El Teatro del Soho gana espacio

Diseño de la nueva fachada del Teatro del Soho Caixabank. /Guillén Arquitectos
Diseño de la nueva fachada del Teatro del Soho Caixabank. / Guillén Arquitectos

La recuperación del anfiteatro y la adquisición de locales dan una mayor dimensión al proyecto, cuyas obras acabarán el 15 de julio

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Los últimos cambios introducidos en el proyecto del Teatro del Soho Caixabank dotarán a este centro escénico de una dimensión todavía mayor a la planeada en un principio por su promotor, Antonio Banderas. Como avanzó ayer SUR, el principal cambio planteado el pasado 1 de febrero en la modificación registrada ante la Gerencia de Urbanismo es la recuperación del antiguo anfiteatro en la segunda planta en lugar de la pequeña sala secundaria que se había planificado en un principio para actuaciones de pequeño y mediano formato. No obstante, la transformación interior del espacio escénico y del aforo también alcanzará a los servicios de los que dispondrá el teatro de calle Córdoba, que contará incluso con una sastrería, según explicó ayer a SUR el arquitecto Francisco Guillén, responsable del diseño y de la dirección de las obras.

De esta forma, el Teatro del Soho Caixabank no solo contará con una gran sala de 896 localidades –repartidas entre el patio de butacas de la planta primera y el anfiteatro del segundo nivel–, sino que la eliminación del pequeño teatro que iba en la zona superior también permitirá «recuperar la altura que tenía originalmente el Teatro Alameda ya que el techo se había bajado tras la construcción de las dos minisalas de cine de la segunda planta», explicó ayer el arquitecto.

Otro de los cambios responde a una petición expresa del director del Teatro del Soho Caixabank, Lluís Pasqual, que pidió un espacio acondicionado para una sastrería que se ubicará en los sótanos de uno de los locales alquilados en la calle Casas de Campos –en el lateral del inmueble–, que ase utilizará así para la fabricación y almacenamiento del vestuario de las producciones propias realizadas por la compañía. Estas instalaciones se crearán tras el alquiler de parte de un local ocupado por la empresa Disofic. Por su parte, la zona de restauración y bar se ubicará en un local adjunto al teatro en calle Córdoba y que ocupaba la tienda Modas Yoel. Todas estas zonas añadidas al antiguo coliseo malagueño tendrán una imagen exterior nueva que unificará visualmente todas las dependencias del Teatro del Soho Caixabank.

No afectará a los plazos

Según señaló el arquitecto Francisco Guillén, estos cambios surgieron entre finales de diciembre y el mes de enero pasado, por lo que fueron presentados en la Gerencia de Urbanismo el pasado 1 de febrero y se está a la espera del informe que autorice estos cambios en la planificación interior del inmueble. «En la planta de arriba solo hemos derribado el muro que separaba las antiguas salas de cine que era lo que planteaba y se autorizaba en la primera licencia», aseguró el autor del proyecto, que considera que estos cambios no retrasarán el desarrollo de las obras de rehabilitación del antiguo cine-teatro Alameda.

La nueva infraestructura escénica recupera la altura del antiguo Teatro Alameda y contará además con una sastrería para la creación de los vestuarios de las obras

La licencia del proyecto modificado se tramita en paralelo a la construcción de la reforma ya autorizada

«Desde el punto de vista arquitectónico supone incluso menos complicación recuperar el anfiteatro que el primer proyecto de crear una sala de teatro nueva en la planta superior de unas doscientas butacas», afirmó Francisco Guillén, que está a la espera de la nueva licencia para el modificado del proyecto y para la ampliación de las instalaciones en los locales añadidos. Una tramitación que será paralela a la obras de rehabilitación en el resto del teatro y que están autorizadas por la primera licencia. Por ello, la fecha de entrega de la obra al completo se mantiene para el próximo 15 de julio. Después, llegará el turno para la dotación de mobiliario al teatro y el comienzo de los ensayos del musical 'A Chorus Line', cuyo estreno mantuvieron la semana pasada tanto Antonio Banderas como Lluís Pasqual para comienzos del próximo otoño.

Más información