El emperador romano de Málaga que rescató Michelle Obama

El emperador romano de Málaga que rescató Michelle Obama
SALVADOR SALAS

La Colección Ifergan adquiere el busto de Antonino Pío, que fue robado a una familia malagueña y se recuperó gracias a la ex primera dama

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

El emperador Antonino Pío cambia de residencia. Desde este viernes comparte espacio con estatuas de Venus y cabezas de Dionisio en la Galería Ifergan, una de las colecciones privadas más importantes de arqueología y que abrió sus puertas el pasado abril en el centro histórico de la capital. Su gran familia de guerreros, dioses y reyes que recorren la historia de la humanidad desde Mesopotamia hasta el Islam suma con este imperial busto otra pieza de excepción. Y no solo porque existen sólo otras dos esculturas del monarca -una de ellas en el Museo Arqueológico Nacional-, sino porque este imponente mármol forma parte de la historia de los grandes hallazgos de las excavaciones en Málaga. Y porque unos ladrones se la llevaron como botín de un robo y acabó reapareciendo gracias a otra dinastía. La de los Obama. Aunque para llegar al final de esta historia hay retroceder algo más de un siglo.

«Este busto de Antonino Pío fue un gran descubrimiento arqueológico ya que apareció durante la urbanización de la Carretera Cádiz en 1907», explica a SUR el coleccionista Vicente Jiménez Ifergan que, junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha destapado la pieza en la presentación hoy de su nueva adquisición. Precisamente, la escultura apareció en los terrenos de un regidor que antecedió al actual alcalde, Guillermo Rein, y de su mujer, María Teresa Bolín, que incorporaron al emperador a la familia y fue pasando de generación generación como el «romano».

La obra debió formar parte de un conjunto escultórico mayor por los orificios que presentaba en su base y se dató en el siglo II d.C., por lo su creación coincidió con el propio reinado de Antonino Pío. «Aparece retratado ya con avanzada edad, cuando ya había realizado muchas de sus grandes obras de arquitectura y civiles, como las termas de Cartago», ilustra Jiménez Ifergan que destaca la trascendencia de este emperador para el Imperio Romano ya que gobernó en el denominado 'siglo de oro'.

La galería celebra este fin de semana unas jornadas de puertas abiertas por la nueva adquisición de esta colección privada, una de las más importantes en arqueología

El busto formó parte de la familia Bolín hasta 2004 cuando, en unas obras de reforma de la residencia en la que se encontraba, fue robado junto a un bargueño (escritorio artesanal) del siglo XIX. Aunque denunciaron la desaparición y se inició una investigación policial, el 'romano' fue dado por desaparecido durante años. Hasta que llegó Michelle Obama y su hija. La ex primera dama anunció su llegada a España en el verano de 2010 con estancia incluida a Marbella. Concretamente al hotel Villapadierna. Los medios de comunicación no tardaron en asediar el resort de lujo y su director, Ricardo Arranz, atendió algunas peticiones de entrevistas para explicar detalles de la visita de la familia del presidente de EE UU. Fue durante la emisión de una charla en el despacho del responsable del Villapadierna cuando Antonino Pío volvió a aparecer.

«El heredero al que le he adquirido el busto me contó que estaba comiendo y entonces reconoció en la tele la pieza y de la impresión hasta se le cayó la cuchara de la sopa», explica Vicente Jiménez Ifergan, que no oculta su felicidad por sumar su primera pieza malagueña a su colección. Pasada la visita de Obama, la familia Bolín se dirigió al hotel Villapadierna para mostrarle la denuncia. El establecimiento había adquirido por unos 6.000 euros la escultura en un anticuario en Sevilla y contaba con toda la documentación, pero cuando Arranz comprobó el origen ilícito devolvió la pieza a sus legítimos dueños.

Nueve años después de su reaparición, Antonino Pío cambia de residencia y podrá ser visitado en la Colección Ifergan (calle Sebastián Souvirón), que para celebrar su adquisición organiza este fin de semana unas jornadas gratuitas de puertas abiertas. Una invitación que Vicente Jiménez extiende a Michelle Obama, a la que le encantaría recibir para explicarle que, aunque probablemente la ex primera dama no lo sepa, el emperador ha vuelto a reinar gracias a ella.