Ryanair reduce su crecimiento y anuncia el cierre de bases por la demora en la entrega de aviones

Aviones de Raynair, en la pista de un aeropuerto. /SUR
Aviones de Raynair, en la pista de un aeropuerto. / SUR

La aerolínea líder en pasajeros en Málaga ha avanzando un recorte del 7 al 3% de su capacidad al no poder contar con los 737 Max encargados

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

La aerolínea líder en pasajeros en Málaga, Ryanair ha anunciado un recorte en sus previsiones de crecimiento para las próximas temporadas de invierno y de verano e, incluso, el cierre de algunas bases por la demora en la entrega de aviones Boeing 737 Max. Sin detallar en esta primera comunicación cómo puede afectar a aeropuertos claves para la compañía como es el de Málaga, sí dejó claro que «procederá al cierre temporal o indefinido de las bases en algunos aeropuertos con bajo rendimiento o deficitarias a partir de noviembre a causa del retraso en las entregas de los 58 aviones 737 Max que esperaba recibir para el verano de 2020». Esta demora ha provocado también que la aerolínea irlandesa de bajo coste haya anunciado que reducirá las perspectivas de crecimiento de la capacidad de un 7% a un 3%.

La compañía prevé que, si los 737 Max vuelven a estar operativos entre septiembre y diciembre de 2019, para el próximo verano habrán recibido unos 30 en vez de los 58 del plan inicial. Según sus cálculos, el no haber recibido estos aviones supondrá la reducción del tráfico de pasajeros de 162 millones a 157 millones, un 3,2% menos hasta marzo de 2021.

A pesar de ello, Ryanair confirmó que seguirá trabajando con Boeing y con la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) para recuperar estos retrasos de entrega durante el invierno de 2020,» de modo que puedan alcanzar niveles normales de crecimiento para el verano de 2021». El consejero delegado de la compañía, Michael O'Leary, ha destacado que «Ryanair sigue comprometida con el 737 Max y espera que vuelva a volar a finales de 2019». Sobre el cierre de bases, aseguraron que «la aerolínea está analizando cuáles son las bases con rendimiento más bajo y que mantendrá conversaciones con los trabajadores y los sindicatos para planificar este procedimiento, causado directamente por los retrasos en la entrega de los 737 Max». Cabe recordar que Ryanair movió el pasado año casi cuatro millones y medio de pasajeros en el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol.