La pintada revolucionaria escondida en la ermita de Nerja

La pintada revolucionaria escondida en la ermita de Nerja
SUR

Las obras de rehabilitación del templo en honor a la Virgen de las Angustias, de 1720, sacan a la luz un texto escrito en su fachada en julio de 1936, cuando el edificio fue ocupado por los sindicalistas de CNT-FAI tras el golpe de Estado de Franco

EUGENIO CABEZAS

'Revolución'. Escrito en letras mayúsculas, de gran tamaño. Ésta es la palabra que puede leerse, no sin dificultad, en uno de los laterales de la ermita de Nuestra Señora de las Angustias de Nerja, un templo religioso levantado en 1720 que está siendo objeto de una profunda rehabilitación desde hace tres meses. Los trabajos han sacado a la luz una palabra que permanecía 'tapada' bajo centímetros de pintura. Pero, ¿qué hace ese mensaje revolucionario en las paredes exteriores de un templo religioso? La respuesta la da el doctor en Historia Francisco Capilla. Se trata de una pintada realizada en julio de 1936 por los sindicalistas de la Confederación Nacional del Trabajo y de la Federación Anarquista Ibérica (CNT-FAI).

«Unos días después de producirse la sublevación militar contra el gobierno de la República el 18 de julio de 1936, la CNT de Nerja, cuyo Sindicato Único de Campesinos y Oficios Varios se había constituido unos meses antes, el 28 de marzo en una casa de la calle Pintada, ocupó la ermita y la desacralizó, desapareciendo el retablo y las imágenes, y la convirtió en sede de la organización», cuenta el investigador, que en febrero del pasado año publicó un artículo sobre este episodio histórico en su blog personal. «El fotógrafo Pelayo Mas tomó tres fotografías del interior donde se ven pintadas con consignas del sindicato», detalla Capilla.

Según ha podido confirmar el historiador, como sede de la CNT-FAI la ermita permaneció hasta el 9 de febrero de 1937, fecha en la que entraron en Nerja las tropas italianas aliadas de las sublevadas del bando nacional. «Por tanto, la pintada aparecida en el exterior hay que entenderla en ese contexto y debió ser realizada por los mismos cenetistas, hay que tener en cuenta que por delante del muro pasaba la Carretera Nacional 340 entonces, por lo que la consigna podía ser vista por quienes transitaran por ella», argumenta.

SUR

Por su parte, la concejala de Cultura, Anabel Iranzo (IU), explicó que una vez documentada, la pintada va a ser retirada dentro de los trabajos de rehabilitación del templo, que presentaba desde hace años diversos problemas de filtraciones y humedades. El coste previsto de la actuación, que ejecuta la empresa de Ardales Hermanos Campano S. L., es de 166.094,18 euros, cofinanciados entre el Consistorio y la Junta. Los trabajos está previsto que finalicen para el mes de diciembre, devolviendo al templo a una imagen exterior lo más parecida a la que tuvo en los primeros años tras su construcción, con buena parte de los muros exteriores en ladrillo visto.

El Consistorio pretende impulsar la declaración de la ermita de la Virgen de las Angusitas como Bien de Interés Cultural (BIC) por parte de la Junta de Andalucía. Mientras duren las obras de rehabilitación, las imágenes del templo han sido trasladadas a la iglesia de San Miguel, en la barriada de Las Protegidas.

Según explica Capilla, la pintada estaba muy perdida y de ella solo se pueden leer las palabras '[L]A REVOLUCIÓN'. «Del resto quedan pequeñas manchas que no aportan información alguna», puntualiza, para añadir que parece que hubo una pintada anterior en color rojo, sobre la que se realizó esta segunda reaprovechando parcialmente algunas de las letras anteriores. «Si la segunda estaba incompleta, la primera está completamente perdida, porque quedó oculta por aquella», sostiene. Según describe, las letras que han aparecido están pintadas en dos colores: la mitad superior en negro y la mitad inferior en rojo, que eran precisamente los colores de la bandera de la CNT-FAI.

La historia detrás de la ejecución de esta edificación religiosa esconde una circunstancia hasta hace muy poco desconocida: su principal impulsora fue una criptomusulmana granadina, Bernarda Alférez, que fue juzgada por la Santa Inquisición. Así lo desveló el propio doctor en Historia nerjeño, quien también ha publicado el resultado de sus investigaciones sobre estos hechos en un artículo en su blog personal, del que se hizo eco este periódico en su edición del pasado 6 de agosto en un reportaje.

Temas

Nerja

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos