La pasa moscatel de Málaga ya es universal

Foto de familia de autoridades y asistentes en la fiesta. /E. C.
Foto de familia de autoridades y asistentes en la fiesta. / E. C.

Almáchar celebra una fiesta tras conseguir el reconocimiento como SIPAM para un cultivo del que viven 2.000 familias de la comarca oriental de la Axarquía

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El cultivo de la uva pasa moscatel de la Axarquía se mantiene vivo en una docena de pueblos del interior de la comarca oriental, de la mano de unas 2.000 familias que siguen empleando técnicas ancestrales, que exigen un gran esfuerzo humano, debido a la imposibilidad de mecanización en unas tierras con pendientes medias superiore s al 30%. Esta particularidad ha sido merecedora del primer reconocimiento en Europa como Sistema Ingenioso o Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), una distinción que le fue otorgada por la FAO de las Naciones Unidas el pasado día 19 de abril en Roma.

Para conmemorar este logro histórico, Almáchar, uno de los municipios paseros por excelencia, junto a Moclinejo, Cútar, El Borge o Iznate, entre otros, ha acogido este sábado una gran fiesta, a la que han asistido numerosas personalidades políticas de todos los ámbitos de la provincia, incluyendo la práctica totalidad de los alcaldes de la comarca oriental. En los discursos oficiales se ha destacado la importancia de este reconocimiento, que debe servir para garantizar el futuro de un cultivo que está en un franco retroceso, ante el empuje de los cultivos subtropicales, como el mango y aguacate, mucho más rentables económicamente.

De hecho, la uva pasa moscatel sólo se mantiene en las tierras de la Axarquía que no ha sido posible reconvertirlas en regadío. Actualmente, se cultivan unas 1.600 hectáreas de viñas moscatel, frente a las más de 13.000 que hay ya de subtropicales. La producción de pasas ronda las 300 toneladas anuales, la tercera parte de la que había hace apenas una década, aunque en este descenso también ha tenido mucho que ver el hecho de que cada vez se destinen más uvas a la producción de vino. No en vano, la uva pasa moscatel es un producto que exige un enorme esfuerzo, ya que se trata de un proceso de elaboración totalmente artesanal.

Así lo ha destacado el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, quien ha resaltado que la uva pasa moscatel de la Axarquía, junto al Valle Salado de Añana (Álava), es el primer sistema en Europa declarado Patrimonio Agrícola Mundial, «por lo que hay que aprovechar la declaración para mantener el acervo cultural y las tradiciones en torno a este cultivo, y para asentar y fijar la población al territorio». «Que seamos los primeros de Europa es muy importante y es para sentirnos orgullosos, y esto tiene que servir para que nuestros agricultores puedan vivir mejor y que la gente de la Axarquía se quede en sus pueblos y el trabajo de la uva pasa tenga la rentabilidad que tiene que tener», ha precisado en declaraciones a los periodistas.

Para conseguir este objetivo, el próximo paso que se va a dar es constituir una fundación para la gestión del plan de acción para la sostenibilidad de cultivo de la uva pasa. El consejero de Agricultura se ha mostrado convencido de que esta figura, al calor de la participación de los agricultores, las cooperativas, las asociaciones, las organizaciones agrarias, las Denominaciones de Origen (DO) Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga, los ayuntamientos y otras administraciones públicas, «garantizará la salvaguarda de este sistema productivo ancestral y mejorará la comercialización, la diversificación y las expectativas económicas del sector».

Con estos fines, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, «en pro del futuro de la uva pasa», ya ha articulado, dentro del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020, una ayuda agroambiental específica para este cultivo, con un presupuesto de 2,2 millones de euros para cinco años de compromisos, algo a lo que se suma «el apoyo transversal de las ayudas a zonas con limitaciones naturales», ha apostillado.

«Estamos comprometidos con el resurgimiento y la puesta en valor de unas vides que conviven con grandes pendientes y con suelos propensos a la erosión por las lluvias torrenciales y, en este sentido, la distinción de la FAO, desde luego, viene a reconocer la dignidad del trabajo de unos agricultores que, muchas veces, ante la dificultad de la mecanización, tienen que hacer un esfuerzo sobrehumano para recoger la uva pasa», ha considerado el consejero.

Sánchez Haro ha manifestado que se prevén hasta cinco líneas estratégicas y un total de dieciocho medidas en el plan de acción, dirigidas a proteger e impulsar este sistema, tales como dar a conocer la cultura, la historia y las tradiciones asociadas a la pasa, así como el impulso a la comercialización y la introducción de avances tecnológicos. Algunos de estos avances pasan por la automatización de los toldos que cubren el cultivo para protegerlo del agua de la lluvia y el rocío.

Por su parte, el vicepresidente de la Diputación y alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado (PP), ha asegurado que este reconocimiento como SIPAM tiene que tomar el ejemplo del Caminito del Rey para contribuir a impulsar el turismo y el desarrollo sostenible de los municipios del interior de la comarca oriental, como ha ocurrido en los tres últimos años tras la reapertura del sendero que atraviesa el Desfiladero de los Gaitanes, en el corazón del Valle del Guadalhorce. Así, ha apuntado que la institución supramunicipal que preside el popular Elías Bendodo ha reservado este año una partida de 250.000 euros para comenzar con las obras del Museo de la Pasa en Almáchar, en un edificio que ha sido cedido por la cooperativa local.

A la fiesta de entrega del reconocimiento a los agricultores han asistido representantes políticos de toda la provincia, como el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones; y regionales, como el coordinador de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, además de parlamentarios andaluces, diputados provinciales, alcaldes y ediles. Durante la jornada festiva, en el recinto ferial María Zambrano de Almáchar, ha habido degustaciones gratuitas de productos de la zona, como pasas, vino y ajoblanco, entre otros. Además, han tenido lugar actuaciones musicales autóctonas de la zona oriental: verdiales, canciones de rueda, rondallas, fandangos de Cómpeta y del río Güi, entre otras.

 

Fotos

Vídeos