de la segunda y dio dos vueltas al ruedo.

Con un farol de pie recibió Talavante a su primero, un toro que salió huidizo. Buen quite de Fortes en su turno. 'Gosterano' llegó a la muleta cabeceando y colándose. El extremeño lo intentó por ambos pitones sin lograr lucimiento y mandando parar a la banda de música cuando empezó a interpretar el pasodoble. Con el estoque estuvo hecho un pinchauvas: siete pinchazos y un descabello.

alavante, en su primero.
alavante, en su primero. / Hugo Cortés

Había esperanzas de ver al mejor Talavante, torero siempre esperado en Málaga, en el quinto de la tarde. 'Dudosito' hizo una buena pelea en varas y en banderillas destacó el malagueño Juan José Trujillo.Talavante brindó al público una faena en la que hubo dos buenas tandas por la derecha y nada más. El extremeño no apretó el acelerador y con el estoque volvió a dar un mitin: ocho pinchazos y cinco descabellos. Así no puede venir una figura a Málaga debe tener otra actitud.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos