Con la vuelta al cole se reactivan los 'temidos' grupos de Whatsapp: pautas para su buen uso

El Whatsapp se ha convertido en una herramienta imprescindible de comunicación para muchos. /
El Whatsapp se ha convertido en una herramienta imprescindible de comunicación para muchos.

Recomendaciones a seguir para lograr que estos chats sean productivos y no origen de disputas

Isabel Méndez
ISABEL MÉNDEZMálaga

Septiembre es sinónimo del regreso a la rutina después del verano y las vacaciones, de cambios de armarios y de temperaturas y por supuesto de la vuelta al cole. Y con ella se reactivan los grupos de padres de WhatsApp, que en los últimos años se han convertido en una herramienta indispensable de comunicación, y que han dejado obsoletos a las clásicas circulares o correos electrónicos para informar desde el centro de las posibles novedades.

Estos chats sirven para estar al día de lo que ocurre en las aulas de los escolares, aunque en ocasiones se mezclan más temas de los que se deberían y olvidan el motivo para el que fueron creados. Tanto es así que incluso la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE) ha llegado a advertir, a través de su servicio del Defensor del Menor, que ha crecido ostensiblemente el número de denuncias por insultos o difamaciones a profesores a raíz de estas conversaciones.

Para intentar evitar conflictos y conseguir que estos grupos sean lo más productivos posible, es recomendable tener presente estas pautas:

1

Productividad

Utiliza el grupo de Whatsapp de la clase para intercambiar información útil sobre tu hijo y el resto de compañeros. Si no hay nada interesante que aportar es preferible no escribir, con lo cual contribuirás a que sea menor la cifra de mensajes a leer.

2

No seas secretario de tu hijo

En ocasiones, por despiste del pequeño o porque ha faltado a clase, es habitual que los padres pregunten en el chat por los deberes para el día siguiente. En algunos colegios está prohibido hacerlo: los niños deben ir asumiendo sus responsabilidades y los progenitores no pueden convertirse en sus secretarios, no pueden llevar la agenda de sus hijos porque el resultado a la larga no es nada positivo.

3

Críticas al profesorado

Huye de críticas y comentarios nocivos. El grupo de la clase no debe ser el espacio utilizado para cuestionar al profesorado o a la dirección del centro. Es preferible morderse la lengua antes que arrepentirse de lo que se ha expuesto. Y si hay algún problema en particular con cierto docente, lo mejor es acudir directamente a él o ella, y no tratar de buscar apoyos en el grupo para ir en su contra. Tampoco es conveniente convertirse en cómplice, sino que es mejor atajar cuanto antes las críticas y mostrar tu desagrado ante la actitud de algunos miembros para así intentar promover un buen ambiente.

3

Respeto a los demás

Hay que respetar a los demás y tener cuidado con lo que se dice, porque una vez que se ha compartido ya no hay marcha atrás. No se deben escribir cosas que no se dirían a la cara: piensa dos veces antes de enviar ciertas opiniones, sea referentes a padres o niños de la clase o hacia el profesorado. Y por supuesto no compartas en el grupo contenidos que atenten contra la privacidad de nadie ni sea ofensivo hacia otros.

4

No difundir rumores

Si no estamos seguro de algo, es mejor permanecer en silencio hasta que se confirme, o en todo caso preguntar, pero no dar por ciertas situaciones delicadas que no hemos presenciado porque lo único que pueden acarrear es inseguridad y quebraderos de cabeza. Así que es mejor dejar a un lado frases del tipo «me han dicho que...», «me han contado que...».

5

Preguntar antes de agregar

Puede parecer raro para algunos,pero hay padres que no quieren formar parte de estos grupos, sea ante el temor de la avalancha de mensajes innecesarios que en ocasiones se contabilizan o por otra razón. Por este motivo, es preferible preguntar siempre a alguien si quiere formar parte del grupo antes de agregarlo sin su permiso, para evitar conflictos.