Beneficios para tu cuerpo y mente a cero euros

Beneficios para tu cuerpo y mente a cero euros
SUR

La playa en otoño sigue siendo una fuente inagotable de provecho para el organismo que no puedes dejar escapar

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

En estos días otoñales en los que se enfilan ya los meses de invierno, somos muchos los que nos hemos olvidado de la playa, una paradoja en una provincia de clima benigno como es Málaga, con 180 kilómetros de costa, y más aún si tenemos en cuenta los innumerables provechos que puede aportar para nuestro organismo un simple paseo por la arena. La facultativa del Hospital Regional de Málaga, especialista en Anestesiología y Reanimación, María José Castro, afirma que «los beneficios para la salud son realmente incalculables a nivel general, gratuitos y están al alcance de la mayoría de la población». Hoy, de su mano, descubrimos algunos de ellos.

1 Arena y agua de mar, un cóctel muy potente para tu piel

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y en su cuidado tanto hombres como mujeres invierten tiempo, esfuerzo y dinero. En la playa podemos beneficiarnos de algunos tratamientos muy básicos y efectivos para mimarla a cero euros y hacer que luzca tersa y con mejor aspecto. La arena es un excelente exfoliante natural, por lo que tras un paseo descalzos por la orilla podremos disfrutar de unos pies más suaves. Además de aportar un masaje tonificante, este paseo por la orilla redundará en una mejoría de ciertas patologías menores, súper antiestéticas, como son las durezas, y procurará una recuperación de lesiones en los miembros inferiores gracias a los efectos de cicatrización del agua del mar sobre las heridas. Por la cantidad de sales minerales y oligoelementos que tiene, el mar es una fuente grande de beneficios para nuestra salud corporal.

2 La brisa marina ayuda a controlar tu ansiedad

La playa te hace sentir bien, mejora tu estado de ánimo, ¿verdad? Pues esa sensación de placer no se produce por casualidad. Los iones negativos contenidos en la brisa marina tienen la capacidad de aumentar los niveles de serotonina, una sustancia que tiene una increíble influencia sobe tu estado de ánimo, por lo que se reducen los niveles de estrés y ansiedad.

3 El mar, ese aliado de tu sistema cardiovascular y muscular

Hay que tener agallas para zambullirse en pleno mes de noviembre en el agua del mar... y también, cabeza. Si quieres estimular tu circulación y reforzar tu musculatura adelante, zambúllete, pero hazlo siempre que no haya gran diferencia entre la temperatura de tu cuerpo y el agua, o de lo contrario podrías pescar complicaciones más graves que un resfriado. Más allá del poco o mucho estilo que tengan tus brazadas, practicando natación conseguirás una estimulación del sistema cardiovascular. El retorno venoso del cuerpo siempre es pasivo y al poner en marcha la musculatura para nadar los propios músculos contraerán las venas, facilitando que la sangre vuelva al corazón de forma ágil. Además, la natación es un ejercicio en el que no hay roce y tus articulaciones sufrirán menos.

4 Respirarás mejor

Si padeces una enfermedad respiratoria puedes beneficiarte por un efecto broncodilatador del aire marino que actúa como un spray natural. Los bronquios se abren más y se favorece el intercambio gaseoso. La brisa marina está cargada de ozono natural y oligoelementos, sustancias beneficiosas que incorporaremos a nuestro organismo a través de la respiración.

5 Ayuda a la glándula tirolides

El agua de mar puede resultarte de gran ayuda si padeces patologías tiroideas ya que es rica en minerales como el yodo o el selenio. El tiroides es una glándula que interviene en funciones de termoregulación, frecuencia cardíaca, nivel de estrés; en definitiva, interviene en la regulación del equilibrio de nuestro medio interno y en tu mano está poder favorecerla con baños en el mar.

 

Fotos

Vídeos