Diario Sur

Cadaval abre la puerta grande y Orozco deja buenas sensaciones en Ronda

Cadaval en el inicio de faena al sexto.
Cadaval en el inicio de faena al sexto. / Diego Battioli
  • El diestro sevillano cortó dos orejas mientras que el rondeño cuajó la actuación más artística de una tarde en la que Rafael Serna se fue de vacío

La feria taurina de Ronda comenzó ayer con varias noticias. La primera es que, a pesar de haber un diestro de la tierra en el cartel, hubo una pobre entrada en los tendidos del bicentenario coso de piedra. El sevillano Alfonso Cadaval se coronó como el primer triunfador del abono al abrir la puerta grande Pedro Romero tras sendas actuaciones en las que predominó el pundonor y la entrega a la calidad de las faenas. El rondeño Javier Orozco dejó muy buenas sensaciones y la impresión de que si goza de más oportunidades y pule ciertos defectos como abusar del toreo con el pico es un novillero muy a tener en cuenta. Rafael Serna pasó sin pena ni gloria por la Ciudad del Tajo en una novillada en la que destacó la excelente presentación de las reses para una plaza de tercera. Veremos si hoy se mantiene el nivel con la Corrida Goyesca.

Una oreja de cada uno de sus oponentes logró Cadaval. Su primero fue el mejor novillo del encierro. El sevillano recibió a ‘Gritado’ con verónicas aceleradas. Brindó al público una faena que inició de rodillas en el centro del ruedo. Ya de pie le enjaretó varias tandas por ambas manos en las que hubo poco reposo y mucha celeridad en los muletazos. El novillo fue pronto en el arranque y con una embestida franca y clara. Sólo al final se dio cuenta Cadaval de las opciones del burel y se reposó algo dejando un par de buenas tandas por la izquierda, aunque sin apreturas. Mató de estocada casi entera atravesada y un descabello.

El sexto fue un animal de feas hechuras al que recibió con voluntariosas verónicas. Le pegaron fuerte en el caballo a ‘Talador’. Cadaval inició la faena de muleta doblándose por bajo y recibiendo un doloroso golpe en la rodilla; pese a la lesión tiró de casta y pundonor en una faena en la que estuvo voluntarioso buscando la segunda oreja que le abría la puerta grande. Volvió a torear muy acelerado. Mató de estocada contraria.

Con firmeza, personalidad, buen gusto, la cabeza muy bien amueblada y un concepto del toreo basado en la despaciosidad y la búsqueda del temple. Así se mostró a lo largo de toda la tarde Javier Orozco. El rondeño tuvo un primer oponente con clase pero sin fuerza por lo que su actuación quedó deslucida por la continuas caídas de ‘Fortachón’, que no hizo honor a su nombre. Dejó un bajonazo y necesitó de nueve descabellos y dos puntillazos para acabar con el burel.

El quinto ofreció más opciones y Orozco las aprovechó para cuajar una faena con aroma de buen toreo, empaque y despaciosidad en los muletazos por ambas manos.

Ya con el capote dejó un burel recibimiento a la verónica. Eso sí, debe mejorar en hacer un toreo sin abusar del toreo por las afueras. Dejó un pinchazo y dos descabellos antes de pasear una oreja y dejó al aficionado con ganas de volver a verle.

El primero de Rafael Serna fue un toro complicado que no ofreció opciones; lo intentó el sevillano pero no hubo lucimiento. Dejó dos pinchazos antes de cobrar una estocada contraria. En el cuarto, se vio al sevillano con muchas precauciones, toreando por fuera y sin confiarse. Pinchazo y estocada contraria. Dio una vuelta al ruedo por su cuenta y jaleado por sus partidarios en el callejón.

Temas