Antonio Banderas: «El Soho es el proyecto de mi vida; pero no es una tumba, es una cuna»

Antonio Banderas, junto a Baayork Lee, en la presentación de 'A Chorus Line' en ESAEM. /Ñito Salas
Antonio Banderas, junto a Baayork Lee, en la presentación de 'A Chorus Line' en ESAEM. / Ñito Salas

El actor malagueño presenta 'A Chorus Line', el musical que sienta las bases del Teatro del Soho CaixaBank. «Hay momentos en la vida en las que solo cabe la verdad y mi verdad está ahora aquí», sentencia

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Mientras decenas de cámaras toman posiciones, ellos se hacen 'selfies', sonríen con cierto nerviosismo y se dan palmaditas de ánimo unos a otros. Y el 'jefe', el artífice de que toda esa gente esté allí a un lado y otro del escenario, se suma a la celebración como uno más. El espectáculo está a punto de empezar. Antonio Banderas mostró a la prensa una pincelada de 'A Chorus Line' como anticipo de lo que está por venir en el Teatro del Soho CaixaBank. Fueron apenas quince minutos de pase gráfico en ESAEM (la base de operaciones de los ensayos), el tiempo suficiente para descubrir un musical de factura internacional, con múltiples acentos y de un alto potencial humano. Habrá que esperar un poco más de lo previsto para verlo al completo, la apertura del teatro se retrasa hasta mediados de noviembre, pero la maquinaria está ya a pleno rendimiento.

Orgulloso del elenco («Aquí tenemos lo mejor que hay en España») y abrumado por la responsabilidad («Me tiembla el pulso, pero trato de ocultarlo»), el actor malagueño habló con una emoción especial cuando afirmó que el Teatro del Soho CaixaBank «es lo más importante» que ha hecho jamás, «incluido Hollywood». Y fue más allá: «Este es el proyecto de mi vida; pero no es una tumba, es una cuna donde vamos a criar a un niño precioso», sentenció rodeado de todo el equipo de la producción, con la «leyenda» Baayork Lee, miembro del reparto original, a su lado.

La elección de 'A Chorus Line' para inaugurar ese espacio «no es una coincidencia». «Encajaba en mi propia vida y en mi relación con el teatro», declaró el actor. También él ha sido un extranjero en Broadway y ha tenido que trabajar duro para labrarse una carrera en Estados Unidos, tal y como se relata en esta obra. 'A Chorus Line', señaló Banderas, revolucionó en 1975 el paradigma del teatro musical americano que reflexiona sobre sí mismo. «La obra encierra un mensaje hacia la gente que formamos parte del mundo del espectáculo y de alguna manera democratiza a todos aquellos que no tienen voz en la vida», reflexionó.

Por primera vez, un musical ponía el foco en quienes están detrás de la estrella, «en quienes sostienen realmente la industria de Broadway, grandes bailarines no conocidos con pocos derechos y poca voz», pero «con gran capacidad de sacrificio en busca de la excelencia».

Michael Bennet les da la palabra contando en escena sus verdaderas historias. «Y tienen sueños, vidas, hipotecas, son personas reales. El público ve a los bailarines siempre con su sonrisa, pero ellos tienen también sus problemas», apostilló Baayork Lee, que inspiró el personaje de 'Connie' y que ahora es la responsable de la reposición de la dirección y las coreografías originales. 'A Chorus Line', como añadió, da al espectador la oportunidad de colarse en una audición y ver lo que sucede detrás del escenario.

«Me tiembla el pulso, pero trato de ocultarlo. Tengo que tirar de un carro y ahora no caben las debilidades» Antonio banderas

Baayork Lee ha dirigido más de 40 montajes de este título por el mundo. «Y puedo decir que este es el mejor productor que he tenido en mi vida», dijo mirando a Antonio Banderas, antes de elogiar la calidad de los artistas que componen el show. El actor malagueño lo corroboró: «No podía imaginármelo cuando iniciamos el proceso de audiciones, pero nos encontramos con un talento que hace 20 años este país no tenía».

Todos juntos, con acentos que remiten a Alemania, Latinoamérica, Francia, Asia y España (porque así es la realidad del mundo del espectáculo), han creado un grupo compacto que trabaja por un mismo objetivo, sin horarios y con jornadas intensas que comienzan con una hora y media de entrenamiento físico. «No me he preparado el personaje, me he preparado yo. Me he metido una paliza este verano», confesó Banderas, que además de codirigir la obra interpreta a 'Zach', un exigente coreógrafo teatral. El también «boquerón» Pablo Puyol le sustituirá durante la gira.

Puyol se sentaba junto a sus compañeros de reparto (17 artistas principales y otros tantos ‘swing’) haciendo un semicírculo alrededor de los responsables de la producción. La lista de sus nombres daba idea del carácter internacional del proyecto: el coreógrafo asociado Matthew Couvillon, el director asociado Luis Villabón (con un chándal del Málaga Club de Fútbol), Baayork Lee, el director musical Arturo Díez Boscovich (al frente de una orquesta de 17 músicos), el supervisor musical Joey Chancey, el traductor del libreto Ignacio García May y el director de producción y 'casting' Marc Montserrat-Drukker. Junto a ellos, Juan Ignacio Zafra, director territorial de CaixaBank en Andalucía, como entidad patrocinadora del teatro.

'A Chorus Line' sienta las bases de lo que será el Teatro del Soho CaixaBank. Como en este montaje, toda la música que se haga en los espectáculos será en vivo. «No hay nada, cero, pregrabado. Eso es importante, mantener la pureza de los espectáculos. Hay demasiado pregrabado y la gente no lo sabe. Proponemos hacer un teatro muy serio en ese sentido», garantizó.

El escenario de calle Córdoba será, además, un centro de producción «para y desde Málaga», «con la vocación de salir de aquí». Por eso, 'A Chorus Line' ultima ahora las fechas de su gira por España (Bilbao, Barcelona y Madrid) y no descarta saltar a EE UU, incluso a Broadway. «Nos planteamos una gira internacional pero va a depender de otras cosas. Existe una posibilidad grande de ir a EEUU con la obra», dijo con cautela. Lo que venga después en el Soho CaixaBank será motivo de otra presentación. Sí dejó caer que la incorporación de Díez Boscovich al equipo da pistas de que no solo habrá teatro, sino también conciertos y recitales. «Se abre a todas las artes escénicas», avanzó.

En un momento de «máxima tecnología, donde parece que lo no grabado no existe», Antonio Banderas se ha dejado seducir por el «sabor efímero del teatro, que solo permanece en el recuerdo». «Hay momentos en la vida de las personas en los que solo cabe la verdad y mi verdad está ahora aquí, en el teatro», sentenció. El show está a punto de empezar.