La malagueña Mireya: de miss Alhaurín de la Torre a sensación en Operación Triunfo 17

Mireya, en las horas previas al 'casting' final de Operación Triunfo

Archiconocida en Alhaurín de la Torre, siempre ha tenido claro que vivirá de la música y de su voz. Habitual en programas de televisión desde pequeña, ha sido reina de las fiestas de su pueblo; es modelo de desfiles y estudia maquillaje y peluquería. Quienes la conocen dicen que le sobra talento

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Hay un bar en Alhaurín de la Torre que durante 18 años ha sido como un hogar para sus incondicionales. Es el de Salva, situado cerca de Capellanía, donde él y su mujer Mari Carmen llevan media vida levantando la persiana al amanecer para darle lo mejor a sus dos hija. Pero este martes no era un día cualquiera, al entrar se escuchaba un murmullo casi indescifrable. Al principio, parecía el rutinario ruido de la televisión o de la radio, pero no. Era música, risas, voces jóvenes atronando en el teléfono móvil de Salva, colocado bajo la barra del bar enganchado a la emisión en directo de Operación Triunfo. La noche del lunes, en la primera gala de esta edición del 'reality', su hija Mireya Bravo Guzmán les cortó la respiración para luego empujarlos a la emoción tras conseguir una plaza en el programa. "Ella es así, ha nacido así y siempre ha querido dedicarse a esto", explicaba a SUR su padre, orgulloso. De fondo, un póster de Mireya durante su participación en ' Se llama Copla'. No, no es la primera vez que esta alhaurina de 20 años se pone frente a la cámara.

Salva, el padre de Mireya, regenta un conocido bar en Alhaurín de la Torre. / Fernando Torres

Esta malagueña entró con fuerza en la primera gala de Operación Triunfo 16, donde interpretó 'Hoy' de la artista India Martínez. Se ganó el amor del público desde el minuto uno con sus aires copleros y su firmeza sobre el escenario y conquistó así su plaza en el programa, no sin polémica por la controversia del jurado, que manifestó haber dudado al tomar la decisión. "Antes de todo esto, siempre que veía un programa de televisión con niños artistas me preguntaba, ¿de dónde los sacan? Cuando Mireya cumplió cuatro años lo entendí".

Arriba, durante uno de los 'castings' de OT. Con sombrero cordobés, en un desfile en el hotel Larios. Abajo, cantando con cinco años.

Su padre recuerda que desde pequeña le gustaba cantar y bailar. "Una vez estábamos viendo un espectáculo de copla siendo ella muy chica; de repente me dijo que la cantante se había equivocado", comenta su madre. "Yo me morí de vergüenza, pero ella se puso a cantar y la gente de alrededor estaba de acuerdo, ella se sabía la canción". Así se dieron cuenta de que había cierto talento y que debían aprovecharlo. Decidieron llevarla con un familiar que estaba dando clases de canto para que hiciera una prueba. "Empieza mañana", dijo nada más escucharla cantar, y desde entonces los escenarios han sido su segundo hogar.

Mireya es muy popular en su localidad natal, de la cual fue 'miss' en las fiestas del año pasado. Su afición por la moda es "un complemento" a su carrera musical, de la cual está convencida que podrá vivir. Así lo explicó en su vídeo de presentación para el programa y así lo comentan sus padres en el bar familiar donde ella a veces les echa una mano.

Su primera actuación fue en Torremolinos en 2002 con motivo del Ciclo de Cine y Copla. También estuvo como artista invitada en la final del Certamen de Copla de Álora y Monda y ha actuado en varias casetas de la Feria de Málaga, en el Real y con la Asociación de Copla 'Málaga la Cantaora'. En 2002 fue seleccionada por Antena 3 para 'Menuda estrella'y fue en varias ocasiones a Canal Sur para el programa 'Bravo por la tarde', 'Veo, veo' y el espacio de Juan y Medio. En abril de 2013, participó en la final del concurso 'Mirando a la Torre', que organiza la Peña Flamenca 'Torre del Cante'.

"Cuando llegó la crisis, mi hija me dijo: "Papá, quítame de lo que haga falta, pero del baile y del cante no, por favor"

Su afición por la música fue creciendo a medida que Mireya se hacía mayor. Su padre recuerda que cuando llegó la crisis "y las cosas no iban como debían" (económicamente hablando), ella le dijo una frase que a día de hoy sigue recordando. "Supongo que nos escucharía hablar de la crisis, porque vino y me dijo: papá, quítame de lo que haga falta ,pero del baile y del cante no, por favor". Estaba dispuesta a dejar todas las extraescolares menos las vinculadas con lo que hoy es su principal línea de futuro. "Aun así está estudiando maquillaje y peluquería para tener algún título, aunque además está relacionado con lo suyo".

Mari Carmen y Salva, los padres de Mireya, no daban hoy abasto recibiendo mensajes de amigos y conocidos sobre la intervención de su hija en OT.

Estilo de copla antigua

La mañana en la cafetería ha estado marcada por el éxito de la alhaurina en el programa de televisión. Muchos clientes habituales se han enterado allí de la noticia, otros, sin embargo, han llegado predicando que ya se han hecho con la aplicación que el programa pone a disposición de la audiencia para votar por los concursantes. "Oye tienes que votar, ¿eh?", decía Salva a los clientes. Mireya tiene 20 años y el bar está abierto desde hace 20: "Muchos de los hijos de los clientes son como sus primos".

Cuando el jurado anunció que la seleccionaban para participar en el concurso, describieron su estilo como "de copla antigua". Lo cierto es que ella defiende que este estilo de música tradicional está en sus raíces, aunque también puede ir por flamenco y por pop estándar. Sus padres tienen claro que "ella es así", que es "su forma de cantar" y que la academia le vendrá genial para aprender a defender otros estilos. "Ella nunca ha estudiado música en el conservatorio", explican. Ambos consideran que lo hizo muy bien, pero que se le notaba "algo nerviosa" a pesar de las tablas. Con esta opinión coincide una de sus mejores amigas, Jéssica. Se conocieron en el instituto de Alhaurín de la Torre Gerald Brenan, donde hicieron buenas migas a pesar de no estar en la misma clase.

Jéssica explica que "ante todo es una buena amiga, muy humilde y que siempre está para ayudarnos a todas". Mireya las invita "cuando puede" a sus actos y eventos, aunque después "no suele cantar mucho" cuando está entre amigas, "no suele animarse, se reserva para el micrófono". Tanto ella como sus padres y todos los clientes que pasan por el bar Salvi creen "que puede llegar hasta el final", aunque coinciden en que lo importante es que aprenda, "que aproveche el tiempo ye sta oportunidad tan grande que le ha dado la vida".

Más

Fotos

Vídeos