Butler: «El turismo está ante un cambio de ciclo, de onda larga, nunca antes vivido»

Manuel Butler, durante su intervención./Salvador Salas
Manuel Butler, durante su intervención. / Salvador Salas

El director ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo advirtió de que «habrá que acostumbrarse a sobrevivir con el llamado 'overtourism'

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El turismo es una industria relativamente joven. Apenas llega a los sesenta años, los mismos que la Costa del Sol irrumpió con fuerza en este sector labrándose un nombre que es una marca reconocida a nivel internacional. Un sector y un destino que ha ido acumulando décadas de éxitos, no exentos de crisis o nuevas modas a las que adaptarse. Nada que ver con lo que se avecina. «El turismo está ante un cambio de ciclo, de onda larga, nunca antes vivido», aseguró ayer el director ejecutivo de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Manuel Butler, en un foro de SUR, con la colaboración de la Fundación Cajasol.

Con tres décadas de experiencia en el turismo, con numerosos cargos en el Gobierno relacionados con esta industria, siendo director de Turespaña hasta hace apenas cinco meses, que fue cuando se integró en la OMT, Butler alertó que «el reto al que nos enfrentamos es el mayor de la época. Unos tiempos complejos, con un punto de inflexión y un cambio de era total, disruptivo, en la que lo que se hacía hasta ahora ya no es una receta de éxito».

De forma clara, contundente y transmitiendo tranquilidad, pese a los nuevos e importantes retos que encara la industria turística, el director ejecutivo de la OMT relató como algunos de problemas más recientes el 'Bréxit', las manifestaciones antiturísticas en algunos destinos como Palma de Mallorca, Barcelona o San Sebastián y también en ciudades de Europa, o el 'boom' de los pisos turísticos fruto de lo que consideró «una mal llamada economía colaborativa» de los que se desconoce aún el impacto en el alojamiento o los Uber o Cabify en el transporte. A ello, añadió el descenso en llegadas de turistas por el aumento de la competencia y el cambio de mentalidad hacia primar el gasto sobre el volumen de los viajeros.

Cuestiones

'Brexit'. Impacto económico.
Butler consideró que es uno de los problemas que acechan a la que es el pilar de la economía en España o en la Costa del Sol, pero dijo desconocer aún su impacto. Sólo señaló que puede frenar el flujo de turistas si se ponen visados, además de afectar a la conectividad aérea, la más importante para España.
Sol y playa. La vigencia del principal reclamo.
Butler dejó claro que «el sol y playa mientras siga haciendo frío y mal tiempo en el Norte de Europa, donde los inviernos son muy duros, seguirá siendo el gran reclamo. Demonizar el sol y playa es equivocado. Si España es líder turístico es gracias al sol y playa».
Precariedad laboral. La importancia de la calidad.
La OMT está comprometida con la lucha contra esta lacra. Butler señaló además que en este nuevo ciclo «el trato persona a persona es clave y es lo que hay que cuidar de forma primordial».
Crecimiento de la temporada. Revisión al alza para 2030.
La presión sobre los destinos no parece que vaya a ceder. Todo lo contrario. Manuel Butler aseguró que la demanda seguirá al alza y que «nunca desde la década de 1960 se había vivido una secuencia comparable de crecimiento sólido e ininterrumpido como la de los últimos años».

Entre los protagonistas de esta nueva etapa, hizo mención en varias ocasiones al bautizado como 'overtourism', o sobreturismo, con el que el que la OMT define cuando los viajeros desbordan la capacidad de las ciudades. Sobre este asunto, también se mostró rotundo: «no hay una receta mágica». Pero la preocupación existe hasta el punto de que la OMT celebrará el próximo año una cumbre con alcaldes de ciudades con esta problemática para intentar buscar soluciones. Y es que Butler explicó que la demanda va a seguir creciendo por lo menos hasta 2030 y, por tanto, habrá que gestionar este aumento de visitantes en las urbes «y acostumbrarse a sobrevivir con este sobreturismo». Además, añadió que «la presión sobre los destinos, especialmente las ciudades, crecerá. No hay que olvidar que el 50% de la población mundial vivirá en ellas en el año 2030 y el 70% en el 2050. Los urbanistas son más propensos a viajar».

