Síguenos en @BdeBulo en Twitter y en Facebook

Lavó la manzana y no sabes lo que ocurrió… Sí, que tenía cera

Manzanas rojas con su llamativo brillo./SUR
Manzanas rojas con su llamativo brillo. / SUR

Varios vídeos denuncian que las frutas están cubiertas de una película muy nociva para el ser humano, pero nada más lejos de la realidad

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

Tiene la apariencia de una manzana idílica, pero en realidad es como la de la bruja de Blancanieves, nos puede matar. A este frase le acompaña un vídeo en el que se ve a una muchacha vestida como la joven del cuento sosteniendo una manzana en sus manos, y poco después, se ve como el agua tibia de un grifo hace que una sustancia blanquecina se vaya desprendiendo de ella. Según indican, antes de comerla hay que lavarla así para quitarle esa «peligrosa» cera. Cera que en otros vídeos dicen que es muy dañina para el ser humano, hasta el punto de ser cancerígena. Poco a poco, y como suele ocurrir, estas imágenes se han hecho virales, y de nuevo, vuelven a surgir en grupos de WhatsApp.

Pero lo que se cuenta no es del todo cierto. Sí, a las manzanas y a otras frutas, sobre todo a los cítricos, se las rocía con cera por varias razones. La principal es para que tengan ese brillo llamativo que las hace apetecibles; la segunda es para protegerlas de agentes externos que las puedan contaminar o infectar; la tercera es para reducir su deshidratación y que dure así más tiempo, y por último, para que la maduración sea más lenta una vez recolectada.

La fruta genera cera por sí misma, pero al ser transportada, con los golpes, los cambios de temperatura y demás, esta se suele desprender, por lo que los agricultores deciden darle una capa extra al recolectarla.

Algunos podrían decir, como ya hacen, que esa cera en realidad no es natural y que es perjudicial para la salud. Pero en realidad, se trata de cera de abeja (E901) y de carnauba (E903), dos componentes naturales e inócuos para el ser humano que se recogen en el Reglamento de la UE. Incluso la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) recomienda su uso en su Manual de manejo poscosecha.

En resumen, las manzanas y otros frutos tienen ceras naturales implementadas por los recolectores que reemplazan a la propia que genera la pieza y que se pierde con su manipulación. Pero su administración está controlada, como marca la UE, y en realidad, se trata de copiar el propio proceso natural de la fruta, no de añadir agentes externos que puedan causar algún tipo de daño a costa de mejorar su vistosidad.

 

Fotos

Vídeos