Violeta Niebla y Alejandro Robles: De los libros al 'Cómeme el donut'

Violeta Niebla y Alejandro Robles: De los libros al 'Cómeme el donut'

El autor también conocido como Jirafa Rey y la codirectora del festival Irreconciliables, huyen de la poesía como género sagrado para trasladarla a otras disciplinas: «Nos encanta pecar»

ALBERTO GÓMEZ

Huyen de los recitales tradicionales y de los poetas que pretenden tallar sus versos en mármol. Los géneros literarios les aprietan como un corsé incómodo y han sustituido la afectada soledad del escritor por territorios móviles y urbanos donde la alegría está permitida. Violeta Niebla y Alejandro Robles simbolizan la vuelta de tuerca que parte de su generación ha dado a la poesía, convertida en cajón de sastre donde volcar cualquier referencia, desde la cultura basura hasta el reguetón. «Soy bastante inconformista y me aburro con facilidad», resume Robles para justificar su salto a la música bajo el nombre artístico de Jirafa Rey, encumbrado este año por el súbito éxito de 'Cómeme el donut', el tema que ha reventado los audímetros de Telecinco para adquirir forma de fenómeno viral. «Hay gente que se queda en la superficie, pero en mis canciones he reciclado todo el trabajo poético previo», explica el autor de los poemarios 'Nothing on heirs, nothing on dogs' y 'Los malos hábitos'.

«Esto es lo más raro que has visto en tu vida. / Somos exóticos, por eso tú nos miras. / Lo que tú me digas a mí me patina: / lo que hago es difícil como letra china», canta junto a su prima Lapili (Pilar Robles). Graduado en Filosofía por la Universidad de Granada, este agitador cultural se rebela contra el ambiente poético dominante, al que accedió cuando aún era adolescente: «Estoy bastante desvinculado ya de ese mundo. No le guardo rencor a mis poemas, pero sí a la idea del poeta y su exageración del ego, la tendencia a darle mucha relevancia a las cosas propias». Tras dos libros de corte lúgubre («el mundo ha dejado de latir / finjo / que he muerto con él», escribió en 'Horishima, mon amour'), el trap y el reguetón se cruzaron en la vida de Robles «como una forma de romper con la oscuridad» para explorar manifestaciones artísticas más festivas: «Ya no me interesa ahondar en esa parte trágica ni hablar así de mis emociones».

Los protagonistas

Por entonces no sospechaba que el cambio de registro incluiría un donut como lanzadera a la popularidad, aunque el tema fuese escrito como metáfora feminista contra la censura de ciertas prácticas íntimas. «Es una canción un poco almodovariana», reconoce el (ya no tan) poeta malagueño, que prepara una investigación sobre la posverdad mientras atiende sus nuevos compromisos musicales, que estos días lo mantienen inmerso en la grabación del videoclip de su próximo tema: «La televisión sirve sobre todo como herramienta para atraer público y vender entradas a los conciertos». Sus vídeos (a 'Cómeme el donut' se sumó 'Muslona', una crítica a la belleza estereotipada: «Cuerpo de guitarra. / El tuyo, de ukelele. / Tú no tienes factor X: / yo lo tengo en XL») acumulan más de 40 millones de visualizaciones en YouTube.

Sus referencias iniciales a David Bowie o 'Los amantes del círculo polar', la icónica película de Julio Medem («Otto llora en los ojos de Ana. / Ana muere en los ojos de Otto. / Nadie supo en qué corazón / bombean su sangre»), han dado paso a una estudiada frivolidad, aunque mantiene el interés por los juegos de palabras que aparecen en sus libros: «Y estoy cansado de estos atributos, / y de estas coordinantes que ya nada coordinan, / y de este condicional perfecto, / y de estos demostrativos que demuestran / el abismo de que me olvides / sin nexo alguno».

Dramas amorosos

Tampoco Violeta Niebla se conforma con la producción poética. Su obra abarca la fotografía, el teatro, la performance y el arte relacional: «Me gusta ir picando, por eso soy tan lenta escribiendo y publicando». Tardó ocho años en lanzar su primer y hasta ahora único libro, 'No serás mi baby', donde aborda, a menudo en clave irónica, los dramas amorosos de la adolescencia tardía y pone el narcisismo juvenil contra las cuerdas: «Ayer se murió Amy Winehouse / mataron a 92 personas en Noruega / y yo lo dejé definitivamente contigo». Ahora prepara su próximo poemario, 'Compro oro', que desempolva «el afán por hacerme rica que me inculcaron cuando era pequeña»: «Después de ir a un colegio de monjas / la culpa es lo que más pesa. / Mi relación con el dinero empieza ahí: / contando las monedas de la virgen».

Como Robles, Niebla trata de inocular su bagaje poético en todas las disciplinas por las que transita. «No puedo despojarme de la poesía, me agarro a ella como un clavo ardiendo. Intento que conviva con la fotografía y que mis piezas teatrales arranquen con un verso», explica la responsable de Irreconciliables, el festival de poesía que ha levantado junto a Ángelo Néstore y que celebra estos días su séptima edición con una programación 'non stop': «Buscamos una experiencia distinta a los recitales al uso». ¿Por ejemplo? «Hemos organizado un homenaje a las Sinsombrero (las mujeres del 27) en el Cementerio Inglés, donde también instalaremos un confesionario poético». ¿Algún pecado confesable? «Muchos, nos encanta pecar». El tiempo de la poesía como género sagrado ha acabado. Bailan reguetón sobre su tumba.

ALEJANDRO ROBLES


Hiroshima, mon amour

y de un momento a otro va a estallar

todo y tendremos las manos

llenas de sangre y los niños

se nos romperán en los pies el viento

gritará hasta cortar el hueco y

si nadie lo remedia si nadie

nos remedia las algas comerán de nuestros

pies y el viento gritará tan fuerte

que nadie podrá huir

de la fisura en el labio,

de la flor escarchada en lejía,

de las manos que no saben tocarse,

de nuestro egoísmo sin piel

ni huesos

 

Argos criacuervos

aunque haya introducido mis dedos

mis manos

mi cuerpo anti-heroico

en el foso otoñal de tu herida

no he conseguido sacar la bala

sólo he logrado

desangrarte en el intento

 

Analfabetos

En cada error existe una verdad.

El corano pretendo ocasionarte

originarte

generarte

abrir la vena cava

descenderte en trineo

por el ártico de tu plástico

sintético

 

más bien quiero olvidar

las complicaciones del lenguaje

para utilizar el cuerpo como único

idioma

VIOLETA NIEBLA


Tu mail por triplicado

ayer se murió Amy Winehouse

mataron a 92 personas en Noruega

y yo lo dejé definitivamente contigo

 

Santa Luisa (inédito)

después de ir a un colegio de monjas

la culpa es lo que más pesa

 

mi relación con el dinero empieza ahí:

contando las monedas de la virgen

 

ha llegado el momento de manchar la poesía con dinero

con esa mugre que se queda en los dedos

después de contar muchos billetes

o después de contar el mismo muchas veces

 

todos los días miro mis cuentas bancarias

(antes me miraba más en el espejo)

ahora mis defectos están guardados en una cuenta nómina.

 

Spinning

paseo contigo en bicicleta estática

el manillar no gira

y por más que corra

la bicicleta estática

 

a la fuerza

los bultos de mi cuerpo

se hacen más pequeños

 

el deporte será entonces

que pasen los años

y pierdas peso

mientras yo sudo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos