«Lo que le hicieron a la chica es una escena de pornografía»

Organizaciones feministas de Madrid se concentran bajo el lema ¡Basta ya de justicia patriarcal!./EFE
Organizaciones feministas de Madrid se concentran bajo el lema ¡Basta ya de justicia patriarcal!. / EFE

En la manifestación de Madrid, que reunió a un centenar de personas, se incluyeron lemas contra la pornografía en redes

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Siete menos cuarto. El sol del inicio del verano golpea sobre la arenisca de la plaza Villa de París, la que sirve de antesala al palacio del Tribunal Supremo. A diferencia de otras convocatorias feministas, en la que una hora antes ya no cabe ni un alfiler en la cabeza de la marcha, el día que los máximos garantes de la justicia española les dan la razón, no hay manifestantes a la vista. Sólo placidez. Unos hombres juegan petanca y más allá los niños juegan en el parque infantil. Casi puntual aparece la mujer que lleva la pancarta de la plataforma 7N, la que ha redactado el manifiesto. «Se han adherido 170 organizaciones feministas», explica mientras la desenrolla. Sobre fondo morado, letras blancas: «Basta ya de justicia patriarcal». Mide tres metros.

Tras ella comienzan a tomar posiciones. Dan la espalda a la fachada del edificio y corean: «No es abuso, es violación». Hay sin embargo un detalle novedoso en las consignas. Se ha colado la pornografía. Gritan: «menos porno en redes». También «Más educación, menos explotación». . Dos jóvenes se apartan del grupo. Buscan el descanso de un banco de la plaza. «El porno y la prostitución educan en la violencia contra las mujeres», sostiene Rocío, de 30 años, profesora de Educación Especial y miembro del colectivo Queremos la Luna. «En este caso ha sido evidente. Lo que le hicieron a la chica es una escena de pornografía. Por desgracia muchos hombres tienen esa fantasía. Niños y niñas se educan en este tipo de imágenes que no son sexualidad sino opresión».

El coro continúa: «Que no tenemos miedo, que sí tenemos rabia». La rabia puede mover multitudes. La celebración, por una resolución judicial que ratificó lo que las mujeres predicaban, apenas reúne a unas cien personas. «Cuatro y el tambor», describe una espontánea. La mitad está tras la pancarta y el resto curiosea alrededor. Se ve menos ropaje púrpura. La victoria, aclaran al leer el manifiesto, es amarga. Cada cinco horas hay una denuncia por violación en grupo. Una madre sale del parque con su hija de pocos años en brazos. Corea al oído de la niña: «sola, borracha, quiero llegar a casa».

Organizaciones feministas de Madrid se concentran bajo el lema ¡Basta ya de justicia patriarcal!. / EFE

Con timidez que no alcanza para levantar el cartel, una chica de 20 años y un chico de 19, de los pocos universitarios presentes esta tarde de terraza, se encuentran un poco apartados. Ella leyó la convocatoria en Instagram, no pertenecen a ningún colectivo. «Las pruebas eran evidentes y se tardó un montón en decir que era violación», dice Melanny Rodríguez, estudiante de Magisterio Infantil. «Tres años es mucho tiempo. Las mujeres hemos cambiado, hemos salido a la calle a protestar. Pero el machismo es el pan de cada día».

Junto a ella, Daniel García cree, por su parte, que sin las «presión social, el Supremo hubiera decidido otra cosa, hubiera tirado al abuso otra vez. Quince años es poco para lo que hicieron y hay que revisar también el tema de las rehabilitaciones». Acaba la lectura del manifiesto. «Seguimos luchando para que se escuche y se crea la palabra de todas las mujeres». A la derecha, uno de los portadores de la pancarta del Sindicato de Estudiantes Libres y Combativas agujerea con su llave el fino papel blanco para que el viento no lo abombe.

Más información