Síguenos en @BdeBulo en Twitter y en Facebook

¿Qué hay de real en la historia de la falsa anciana que quiere matar a dos chicas en el coche?

¿Qué hay de real en la historia de la falsa anciana que quiere matar a dos chicas en el coche?

Un relato, que se está compartiendo por WhatsApp, habla de dos jóvenes que se encontraron a una mujer en su vehículo, pero que en realidad era un hombre que las quería asesinar

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

Los bulos y los rumores siempre han tenido su protagonismo en las leyendas urbanas. Formadas a base de medias verdades, son historias, normalmente en tono de terror, que buscan asustar a quienes las leen o escuchan. Hay muchísimos ejemplos de ellas, incluso a finales de la década de 1990, en pleno apogeo de películas de asesinos en serie, se estrenó un film llamado 'Leyenda urbana'. La sinopsis se centraba en un asesino que se dedicaba a matar a la gente tomando como referente estos relatos modernos.

Y, ¿por qué sacamos a colación esta película? Porque 20 años después de su estreno, la gente sigue dando pie a que las leyendas urbanas proliferen, solo que ahora, con las redes sociales y las aplicaciones de mensajería, su expansión es mayor.

La última en viralizarse ha llevado al Servicio de Emergencias de Sevilla a tener que desmentirla en su cuenta de Twitter. El audio, que se mandaba a través de WhatsApp, contaba la siguiente historia: «De madrugada, unas jóvenes se meten en su coche y se dan cuenta de que una anciana se ha colado en él y les pide que la lleven a casa. Las chicas aceptan, pero durante el trayecto, se percatan de que es un hombre disfrazado. La que conduce cambia de rumbo hacia una zona donde hay un control policial y comienza a tirar los conos para llamar la atención de los agentes. La «falsa» anciana se da cuenta y huye del coche. Después, al abrir el maletero, observan que había productos químicos y utensilios de carnicero».

Como sketch para la mencionada película puede funcionar bastante bien. Incluso como relato para contar a los amigos junto a una hoguera. Pero ya está. El suceso se queda en eso, en un relato ficticio de terror que muchos han creído y compartido pensando que era real. Aunque para nada era así.