De hecho, ante el cariz de la nueva situación del turismo, Butler consideró que es importante que este sector pase a formar parte de la agenda política, en la que hasta ahora no ha tenido casi presencia, lo que justificó en que «simplemente porque no ha dado ningún disgusto, sino todo lo contrario, ha venido resolviendo más de un problema económico». Sin embargo, advirtió que ahora hay «un nuevo escenario, con distintos problemas, que hacen que sea el momento de pegar el salto y de que los gobiernos reconozcan su importancia, también como agente de cambio en la Agenda 2030, que cada vez va a cobrar más relevancia política en todos los países». Es más, consideró que «se debe situar al turismo como prioridad política, gracias a que se convierta en una fuerza principal de desarrollo sostenible. Es necesario pasar del compromiso a la acción, a los resultados concretos. Así se podrá lograr que el turismo pase de la periferia al centro de la toma de decisiones en el ámbito público».

Sostenibilidad

El director ejecutivo de la OMT dibujó un panorama en el que recalcó que las recetas de siempre ya no son garantía de éxito y en el que dejó bien claro que las empresas que no sean sostenibles están abocadas a su desaparición, así como las que no se adapten a la que llamó «mal conocida economía colaborativa». Sobre ella, consideró que ha transformado la oferta de alojamiento, duplicando la capacidad en destinos como Málaga o la Costa del Sol, y el transporte, además de abrir el mercado a nuevos actores que cotizan alto en Bolsa y que han generado un nuevo movimiento de entrada de grupos de inversores a gran escala en el turismo. «Es un fenómeno que ha venido para quedarse y que hay que regular. En el caso de las viviendas turísticas hay que hacerlo en igualdad de condiciones que los hoteles. No se puede demonizar a esta oferta que debe integrarse, como una más, con la reglada», dijo.

«Las empresas de turismo que no sean sostenibles desaparecerán»

«Es el momento de que el turismo dé el salto a la agenda política y se reconozca su valor»

Todo ello en un momento en que por primera se aplaude el descenso de viajeros internacionales que registra el país porque aumentan los ingresos. «¡Quién lo hubiera dicho!», exclamó, para apuntar que en este nuevo marco para salir con éxito es necesario este cambio de mentalidad. Sin embargo, precisó que el objetivo, además de conseguir aumentar el gasto por viajero, pasa por crecer en rentabilidad. «Se requiere una nueva forma de pensar en cuanto a que lo importante son los ingresos por turismo, no las llegadas. Pero aún así esto se queda muy corto, porque hay que ir en busca de la rentabilidad, que es el cociente de los ingresos dividido por el coste para generarlos. De ahí, hay que definir y medir esos costes en esa nueva mentalidad, fruto del crecimiento que alcanza los límites de la capacidad de carga de un destino», dijo, si bien reconoció que es difícil de definir, aunque en esa tarea está la OMT. «Además de pensar en una rentabilidad integral, en la que se incluye la sostenibilidad, porque para ser competitivo hay que ser sostenible. El que no lo sea, desaparecerá. En esa acción está comprometida la OMT», matizó.

Butler hizo un repaso de las actuaciones que lleva a cabo este organismo de Naciones Unidas y el único con sede en España y que giran en torno a tres ejes claves: la innovación, la sostenibilidad, tanto económica, social como medioambiental, y la implementación de la tecnología para mejorar la gestión y el conocimiento en turismo. Entre ellos explicó la ardua tarea que se está llevando a cabo con la red de Observatorios de Turismo Sostenible para analizar, con los 24 centros que ya tiene este organismo en el mundo y con 500 indicadores que ya manejan, el impacto de la sostenibilidad en los destinos.

Demanda al alza

En este sentido, el director ejecutivo de la OMT explicó que las previsiones de este organismo para 2030 están siendo revisadas al alza, tras cerrar 2017 con un crecimiento que casi duplicó lo pronosticado. En concreto, el número de turistas internacionales creció hasta los 1.323 millones, es decir, un 6,8%, cuando lo estimado era un 3,8%. En este repunte tuvo mucho que ver el tirón de Europa, que sigue siendo el gran polo de atracción turística, aunque las fuerzas del eje se desvían cada vez más hacia Oriente Medio y Asia. Asimismo, los ingresos turísticos a nivel mundial se elevaron a 1.340 millones de dólares, casi un 5% más. Un ritmo que obliga a trabajar con ahínco en la sostenibilidad, que consideró una «tarea compleja para la que hay que medir la triple naturaleza de la misma. Para ello trabajamos con expertos mundiales y tenemos previsto que en marzo de 2020 sea aprobado por el comité de estadísticas de la ONU, con validez oficial para todo el sistema».

