Dos líneas de investigación se unen en busca de una cura para el VIH

La sede de Gilead en California./R.C.
La sede de Gilead en California. / R.C.

Gilead y Aelix iniciarán en 2019 un ensayo clínico pionero en España con 90 pacientes

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Dos empresas han decidido abrir un nuevo camino para intentar encontrar una cura funcional para el VIH. Gilead y Aelix han alcanzado un acuerdo de colaboración para iniciar un estudio clínico estratégico que combine sus dos líneas de investigación contra el VIH: la vacuna de células T HTI de Aelix y vesatolimod, un agonista del receptor TLR7 de Gilead. Un estudio -Aelix-003- para calibrar la seguridad, la tolerabilidad, la inmunogenicidad y su eficacia. «Es un ensayo donde estamos explorando el potencial de nuestra vacuna. Nosotros lo hacemos de forma individual y queremos hacerlo con otros productos», explica el doctor José Luis Cabero, director general de Aelix, compañía de biotecnología. «Esta colaboración reunirá a dos prometedores agentes en fase de investigación que ya se están evaluando de forma independiente en ensayos clínicos de fase temprana», añadió, por su parte, el director científico de Gilead Sciences, el doctor John McHutchison. Un acuerdo que muestra la apuesta de Gilead por la investigación en España.

El estudio doble ciego Aelix-003 comenzará a principios de 2019 y se realizará por completo en hospitales españoles. Contará con 90 pacientes que han iniciado una terapia antirretroviral temprana después de ser infectados por el VIH. Los participantes continuarán recibiendo esta terapia al comenzar el estudio y tendrán sus cargas virales de VIH controladas bajo los límites de detección. Después de la exposición a la combinación vacuna-vesatolimod, todos los participantes dejarán de tomar de forma temporal sus medicamentos antirretrovirales para determinar si la intervención es efectiva y se mantienen sus niveles del VIH bajo control. Los primeros resultados de este estudio se conocerán en el primer semestre de 2021.

Despertar el virus

Además de mantener sus estudios en paralelo, las dos compañías se percataron que sus dos compuestos pueden compaginarse para luchar contra una de las pandemias del siglo XX. Uno hará de 'despertador' del virus y otro acabará con él. Por partes. Vesatolimod es un agonista potente y selectivo del receptor TLR7, que se administra de forma oral para activar directamente las células dendríticas plasmocitoides (del sistema inmunitario) y que se encuentra en fase de investigación clínica.

Por su lado, el inmunógeno HTI de la vacuna contiene regiones antigénicas específicas del VIH hacia las cuales existe una respuesta inmunitaria de células T enriquecida en aquellos individuos que tienen 'fenotipos controladores', lo que significa que pueden controlar el VIH en gran medida sin tomar medicamentos antirretrovirales. La vacuna HTI está dirigida a reenfocar la respuesta inmune a sitios especialmente vulnerables en el VIH, incluidos aquellos virus activados desde reservorios.

 El objetivo del estudio Aelix-003 es que vesatolimod active la expresión del VIH en el cuerpo y aumente la respuesta inmune inducida por la vacuna, conduciendo así a la eliminación de las células infectadas por el virus. Actualmente, vesatolimod está bajo evaluación clínica por parte de Gilead en individuos infectados con el VIH con supresión viral. «Además, el compuesto de Gilead también potencia el efecto de las células del sistema inmune», añade el director general de Aelix, una 'spin-off' de Hivacat, el consorcio público-privado catalán que realiza investigaciones de vanguardia en este campo.

En España, unas 145.000 personas viven con el VIH, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad. En 2016 -cifras oficiales más recientes- se notificaron 3.353 nuevos diagnósticos y se estima una tasa de 8,60 por 100.000 habitantes. La mayoría de los nuevos casos se dan en hombres (83,9%) y la media de edad es de 36 años. La transmisión en hombres que mantienen relaciones con hombres fue la más frecuente (53,1%), seguida de la heterosexual (una cuarta parte de los casos) y la que se produce en personas que se inyectan drogas (3,6%).

En cuanto al sida, desde el inicio de la epidemia hace más de tres décadas en España, se han registrado 86.663 casos. Ocho de cada diez diagnósticos de la enfermedad es de hombres y la media es de 44 años.

Más información

 

Fotos

Vídeos