Dos malagueños participan en el diseño del fármaco con potencial para frenar la diabetes tipo 1

Javier Bermúdez y Yanina Romero. /
Javier Bermúdez y Yanina Romero.

La investigación de la molécula requiere 17 millones euros

SUR | EFE

Investigadores de la Consejería de Salud de Andalucía que desarrollan su trabajo en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa, Cabimer, han descubierto en una molécula un alto potencial terapéutico ante la diabetes tipo 1, una enfermedad que se estima afecta a 800.000 andaluces.

El trabajo, liderado por el investigador principal Benoit Gauthier y en el que también participa activamente Bernat Soria, -director del departamento de Regeneración y Terapias Avanzadas en Cabimer-, determina los efectos de la molécula BL001 en esta enfermedad. El hallazgo, fruto de siete años de investigación, ha sido publicado en la prestigiosa revista Nature Communications, siendo Nadia Cobo, investigadora de este grupo, la autora principal. En el mismo participan, entre otros, dos investigadores del Hospital Regional de Málaga y de Ibima, Javier Bermúdez, investigador principal de la UGC de Endocrinología y Nutrición y Yanina Romero, investigadora post-doctoral de la misma unidad del centro malagueño.

El desarrollo de la investigación que ha hallado en estudios preclínicos una nueva molécula capaz de frenar la diabetes tipo 1 abre la esperanza de la posibilidad de encontrar un fármaco pero «queda mucho por hacer» y se requieren unos 17 millones de euros. Son aproximadamente los fondos que se necesitarán para saber en unos cinco o seis años si la investigación tiene éxito o no y, por ello, los investigadores han pedido la implicación del sector privado en este cometido.

En rueda de prensa, han comparecido este martes el investigador principal del departamento de regeneración y terapia celular del Cabimer (Centro andaluz de biología molecular y medicina regenerativa), Benoit Gauthier; el director de dicho departamento, Bernat Soria, y la investigadora autora del estudio Nadia Cobo.

Han celebrado la «esperanza« que se abre para los enfermos de diabetes tipo 1, pero han pedido «cautela y prudencia» porque «queda mucho por hacer», ya que hasta ahora se han realizado estudios preclínicos en ratones y en células humanas.

Gauthier ha explicado que los siguientes pasos buscan comprender los mecanismos celulares que desencadenan los efectos que han evidenciado el estudio y hay que trasladar los hallazgos al sistema inmune humano y estudiar bien su relación con los islotes pancreáticos.

Posteriormente, se desarrollarán los estudios clínicos en pacientes, que son preceptivos antes de la autorización del fármaco por las agencias reguladoras, y que permitirán garantizar su eficacia y seguridad.

El grupo de investigación que ha desarrollado este trabajo ha conseguido más de 1,5 millones en convocatorias competitivas desde 2010 y cuenta con el apoyo de asociaciones de pacientes como la Fundación juvenil de diabetes de Nueva York, y otras como Diabetes Cero.

Bernat Soria, que fue ministro de Sanidad con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ha reconocido que se necesitan muchos recursos para seguir investigando, pero ha dicho que, «aunque 17 millones puede ser mucho para la investigación, Messi o Ronaldo cuestan más».

Ha hecho un llamamiento al sector privado para que se implique en este proyecto, ya que cinco grandes farmacéuticas se han resistido hasta ahora a participar.

El investigador principal ha confesado que no pueden responder a la pregunta de cuándo estará disponible un tratamiento vía fármaco para la diabetes tipo 1 porque lo ha definido como una «partida de póquer en la que queremos intentar si es sí o es no» a un posible hallazgo terapéutico.

Más información