¿Por qué es tan importante diagnosticar el alzhéimer de forma precoz?

¿Por qué es tan importante diagnosticar el alzhéimer de forma precoz?

La combinación de los tratamientos farmacológicos y de la estimulación cognitiva permite retrasar el avance de la enfermedad si detecta en sus fases iniciales

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El alzhéimer no tiene cura, pero la combinación de los tratamientos farmacológicos y de la estimulación cognitiva del cerebro permite retrasar el avance de la enfermedad y ofrecer una mayor calidad de vida a los pacientes. Sin embargo, para que se produzca el efecto positivo de ambas terapias es imprescindible que el padecimiento se diagnostique en sus fases iniciales, explicó ayer a este periódico la presidenta de la Asociación de Familiares de Personas con Alzhéimer y otras Demencias de Málaga (AFA), Paloma Ramos. Hoy se celebra el Día Mundial del Alzhéimer, una demencia que afecta en la provincia de Málaga a unas 15.00 personas.

Pese a que el diagnóstico precoz es la única vía para conseguir hacer más lento el avance del alzhéimer, es habitual que los enfermos se enfrenten a demoras de más de un año en la sanidad pública para la confirmación de que tienen esa demencia. «Es necesario agilizar los trámites, porque cuanta más demora acumula un diagnostico, menos eficacia aportan los tratamientos que se dan a los pacientes», puso de manifiesto Paloma Ramos. Hay casos en que los enfermos llegan al centro de día y a los talleres que tiene AFA en un estado tan avanzado del alzhéimer que el efecto beneficioso de la combinación de los medicamentos con la estimulación cognitiva se pierde.

Fuentes de la Sociedad Española de Neurología (SEN) especificaron que cada año se diagnostican en España unos 40.000 nuevos casos de alzhéimer. No obstante, como los síntomas iniciales de esa demencia son a veces difíciles de distinguir de los olvidos cotidianos «es una enfermedad infradiagnosticada». La SEN estima que entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes estarían sin diagnosticar, unas cifras que se elevarían al 80 por ciento en los casos de alzhéimer que aún son leves.  

«Aunque la enfermedad no tenga cura existen tratamientos que, al menos por un tiempo, consiguen detener o ralentizar la progresión del padecimiento. Por lo tanto, un tratamiento precoz permitiría estabilizar a la persona afectada en las fases más leves de la enfermedad y retrasar la evolución unos años, lo cual es fundamental para mejorar la calidad de vida de los enfermos», indicó la coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la SEN, Sagrario Manzano.

Otro problema que soportan los familiares es la falta de plazas en los centros de día en los que se atiende a los pacientes. El centro que tiene AFA en Málaga está lleno. Las 80 plazas concertadas con la Junta de Andalucía se hallan ocupadas, así como las 20 que no se encuentran concertadas. «En estos momentos, hay lista de espera para entrar en nuestro centro de día», señaló Paloma Ramos, que añadió que la situación de los centros de otras asociaciones de familiares de alzhéimer de la provincia de Málaga es similar, con las plazas ocupadas. Un factor que también representa un escollo para las familias es el económico. Se estima que el gasto anual por paciente con alzhéimer oscila entre 27.000 y 37.000 euros.

 

Fotos

Vídeos