El Gobierno considera un orgullo la declaración de la uva pasa como Patrimonio Agrícola por la FAO

El Gobierno considera un orgullo la declaración de la uva pasa como Patrimonio Agrícola por la FAO
A. Peláez

El subsecretario de Agricultura, Jaime Haddad, destaca las características del producto malagueño, que se integran en los 37 reconocidos actualmente en todo el mundo

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El subsecretario de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Jaime Haddad, ha calificado hoy en Madrid como un hito y un orgullo el hecho de que las dos primeras candidaturas europeas que han conseguido el reconocimiento SIPAM (Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial) de la FAO, sean españolas. Un reconocimiento que han logrado la Uva Pasa de la Comarca de la Axarquía y el Valle Salado de Añana (Álava). Esto nos convierte, ha señalado, en pioneros de este tipo de iniciativas en el continente.

Haddad, que ha inaugurado la jornada de presentación de estas figuras de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), junto con representantes de la Secretaría y el Comité Técnico Asesor de SIPAM, ha recordado que según la FAO, los SIPAM son sistemas de uso de la tierra y paisajes sobresalientes, ricos en biodiversidad de importancia mundial, desarrollados a partir de la adaptación de una comunidad con su ambiente, según sus necesidades y aspiraciones, para alcanzar el desarrollo sostenible.

Una figura, ha explicado el subsecretario, creada en 2002 para promover y garantizar el futuro de particulares sistemas agrícolas que proporcionan una combinación de servicios sociales, culturales, paisajísticos, ecológicos y económicos a la humanidad.

Así, ha indicado, la Uva Pasa de la comarca de la Axarquía es un sistema agrícola basado en el procesado de los productos de uva moscatel, cuyas características propias se han mantenido durante generaciones, con tecnologías tradicionales, manuales y artesanales en el cultivo, la recolección, la pasificación y el picado-desgranado, lo que supone una tradicional forma de vida.

Por su parte, el Valle Salado de Añana es un entorno de gran valor histórico, cultural y paisajístico, con una forma de producción de sal única en el mundo, totalmente vinculada a la población local. Posee, ha apuntado Haddad, manantiales de agua salada que forman el río Muera, cuya explotación está documentada desde el año 822, aunque es muy anterior en la historia. De esta forma, ha añadido, las salinas del Valle Salado junto con las de Poza de la Sal han sido las más importantes de toda la Península Ibérica.

Estos dos SIPAM españoles, ha señalado el subsecretario, se integran en los 37 reconocidos actualmente en todo el mundo, que cubren una superficie de unos 5 millones de hectáreas, principalmente en las regiones de África, Asia y Pacífico, América Latina y El Caribe, Cercano Oriente y Norte de África, reflejando una amplia variedad de tipos de agricultura.

También ha valorado la contribución de la figura SIPAM a la consecución de los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible, tanto en lo relativo al fin de la pobreza, el hambre cero, la igualdad de género y la energía sostenible y no contaminante, como al trabajo decente y crecimiento económico la reducción de las desigualdades, los asentamientos humanos sostenibles, la acción por el clima y los ecosistemas terrestres.

Haddad ha finalizado su intervención resaltando el apoyo brindado por el Ministerio, desde el primer momento, a las dos candidaturas españolas en el proceso de obtención del reconocimiento internacional otorgado por la FAO, y ha ofrecido el respaldo del Departamento para otras posibles candidaturas españolas que puedan presentarse en el futuro.

Noticias relacionadas

 

Fotos

Vídeos