Anima a Málaga a ser el primer Observatorio de Turismo Sostenible en España

Manuel Butler, director ejecutivo de la OMT, aseguró que en la Costa del Sol se siente como en casa y eso que es un hombre que ha visitado 50 países. Tras valorar la evolución de la Costa del Sol, animó a ciudades como Málaga a convertirse en el primer Observatorio de Turismo Sostenible en España, país que pese a ser una potencia mundial en la industria turística y admirado como tal a nivel internacional, no cuenta aún con ningún centro de referencia. «Me encantaría que Málaga fuera sede del primer observatorio de turismo sostenible», aseguró para apuntar que para ello, la ciudad necesita un equipo formado por expertos, financiación, el apoyo del Gobierno de España y cumplir una serie de requisitos, que son sencillos. «Espero y deseo que en 2019 tengamos al menos un observatorio en España», declaró Manuel Butler.

En este sentido, el director Ejecutivo de la OMT relató que recientemente se han incorporado a esta red la ciudad de Sonoma, en California, y Alentejo, en Portugal, Tirol del Sur, en Italia, y Panamá. «Es importante una mayor implicación de España», dijo.

Tras la detallada intervención en uno de los salones nuevos del hotel NH Málaga, Butler también alertó de que en este nuevo ciclo también cambia la cadena de valor, en la que el eslabón central es el cliente, que es el que manda. «El resultado de la madurez del sector trae nuevas formas de gestionar y nuevos modelos de negocio que buscan mayores rentabilidades que emplean cada vez más talento», dijo. Ante este nueva forma de negocio, aconsejó «centrarse en la fidelización del turista, apostar por la marca para diferenciarse y controlar todo el proceso de viaje, y reducir las inversiones en activos fijos».

El turismo como epicentro de la economía

El valor del turismo y su importancia en la economía centró la intervención de la subdirectora de Cultura de la Fundación Cajasol, Gloria Ruiz, en la apertura del foro, conducido por el director de Publicaciones de SUR, Pedro Luis Gómez. Ruiz confirmó el compromiso de la Fundación Cajasol con el turismo y destacó que «este encuentro con Butler, una de las personas más reconocidas, es una oportunidad de oro para conocer de primera mano su visión del turismo mundial desde una situación privilegiada en la OMT».

La subdirectora de Cultura recalcó que cualquier acto relacionado a la actividad turística «tiene una especial relevancia por ser uno de los epicentros de la economía». A lo que añadió «si además lo organiza SUR, un medio de singular importancia y agente motivador de la actividad turística del país, aún más».

Ruiz destacó la trayectoria del director ejecutivo de la OMT y la apuesta que hace SUR por el turismo, considerando que es un «catalizador de iniciativas vinculadas a esta industria, tendiendo siempre a servir de vínculo entre el sector empresarial y la sociedad malagueña».

Desde la Fundación Cajasol animaron a llevar a cabo encuentros en los que se aborden estrategias y actuaciones que contribuyan al turismo a avanzar, competir y a seguir siendo líderes. La Costa del Sol tiene ya una larga trayectoria y experiencia en superar crisis, adaptarse a cambios tan profundos como los que marcó la irrupción de Internet, que fue clave en la revolución del transporte aéreo con la aparición de las compañías de bajo coste, que, en el caso del aeropuerto de Málaga, son en la actualidad las que lideran el movimiento de viajeros. Se abre una nueva era, compleja y complicada, pero también con nuevas formas de negocio.

Tras la exposición, el director de SUR, Manuel Castillo, moderó un intenso coloquio en base a preguntas de los profesionales del turismo que se dieron cita ayer en este foro. En este tramo del foro, se ahondó en los problemas del sobreturismo, en el tema de las viviendas turísticas e incluso en el papel que juega el turismo de sol y playa en este nuevo escenario. Suscitando gran expectación, esta parte de debate se alargó incluyendo también cuestionadas relacionadas a otro problema con el que la OMT está comprometida: la lucha contra la precariedad laboral. Nuevos tiempos con nuevas oportunidades, en los que mimar como nunca intangibles como la hospitalidad.

 

Fotos

Vídeos