El centro da sus primeros pasos de Feria con lleno absoluto

Ambiente e el centro, este jueves. /Salvador Salas
Ambiente e el centro, este jueves. / Salvador Salas

Las charangas, pandas de verdiales y conciertos en las plazas concentran la mayor parte del ambiente a pie de calle

Fernando Torres
FERNANDO TORRESMálaga

«Y podrás bailar, y podrás cantar…». Un grupo de palmeros con cañas, panderetas y tambores preside la portada de Calle Larios entonando coplillas populares. En el horizonte de la avenida en dirección plaza de la Constitución se ven más sombreros de la cuenta y botellas de Cartojal pasando de mano en mano. Ya ha llegado la Feria de Málaga y el centro se ha transformado para la ocasión: las biznagas coronan el acceso a la arteria principal de la fiesta, la música se escapa por las esquinas y miles de personas recorren el casco urbano de cabo a rabo. «Había ganas de Feria», comentan varias malagueñas arremolinadas en la plaza del Siglo, aunque el primer día de esta (larga) semana grande no se ha llenado en exceso a primera hora, permitiendo que los bailes a pie de plaza se lleven a cabo con espacio suficiente. Eso sí, a partir de las tres de la tarde se ha alcanzado el lleno absoluto en los principales espacios.

A la entrada de calle Sancha De Lara, la panda de Verdiales de Teatinos monta su espectáculo, ataviada hasta el máximo detalle. Con castañuelas y violines han generado un gran corro de curiosos, uno de los ingredientes esenciales de las primeras horas de feria en el centro. «Es genial que se mantenga esta tradición», comentan los espontáneos espectadores mientras que muchos documentan los bailes, prueba de que la Feria sigue siendo un importante reclamo para visitantes.

La magia de estos días en el centro ocurre cuando la fiesta emerge en plena calle, justo delante del feriante que ni siquiera la está buscando. En calle Granada, justo a la altura del Mercado Provenzal, una charanga se ha apostado este lunes para poner a todo el mundo a bailar. De forma improvisada y sumando distintos grupos de amigos se ha acabado formando un representativo embolado de los que marcan al feriante, a ritmo de éxitos del reggaetón y la música popular (de Raphael a Juan Magán) llevados a vientos y tambores.»Esto es lo mejor de venir al centro, ponerse a bailar en mitad de la calle», comentan dos chicas con flores en el pelo.

En la plaza de la Constitución toca mientras tanto Carlos Bravo, «quiero que me beses» y otros himnos flamenquitos. En la pista de baile los abanicos se mezclan con los trajes de flamenca, junto a las barras de Sabor a Málaga, otras de las novedades de esta edición, donde se ofrecen productos gastronómicos de la provincia. «Hoy voy a verte de nuevo, voy a enredarme en tu ropa», coreaba la gente con 'Hoy' de Gloria Estefan, aunque el momento más potente del espectáculo de Bravo llegó con 'Todos los besos', de Los Rebujitos, éxito carnavalero y feriante donde los haya. La plaza ha permanecido llena durante todo el mediodía, gracias a la nueva distribución con menos casetas y más espacio para escuchar los conciertos.