La UMA logra mantener su posición en el 'ranking' Shanghái, entre la 801 y 900 mundial

Escuelas de Informática y Telecomunicación. /SUR
Escuelas de Informática y Telecomunicación. / SUR

Por segundo año consecutivo, la Universidad de Málaga aparece en este listado que analiza las mil mejores instituciones de educación superior de todo el mundo

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La Universidad de Málaga ha logrado mantener su presencia en el prestigioso 'ranking' Shanghái. Por segundo año consecutivo, la UMA aparece en este listado de las mil mejores universidades del mundo. En la edición del año pasado entró por primera vez, en el puesto 801 a 900, lugar en el que se mantiene en la edición de este año, dada a conocer hoy mismo por la Universidad Jiao Tong de Shanghái.

Las universidades españolas de Barcelona, Granada y Valencia, además de la Autónoma de Barcelona y la Complutense de Madrid han logrado situarse entre las 300 mejores del mundo, que desde su creación, hace 17 años, encabeza la estadounidense de Harvard.

La UMA se sitúa en el penúltimo nivel, entre la 801-900 del mundo. Shanghái solo individualiza las cien primeras universidades. Hasta la número 200 ya establece grupos de 50, y a partir de la 200 y hasta la número 1000, de cien en cien. Barcelona se sitúa en un nivel 151-200 y en el puesto 201-300 están la Autónoma de Barcelona, Complutense de Madrid, la de Granada y la Universidad de Valencia.

Entre las andaluzas, después de Granada está situada Sevilla, en un puesto 401-500; Córdoba aparece en el escalón de la 601 a 700 y Jaén, Pablo de Olavide de Sevilla y Málaga comparten el nivel de la 801 a 900.

El Ranking Académico 2019 de Universidades Mundiales (ARWU) de Shanghái es una de las clasificaciones más reconocidos a nivel mundial sobre estos centros de estudios, se realiza desde 2003 y lo actualiza cada año la Universidad Jiao Tong, situada en esa ciudad china. La clasificación tiene en cuenta parámetros de calidad como número de publicaciones en revistas internacionales de prestigio reconocido (con especial atención a revistas como Science o Nature) y el número de citas de los trabajos de sus investigadores. También considera el número de premios Nobel o medallas Fields (de Matemáticas) que imparten clase en sus aulas o han estudiado en ellas.