La autopsia revela que el niño Gabriel murió «una o dos horas después de comer»

Imagen de archivo del día del funeral del pequeño de Níjar./EFE
Imagen de archivo del día del funeral del pequeño de Níjar. / EFE

El juez cita a declarar a una decena de testigos, entre ellos familiares del pequeño, y mantiene el secreto del sumario

E. P. ALMERÍA.

El niño de 8 años Gabriel Cruz falleció de muerte violenta en la barriada de Las Hortichuelas, en Níjar «una o dos horas después de comer», según el informe ampliatorio de la autopsia que ya tiene en su poder el juez de instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano.

La autopsia recoge que las muestras del contenido estomacal remitido al Instituto Nacional de Toxicología, con sede en Sevilla, revelan un fallecimiento en las primeras horas del presunto secuestro a manos de Ana Julia Quezada, quien lo llevó a la finca familiar de Rodalquilar, situada a unos cinco kilómetros de la casa de la abuela paterna en Las Hortichuelas. El informe preliminar dató el deceso el mismo día de su desaparición, el 27 de febrero, y apuntó como causa de la muerte asfixia.

En su auto de ingreso en prisión, el magistrado Rafael Soriano sostiene que «resulta presuntamente incuestionable la participación» de Quezada en la muerte del menor y asegura que de su comportamiento «se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen».

Indica que, como parte de ese «macabro plan criminal», se intentó dotar de una coartada haciendo labores de pintura en la finca de Rodalquilar, en Níjar, y que actuó supuestamente para tratar de «despistar a los agentes de la autoridad que practicaban la búsqueda» hasta encontrar el «momento» de poder «hacer desaparecer el cuerpo».

El juez instructor destaca que enterró su cuerpo sin vida en un «hoyo que previamente había hecho con una pala» y luego quiso deshacerse del cadáver en un invernadero de acuerdo a las intervenciones telefónicas practicadas y cuyo contenido está en una pieza separada.

«Las pruebas revelan, presuntamente, una falta de sentimientos y humanidad que ella misma ha calificado, que, de ser ciertas, serían de pura crueldad», concluye para remarcar las «abrumadoras pruebas contra ella» no solo «porque ella misma ha reconocido el luctuoso suceso» sino también por las intervenciones acordadas judicialmente y a las pruebas recopiladas por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

El juez ha ordenado una nueva tanda de testificales en el marco de la causa abierta y ha llamado a comparecer en sede judicial a diez personas, entre los que se encuentran algunos familiares del pequeño.

El juez ha acordado, asimismo, prorrogar el secreto decretado sobre las actuaciones por un mes más al considerar que no han cambiado las circunstancias que dieron lugar a esta resolución. Patricia Ramírez y Ángel Cruz, padres de Gabriel, ya comparecieron el 22 de marzo durante dos horas ante el magistrado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos